Se realizó en La Plata la primera convocatoria previa a la audiencia pública por el tarifazo del gas, que se llevará a cabo el 16 de septiembre, para reunir las demandas de los ciudadanos que los referentes inscriptos llevarán la próxima semana.

La jornada comenzó ayer desde la mañana en los diferentes barrios de la región, donde cientos de jóvenes se acercaron a los vecinos y oyeron las complejidades que sufren en cada caso particular con los aumentos desmedidos de luz y gas propuestos por el Gobierno nacional.

El cierre de la actividad se realizó en la puerta de la Central de los Trabajadores Argentinos ubicada en calle 6 entre 46 y 47, convocada por la Multisectorial que se conformó justamente para aunar reclamos frente a los tarifazos.

Octavio Miloni, secretario general de ADULP y dirigente de la CTA de los Trabajadores, comenzó su disertación recordando el fallecimiento del referente del movimiento popular Quebracho, Boli Lescano (ocurrido ayer). Luego de los aplausos, agradeció a los militantes que recorrieron los barrios por la mañana y explicó que la próxima audiencia pública puede ser concebida desde dos aspectos completamente diferentes: “Como una simulación de parte del Estado para conformar al Poder Judicial o como la que pretende el pueblo, que es que se lleve la voz de los vecinos de la ciudad para contar sus percepciones”.

En tal sentido, expresó que el objetivo de la asamblea era realizar los reclamos del mejor modo posible para que tenga sentido la audiencia: “Los referentes tienen la misión de ser la voz de aquellos que se acercaron a las mesas que estaban en los barrios a contar cómo es la situación en sus hogares”.

Enseguida dio lugar a los referentes platenses que irán a la audiencia pública: Demian Panigo, como referente de CONICET, los concejales del Frente para la Victoria, Guillermo Cara y Silvana Soria, Augusto Martinelli y Juan Díaz de CEPIS, Gustavo Belingeri de Satsaid y Ricardo Gil del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos.

“El ministro Prat-Gay hace unos meses nos decía que la inflación iba a ser del 25%. Como por mucho tiempo ocultaron los números que se relevaban desde el INDEC, nosotros, desde el CONICET, hicimos nuestra propia investigación y pudimos ver que para los sectores más vulnerables la inflación fue del 54%. Con esto quiero explicar que nos esconden los datos”, denunció Panigo, quien en el mismo sentido agregó: “Muchos compañeros afirmaban, con desconocimiento, que era necesario aumentar las tarifas porque estaban demasiado bajas, pero lo decían repitiendo lo que sentenciaban los medios de comunicación sin tener ningún dato que fundamente la opinión”.

Panigo también cuestionó al Gobierno nacional por no establecer un argumento para fijar el precio de los aumentos y explicó: “En todos los países del mundo se subsidia la energía y eso jamás nos lo dijeron. Argentina está en el puesto 68 en relación a los subsidios que entrega y en el 125 en crecimiento en la cantidad que subsidia; por lo tanto, ni subsidia mucho ni viene aumentando esos subsidios”.

Otro dato que aportó el economista investigador fue que las rentas de las empresas monopólicas “jamás se convierten en inversión para mejorar el servicio; lo que aumenta es la fuga de capitales”.

Por último, Panigo aseguró que “no se puede hacer un tarifazo que tenga un impacto tan desigual en la población”, luego de afirmar que perjudica mucho más a los sectores populares que a las clases altas.

Los abogados integrantes de CEPIS, la organización que llevó adelante la causa contra el tarifazo, dieron instrucciones técnicas del caso para que los participantes estén informados sobre el procedimiento que tendrá la audiencia pública y sobre herramientas legales con que cuenta el pueblo para evitar que se realice con el único objetivo de conformar a la Corte Suprema.

El documento sobre el que basaron la actividad expresaba: “No al trarifazo! Un derecho humano fundamental es que todos tengamos agua, luz y gas en nuestros domicilios. El tarifazo no llega solo, se suma a los aumentos en los aumentos y a la ola de despidos en el sector público y privado. También destruye empleos, genera nuevos despidos y provoca mayor desempleo. Mantengámonos alertas y movilizados. Sostener la resistencia popular a los tarifazos es la única garantía. Hagamos cumplir nuestros derechos”.