“Partir La Matanza es querer dañar a un distrito fiel al peronismo”

“Partir La Matanza es querer dañar a un distrito fiel al peronismo”

El proyecto macrista de fragmentar el distrito en cuatro regiones nuevas ya puso en alerta a las autoridades locales por las consecuencias que puede traer. Qué costo social representa y cuáles son los intereses políticos en juego.

705
0

Por Roberto Álvarez Mur

Una de las maniobras de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires que más repercutió en los últimos días fue el impulso de la iniciativa para dividir el partido de La Matanza en cuatro nuevos distritos. El proyecto presentado por el bloque GEN retoma otras iniciativas de los ex diputados Liliana de Miguel y Walter Martello, y pretende fraccionar la ciudad más populosa de la provincia en las siguientes partes: La Matanza, Los Tapiales, Gregorio de Laferrere y Juan Manuel de Rosas.

Mientras la gestión de María Eugenia Vidal está en plena búsqueda de aprobación por parte de la opinión pública local –encuestas telefónicas y sondeos mediante–, desde el mayor distrito del Conurbano se comienzan a vislumbrar las consecuencias sociales y demográficas que podría acarrear el ambicioso proyecto que, más que mejoras en la calidad de vida, parece tener como horizonte un golpe estratégico al electorado del principal bastión peronista bonaerense.

“Es absolutamente evidente el trasfondo político en una discusión que se le adjudica revestir una mirada técnica, jurídica”, dijo a Contexto la secretaria de Desarrollo Social de La Matanza, Claudia Bernazza, quien aseveró que no se puede considerar la propuesta de Cambiemos sin primero rever, de manera profunda, los criterios técnicos de planificación sistémica de los distritos. “¿Cuándo vamos a discutir la necesidad de tener otro tipo de coordinación en el área metropolitana? ¿Cómo puede haber discusión por un solo distrito, cuando el drama es sobre el propio Conurbano como espacio para charlar en las academias, con juristas?”, dijo Bernazza, y añadió: “De una discusión en serio vamos a participar, pero en este tipo de planteos que muestran un gran desconocimiento de la realidad de los bonaerenses y que sólo apela a una burda operación política desde los medios no nos vamos a prestar”.

En base a lo estipulado por el proyecto de división, el posible nuevo trazado de los territorios establecería las siguiente características: el nuevo distrito de Juan Manuel de Rosas será el de mayor extensión: 182,1 kilómetros cuadrados, es decir, el 56,7% de la actual extensión de La Matanza. En Rosas habitarían 256.202 personas y contendría a González Catán, Virrey del Pino y 20 de Junio. Laferrere quedaría en segundo lugar en extensión y abarcaría 57,5 kilómetros cuadrados, el 17,9% del actual territorio matancero. Sería la intendencia más poblada, con 415.753 habitantes, e incluiría a Isidro Casanova y Rafael Castillo. Los Tapiales tendría 46,8 kilómetros cuadrados, lo que representa el 14,6% de la actual superficie del distrito que gobierna la intendenta Verónica Magario. La población de Los Tapiales sería de 290.402 habitantes y condensaría a Lomas del Mirador, La Tablada, Ciudad Evita, Aldo Bonzi y Villa Madero.

“Las experiencias de las divisiones, cuando el territorio no es homogéneo y la situación socioeconómica no es homogénea, produce muchas diferencias complicadas. Esta idea de dividir en cuatro, bastante caprichosa si se analiza, provocaría en principio dos distritos con niveles muy similares a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y dos distritos con niveles de indicadores sociales bastante complejos”, dijo el ex jefe de Gabinete y secretario de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas matancero, Antonio Colicigno, en diálogo con diario Contexto, y advirtió sobre los efectos sistemáticos detrás del proyecto de Cambiemos.

“Por ejemplo, tomando diferentes indicadores, los distritos más cercanos a CABA quedarían con un 11% de pobreza y los más alejados quedarían con un 41%, respecto de sus poblaciones. Cuál va a ser el esquema de desarrollo de las zonas más complejas, quisiera saber”, dijo Colicigno, y añadió: “Con los argumentos que tiene Cambiemos, lo primero que se ve es la multiplicación de gasto del Estado. En vez de un intendente, vas a tener cuatro. De tener 24 concejales, vas a tener 96”.

En tanto, Claudia Bernazza expresó: “Acá hay una intendenta que hoy tiene una proyección y es la voz de una cantidad de demandas del pueblo bonaerense; la jugada que toman se hace muy evidente”. Colicigno, por su parte, agregó: “No tiene fundamento esto así. Sólo se puede interpretar que quieren hacer daño a un distrito que le ha sido fiel al peronismo. En las elecciones del Ejecutivo, en los últimos quince años, siempre gana prácticamente en todas las localidades nuestro candidato”.


 

COMPARTE