“Los Panamá Papers desnudaron la supuesta neutralidad periodística”

“Los Panamá Papers desnudaron la supuesta neutralidad periodística”

Santiago O´Donnell reflexionó sobre los efectos de la megafiltración de documentos en la política y la opinión pública, los intereses del poder en juego y los límites para la objetividad de los medios.

1854
0

Por Roberto Álvarez Mur

El investigador y redactor de Página/12 Santiago O’Donnell es uno de los únicos siete periodistas de toda la Argentina con clave de acceso a los 11.5 millones de documentos que componen los famosos Panamá Papers. Con el resto de las claves exclusivas repartidas entre periodistas de La Nación y Clarín –entre ellos, Hugo Alconada Mon y Daniel Santoro, o la colaboradora de Jorge Lanata, Mariel Fitz Patick–, O’Donnell se presenta como el único periodista de un medio vinculado a los derechos humanos y el campo nacional y popular en contacto con la fuente de datos que recorrió el mundo y puso en descubierto los secretos financieros de las principales corporaciones y funcionarios a nivel mundial.

“Esta batalla la van ganando, hasta ahora, las corporaciones. El hecho de que existan paraísos fiscales es la evidencia de eso. Las corporaciones le vienen ganando la pulseada a los Estados que pugnan por esas rentas evadidas. ¿Qué pasó, entonces, con los Panamá Papers? Hizo que una red de periodistas internacionales mostraran la inmoralidad de este tipo de prácticas”, expresó O’Donnell respecto del trabajo llevado adelante por 370 periodistas de 109 medios, de setenta países distintos. El especialista en temas internacionales de Página/12 se explayó respecto del efecto social y político provocado por la divulgación masiva en nuestro país de los documentos sobre paraísos fiscales.

“El descubrimiento de los Panamá Papers desnudó a los grandes medios y, sobre todo, los modos tradicionales de hacer periodismo. Este tipo de megafiltraciones desnudan y ponen en evidencia la supuesta idea de la neutralidad del periodismo, de la objetividad”, y añadió: “Ya no es sólo una pelea entre el poder financiero y el poder político, sino que ahora aparece la opinión pública”.

La conferencia de O’Donnell se dio en el marco de actividades del XVIII Congreso de REDCOM, que concluyó ayer en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP.

“El tema Panamá Papers se convirtió en una caja de resonancia para temas que quizás antes se investigaban y no se les daba trascendencia. A partir de ahora, quien tenga una cuenta offshore es una nota de tapa para los diarios”, expresó O’Donnell, acompañado en la mesa de debate por el economista José Sbatella y la académica Fernanda Díaz.

El periodista y autor de ArgenLeaks se refirió a la cobertura realizada por los principales medios de la Argentina frente a los Panamá Papers, que despertó fuertes críticas a nivel internacional por su marcado sesgo político, en especial en el tratamiento de los vínculos entre los paraísos fiscales y Mauricio Macri.

“El diario La Nación empezó a trabajar seis meses antes de la noticia, y el primer día de los Panamá Papers publicó la nota en la página 28 del diario, como si fuera la menos importante. Entonces, ahí pasa algo raro. Después vemos permanentemente que cada vez que cae alguien por los Panamá Papers hay una nota de aclaración del tipo ‘esto no es ilegal, está permitido’”, dijo O’Donnell, y añadió: “Vemos entonces una narrativa donde los paraísos fiscales son las cuevas donde esconden sus fortunas los ricos y famosos. Entonces, da lo mismo si es la offshore de Messi que si es la de Macri, la de Pérez Companc o quien sea. ¿Qué es lo que hace La Nación? Publica todos esos nombres juntos en una sola nota en la página 18. Eso que en cualquier diario eran diez tapas seguidas, lo reducen a ese lugar”.

El escritor expresó que en los últimos años se pudo evidenciar la transformación del rol del periodismo frente a la política y la economía, debido a que “hay dos fuerza muy importantes que terminan derribando la idea de neutralidad. Una de ellas es la concentración: no es lo mismo el diario La Nación por sí mismo, como podría haber sido en otra época, perteneciente a una persona, que una corporación como el Grupo Clarín, que maneja todas las instancias de la comunicación”.

La otra, según O’Donnell, es el avance tecnológico: “Las noticias son gratis. Entonces, los medios dependen exclusivamente de los avisadores y los sponsors, a tal punto que ellos terminan siendo más dueños del medio que el propio dueño. ¿Qué podés publicar si, en algunos casos, esos mismos avisadores están hasta las manos con empresas offshore?”.


 

COMPARTE