Por Roberto Álvarez Mur

El Palacio Municipal de Ensenada fue escenario de una conferencia con fuertes cruces contra el Gobierno provincial por parte del intendente local, Mario Secco, quien denunció el abandono del mantenimiento de Seguridad en su ciudad. La convocatoria –lanzada en torno a la prohibición por parte de provincia al funcionamiento de diez patrulleros nuevos adquiridos por el municipio– contó con una concurrida presencia de legisladores que acompañaron al jefe comunal, entre ellos los diputados Andrés Larroque y Sergio Berni, quienes tomaron la palabra junto al intendente.

“NOS AUMENTÓ EL 70% EL DELITO EN ENSENADA. LAS COMISARÍAS LAS ESTAMOS HACIENDO TODAS NUEVAS NOSOTROS. Y ESTOS FUNCIONARIOS, QUE SE CONSIDERAN LOS REYES DEL DIÁLOGO, EN VEZ DE VENIR A AGRADECERNOS, NOS HACEN ESTO EN NUESTRA CIUDAD. YA HUBo DOS MUERTOS EN ENSENADA. ¿QUÉ ESPERAN? ¿QUE LOS VECINOS PRENDAN FUEGO LA INTENDENCIA?”

“Nos aumentó el 70% el delito en Ensenada. Las comisarías las estamos haciendo todas nuevas nosotros. Y estos funcionarios, que se consideran los reyes del diálogo, en vez de venir a agradecernos, nos hacen esto en nuestra ciudad. Ya hubo dos muertos en Ensenada. ¿Qué esperan? ¿Que los vecinos prendan fuego la intendencia?”, expresó Mario Secco en un recinto colmado de dirigentes locales y regionales que se presentaron a acompañar las demandas del jefe comunal.

Secco aseguró que en los últimos años hubo un “vaciamiento por parte del Ministerio de Seguridad” de patrulleros, de comunicación y agentes.

Aseveró que la situación es “consecuencia de un ministro que no es capaz de dar respuesta a lo que estamos viviendo en temática de seguridad, y que tampoco tiene sensibilidad con los ciudadanos de Buenos Aires”, en referencia a Cristian Ritondo.

“Teníamos más de cuatrocientos agentes policiales y hoy tenemos menos de doscientos. Teníamos más de veinte unidades y ahora tenemos tres”, dijo Secco respecto de los fuertes recortes de recursos sufridos en el área de Seguridad en la ciudad.

Por lo comunicado desde la intendencia, las patrullas adquiridas por la comuna están paralizadas por orden directa de la provincia, debido a la falta de “el R.O. en las puertas” de las unidades, una puntualidad técnica que no interfiere en la seguridad del funcionamiento. “Estos son los mismos patrulleros que compran en todas las ciudades, es la fábrica de Avellaneda que está homologada a nivel nacional”, agregó Secco. “Nosotros queremos recalcar que la responsable de esto es de María Eugenia Vidal. Si el que digita las cosas en la provincia es Ritondo, que la gobernadora lo ponga en su lugar, sino estamos viendo una situación en la cual no se sabe quién es el que manda, y eso es muy preocupante para los bonaerenses”, expresó el diputado Andrés Larroque.

“Ritondo no sólo no tiene la capacidad técnica para hacerse cargo de la Policía, sino que ni siquiera tiene la sensibilidad para brindarle seguridad a la ciudadanía que lo necesita”, dijo el senador y ex secretario de Seguridad, Sergio Berni, y añadió: “Debemos evitar estos actos de discriminación política que generan mayores actos de inseguridad, e impedir que esto se reproduzca en otros lugares del interior de Buenos Aires”.

Entre los presentes se encontraban las diputadas Mónica Macha, Fernanda Raverta, Mayra Mendoza, y los diputados provinciales Avelino Zurro y Marcelo Torres, entre otros.

Secco agradeció el apoyo de diputados y senadores nacionales y provinciales, quienes se mostraron en la conferencia junto a autoridades locales y concejales de la ciudad de La Plata. Entre ellos, los ediles platenses del Frente para la Victoria PJ–Nacional y Popular, Florencia Saintout, Guillermo Cara y Gastón Castagneto.

La comuna invirtió en los últimos ocho meses una suma estimativa de 17 millones de pesos de presupuesto propio en infraestructura de seguridad, monto que el Ejecutivo provincial no proveyó. Secco manifestó esta medida no sólo como un síntoma de discriminación hacia las ciudades donde gobierna el Frente para la Victoria, sino como la muestra de una disputa de poder donde Ritondo y Vidal entran en pugna por el territorio bonaerense.