Malcorra: la soberanía por un voto

Malcorra: la soberanía por un voto

La canciller argentina anunció la intención del Gobierno de Macri de asociarse con Gran Bretaña para explotar el petróleo en Malvinas. El anuncio sería parte de la negociación para conseguir el apoyo en su carrera por ser secretaria general de la ONU. Opinan: la ex embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, y el ex secretario de Asuntos Relativos a Malvinas, Daniel Filmus.

3193
0

Por Héctor Bernardo

La canciller argentina, Susana Malcorra, afirmó recientemente que el Gobierno de Mauricio Macri “está trabajando” para iniciar un diálogo sobre la cuestión de la exploración petrolera en la zona de Malvinas.

“Argentina desea considerar retomar los vuelos desde y hacia las islas y un joint venture argentino-británico de exploración de petróleo alrededor de las islas Malvinas”, afirmó la jefa de la diplomacia argentina en declaraciones al diario británico The Guardian.

En su desesperada carrera por ser secretaria general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Malcorra parece poner en juego todo, incluso la soberanía argentina.

En diálogo con Contexto, el ex secretario de Asuntos Relativos a Malvinas, Daniel Filmus, afirmó: “Esta propuesta implica volver a las políticas de los noventa, cuando se firmaron acuerdos para explorar y explotar de forma conjunta en la zona de Malvinas, y el Reino Unido desconoció todo lo firmado, lo que hizo que Argentina tuviera que denunciar ese acuerdo. Después de aquella experiencia, reiterar esta propuesta no sólo lesiona los intereses de Argentina, sino que lesiona la soberanía”.

“Nuestro país tiene leyes muy fuertes que hoy en día permitieron trabar un embargo a las cinco empresas autorizadas por los británicos para explorar petróleo en Malvinas. Esas leyes fueron votadas casi por unanimidad y señalan que cualquiera que explore o explote hidrocarburos en la plataforma continental de nuestro país sin autorización de Argentina va a ser perseguido desde el punto de vista económico y desde el punto de vista penal”, aseguró.

Filmus aseguró: “esta iniciativa de Malcorra no tiene ningún sentido y no sólo es lesivo para la soberanía argentina. Se trata de una concesión que quiere hacer Argentina a cambio de recibir el apoyo a la candidatura de Malcorra para secretaria de Naciones Unidas. Poner en juego nuestra soberanía a cambio de una candidatura para ONU no tiene sentido”.

“La función de Malcorra como canciller argentina debería ser defender nuestros intereses y, si quiere ser candidata a secretaria general de la ONU, debería mostrarle al mundo que se preocupa por hacer cumplir las resoluciones de Naciones Unidas. Hay resoluciones de la Asamblea General y otras que todos los años dicta el Comité de Descolonización y que dicen que el Reino Unido debería sentarse a dialogar sobre este tema con Argentina. Eso no se cumple”, aseguró.

Por último, el ex secretario de Asuntos Relativos a Malvinas señaló que “es grave que no reclame por la Resolución 31/49 de Naciones Unidas que dice que ninguna de las dos partes puede hacer cualquier actividad en esa región sin autorización de la otra. Por ejemplo, la base militar británica en Malvinas no podría estar sin autorización argentina y, sin embargo, ahí está”.

Ningún reclamo por la soberanía 

En el mismo sentido, y también en diálogo con Contexto, la ex embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, afirmó: “La canciller está negociando su candidatura como secretaria general de Naciones Unidas y desatendiendo la importancia que tiene el reclamo argentino sobre las islas Malvinas. Esto no empezó ayer. Ya en el encuentro de Macri con Cameron, el presidente argentino no hizo ningún reclamo por Malvinas, y cuando salió de la reunión sólo dijo que había tenido ‘un encuentro muy lindo’”.

“Inmediatamente –agregó– la Cancillería británica emitió una declaración diciendo que el encuentro había sido muy positivo y que el Reino Unido mantenía su posición de soberanía sobre las islas Malvinas, a lo que la Cancillería argentina no dio ninguna respuesta. Es decir, desde que asumió Macri no hay ningún reclamo por la soberanía de las islas”.

“El Gobierno del presidente Macri parece dispuesto a olvidarse del reclamo de soberanía para negociar la candidatura a Naciones Unidas de Malcorra, que es un cuadro del Departamento de Estado de Estados Unidos. Por ello ese interés de ponerla al frente de la ONU. Es una candidata del imperio. Esto es un gesto más de genuflexión del Gobierno de Macri hacia Washington”, aseguró Castro.

La ex embajadora remarcó que “con esta propuesta Malcorra quiere dejar en claro que, si fuera electa como secretaria general de la ONU, no reforzaría el reclamo argentino por Malvinas. No lo hace como canciller argentina y tampoco lo haría secretaria general de Naciones Unidas”.

Castro recordó que durante su gestión como embajadora “se logró avanzar mucho dentro del Reino Unido, creando consenso para que hubiera diálogo y negociación sobre la soberanía. El número dos de la política británica, Jeremy Corbyn, fue incorporado como miembro del Grupo Pro Diálogo de la Cuestión Malvinas. Tuvimos declaraciones de la CND contra la militarización en el Atlántico Sur, tuvimos adhesiones de miembros del Parlamento que se opusieron al incremento del gasto militar en Malvinas. También conseguimos el acompañamiento de bastos sectores dentro del Reino Unido: el vice primer ministro de Irlanda del Norte, Martin McGuinness, y el ministro principal de Gales, Carwyn Howell Jones, entre otras figuras de la política. Se había intensificado el intercambio entre parlamentarios. Logramos un cambio visible en la opinión pública dentro del Reino Unido a favor del diálogo con Argentina sobre la cuestión Malvinas. Esta decisión de Macri y Malcorra es un lamentable retroceso de todo lo que se había logrado”.

Por último, Castro aseguró: “Esto es un giro de 180 grados en la política exterior argentina. Y en un mundo interconectado, globalizado, la política exterior es la política. Cada vez más el centro de la visión política de los Gobiernos está marcado por las relaciones exteriores”.


 

COMPARTE