Por Roberto Álvarez Mur

En una nueva demostración de los ataques de Cambiemos a los grupos sociales más vulnerables, un despliegue policial arremetió contra veinticinco trans y travestis en situación de prostitución.

El hecho, ocurrido el último viernes en la zona de 1 y 64 de la ciudad de La Plata, se desarrolló en un marco de diversas irregularidades jurídicas y con el agravante de haber estado dirigido a un grupo, en su totalidad, de trans migrantes.

“Las compañeras denunciaron que fueron requisadas en la calle, desnudadas por personal masculino, apuntadas a punta de arma y reducidas en el piso. De las veinticinco allí presentes se llevaron a nueve, y al día de hoy cuatro están aún detenidas”, dijo a Contexto la referente de OTRANS La Plata, Claudia Vásquez Haro, quien explicó que no existió una orden concreta de un juez para llevar adelante la detención arbitraria en la vía pública como la que se realizó. “Lo que estamos planteando es la ilegalidad, irregularidad y arbitrariedad sobre cómo la Policía las detiene y requisa a las compañeras. Fue a modo de cacería de brujas”, expresó Vásquez Haro. La referente de OTRANS adelantó que incluso varios jueces iniciaron acciones contra los efectivos policiales envueltos en la razzia por no haber respetado la Ley de identidad de género.

Vásquez Haro remarcó cómo este episodio no fue un hecho aislado, sino que se enmarca en un escenario de persecución a los grupos migrantes, en especial con la reciente puesta en marcha de un centro de detención exclusivo para este colectivo. “Esto responde a la misma línea que viene instaurándose desde el Gobierno nacional, esta insistencia por perseguir a los migrantes. Un modelo xenófobo y racista que pone el acento en el lugar de los migrantes, para no hablar verdaderamente de combatir al narcotráfico”, dijo la referente trans.

“Presentamos desde la organización, el domingo, otro hábeas corpus preventivo en el Juzgado de Garantías Nº 1 a cargo de Guillermo Atencio, quien en marzo de este año en la sentencia HC 14/16 reconoció la existencia de detenciones arbitrarias en un contexto de abuso policial contra las mujeres trans y travestis, e hizo lugar al hábeas corpus preventivo presentado por nuestra organización en favor del colectivo de mujeres travestis y trans de La Plata contra los abusos policiales”, describe un comunicado firmado por OTRANS y el Frente de Organizaciones TLGB de La Plata, Berisso y Ensenada, donde remarcan que esta clase de prácticas por parte de las fuerzas de seguridad locales ya han sido denunciadas en reiteradas ocasiones en los últimos siete meses.

En tanto, además de apuntar contra la marca transfóbica y xenófoba del operativo, el repudio de las entidades del colectivo también fue dirigido al tratamiento de los medios de comunicación locales por contribuir, a través de coberturas atravesadas por el sentido común policial y persecutorio, a la criminalización de los colectivos trans y migrantes. “Las fuentes en esas notas no son sólo judiciales y policiales, sino que es muy claro cómo el diario acompaña ese tipo de políticas de mano dura. En el diario Hoy, por ejemplo, dan por sentada la venta de drogas entre las trans, como si acaso se tratara de una red narco. Las trans y travestis son el último eslabón en este tipo de cuestiones, son las más vulneradas y terminan siendo las más castigadas”, dijo la titular de OTRANS, y añadió: “Ellos se sienten habilitados a manejarse así, en pleno contexto de una avanzada de la derecha. Por algo se vieron tan impunes las palabras de Aguer en el diario El Día”.

Mientras tanto, luego de un operativo ilegítimo, continúan detenidas cuatro de las trans requisadas y la preocupación dentro del colectivo crece.