Por Fernando M. López

Los vecinos de Gorina decidieron no quedarse de brazos cruzados ante el estado calamitoso en el que se encuentra una localidad que en estos días es noticia a nivel local y nacional por el caso de Guillermo Luna y Laura Favre, el matrimonio asesinado hace dos semanas en un descampado de 137 y 490.

Ausencia de seguridad, calles rotas, acumulación de basura, zanjas colapsadas, caños rotos y falta de luminarias son algunos de los problemas que plantean, sin encontrar soluciones por parte del Gobierno de Julio Garro.

“Durante la gestión anterior, uno iba a la Delegación Municipal y, bien o mal, arreglaban las cosas. Pero ahora no hay respuestas”, dijo a Contexto Lorena Favero, una de las vecinas autoconvocadas.

El delegado de Gorina, Guillermo Brizuela, fue objeto de fuertes críticas meses atrás cuando se descubrió que había acomodado a una docena de familiares para acompañarlo en la sede. Ahora atiende un solo día a la semana, los miércoles a partir de las 14 horas, según denunciaron los autoconvocados.

Favero detalló que “la zona del centro, cerca de la estación”, es una de las más abandonadas, en particular “las calles 140, 140 bis, 139, 138, desde 485 a 501”; mientras que “la 147 y la 148, detrás del barrio San Joaquín, están prácticamente intransitables y a oscuras porque no hay luminaria”.

“Durante la gestión anterior uno iba a la Delegación Municipal y, bien o mal, arreglaban las cosas. Pero ahora no hay respuestas.”

La contestación de Brizuela, cuando por fin pudieron encontrarlo en la Delegación, sorprendió al grupo: “Al plantearle el tema de las luminarias, nos dijo que hay vecinos que compran las lámparas para que él las ponga en los barrios, como sugiriéndonos que hiciéramos lo mismo. Eso es algo que le corresponde al Municipio, que nos cobra una tasa por el servicio de alumbrado, barrido y limpieza”.

En cuanto a la seguridad, las preocupaciones pasan por el incremento de los asaltos y la venta de droga en las calles. Gorina cuenta con una subcomisaría de la Bonaerense, pero “hay un solo efectivo y ni siquiera tiene patrullero”. En tanto, la Policía Local brilla por su ausencia: “Antes venían, pero se les rompió el móvil y no volvieron más”, contó Favero.

Los autoconvocados intentaron trasladarle estos temas al secretario de Seguridad, Martín Piqué, aunque no pudieron encontrarlo. En medio del escándalo por el doble crimen de Gorina, el funcionario se fue de vacaciones a la ciudad estadounidense de Miami, el destino preferido de los funcionarios PRO.

Ante la desidia municipal, los vecinos ya evalúan distintas medidas, entre ellas la presentación de un petitorio a través del Concejo Deliberante de La Plata.

Un doble crimen que salpica a Garro

Los cuerpos sin vida del cirujano plástico Guillermo Luna y su esposa, Laura Favre, fueron encontrados el pasado 22 de agosto en una camioneta Kia Sorento –patente HRK 440–. Él tenía un balazo en el pecho y ella un tiro en el cuello.

Mientras los investigadores indagan la conexión narco del hecho, se descubrió que el vehículo estaba asegurado a nombre de Gerardo Gioglio, director de Nocturnidad de la Subsecretaría de Convivencia y Control Ciudadano de la Municipalidad, uno de los funcionarios de Garro involucrados en la muerte de Emilia Uscamayta Curí, ocurrida durante una fiesta ilegal de fin de año en una quinta de Melchor Romero.

El principal sospechoso del doble crimen es Sergio Maydana, un ex empleado de Gioglio que actualmente se encuentra prófugo de la Justicia junto a su pareja, la policía bonaerense Flavia Silvana Rodríguez. Ambos tienen orden de detención y captura internacional emitida por la jueza Marcela Garmendia.