Desplazan a un funcionario por su oposición a la gestión de Garro

Desplazan a un funcionario por su oposición a la gestión de Garro

Por decreto, el Ejecutivo local busca correr a Nicolás Kalaytis de su cargo de jefe de departamento del área de distribución de la Agencia Platense de Recaudación. El gremio PRO del Sindicato de Empleados Municipales (SEM), en puja con Fe.Si.Mu.Bo, apoya la medida.

3056
0

Por una maniobra orquestada entre el Sindicato de Empleados Municipales (SEM), afín al Gobierno de Julio Garro, y la jefa de Gabinete de la gestión local, Natalia Vallejos, las partes buscan desplazar a Nicolás Kalaytis de su cargo de jefe de departamento del área de distribución de la Agencia Platense de Recaudación (APR).

Mediante un decreto firmado por Garro, el lugar de Kalaytis sería ocupado por Roberto Guzmán, del área de publicidad. El SEM, que dirige Darío Alfano, es un gremio en puja con Fe.Si.Mu.Bo, gremio crítico de la gestión de Garro, cuyo secretario adjunto es Kalaytis. De ahí que, afirmaron desde Fe.Si.Mu.Bo a Contexto, Guzmán responda a los intereses tanto del Ejecutivo como del SEM.

Gustavo Hernández, secretario general de Fe.Si.Mu.Bo, explicó a Contexto los motivos del desplazamiento de Kalaytis: “Como políticamente no comulga con la gestión, el Ejecutivo quiere poner a alguien que ni siquiera tiene la idoneidad porque pertenece a otro lugar de trabajo y no tiene experiencia en esto”. A su vez, consideró como un “atropello” el decreto de Garro porque “no hubo ningún tipo de informalidad en su desempeño”.

El propio Kalaytis definió como una “persecución” el avance sobre él, teniendo en cuenta el avasallamiento que significa el decreto con respecto a la Ley 23.551 que regula a los sindicatos.

La segunda causa que aducen desde el gremio es que el acuerdo entre el SEM y el Ejecutivo es hacerse con la caja de distribución de boletas, función que cumple Kalaytis, cuyo cargo no es político, afirmaron desde Fe.Si.Mu.Bo. “Ven esto como un botín de guerra, porque quieren hacer caja con esto”, afirmó Hernández.

Kalaytis sostuvo que “la tasa del SUM es de casi 300 mil boletas, que implican una recaudación de 300 mil pesos cada dos meses, como promedio del pago del reparto”.

Kalaytis también relacionó las maniobras del gremio de Alfano con el subsecretario de Gobierno Juan Manuel Garmendia: “Tienen intereses en conjunto. Hay una disposición política de los responsables de los decretos con el Sindicato de Empleados Municipales”.

Kalaytis añadió que “las bonificaciones van de los 2.400 a los 5.200 pesos”, y que “las liquidaciones que hago son notificaciones cédulas e intimaciones necesarias para recaudar”.


 

COMPARTE