Uribe: un perro de guerra

Uribe: un perro de guerra

El ex presidente colombiano lanzó una campaña para votar “NO” en el plebiscito por la paz que se realizará en octubre. Sus vínculos con el paramilitarismo, el narcotráfico y la embajada de Estados Unidos se evidencian detrás de su postura belicista. Opina: Stella Calloni.

582
0

Por Héctor Bernardo

El próximo 2 de octubre, los ciudadanos de Colombia votarán en un plebiscito si aceptan los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

La pregunta que estructura el plebiscito es concreta: “¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?”. Todo haría pensar que el país entero quisiera vivir en paz.

Sin embargo, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez lanzó el domingo pasado una campaña para votar “NO” al proceso de paz. A esa campaña se sumo otro ex presidente, Andrés Pastrana.

Ante esta oposición, el actual presidente, Juan Manuel Santos, aseguró: “Me tiene triste lo que el odio y la envidia son capaces de hacer. Unió a los dos enemigos más acérrimos: Uribe y Pastrana. Rezo todos los días para no ser invadido por esos sentimientos de odio y envidia, lo único que justifica ver a Uribe y Pastrana juntos”.

El vínculo de Álvaro Uribe con el paramilitarismo, el narcotráfico y los intereses de Estados Unidos en la región no ha sido un secreto. Su interés porque la campaña de paz fracase está estrechamente ligado a estos aspectos, que rodean toda la carrera política del ex presidente colombiano.

La periodista e investigadora Stella Calloni afirmó que “era obvio que Álvaro Uribe iba a tomar esta posición. Él ha cometido crímenes de lesa humanidad y no ha sido juzgado por su vínculo con Estados Unidos. Es un hombre muy vinculado con el paramilitarismo y que está denunciado por numerosas desapariciones forzadas ocurridas durante su presidencia”.

“A Uribe no le interesa ni le interesó nunca la paz. Él es un fiel representante de los intereses de Estados Unidos en la región. ¿Qué papel pueden jugar las bases militares del Gobierno norteamericano en Colombia si se logra pacificar el país?”, se preguntó Calloni.

La investigadora también remarcó: “Si se concreta la paz, Colombia podría empezar una vida totalmente distinta. Hoy es un país que tiene millones de refugiados internos y en el exterior y que se ha desangrado todos estos años”.

Por último, Calloni aseguró que “Uribe no sólo no quiere la paz dentro de Colombia, sino que, en su momento, también habló de invadir Venezuela. Va a utilizar todos los medios a su disposición para evitar que se concrete el acuerdo de paz”.


 

COMPARTE