Por Roberto Álvarez Mur

En un escenario de plena incomodidad para el Gobierno y la gestión de Juan José Aranguren en torno al freno a los tarifazos, se suma un nuevo golpe a la –ya cuestionada a nivel general– imagen del ministro macrista: ATE protestó frente al Ministerio de Energía en repudio de trescientos posibles despidos en esa cartera.

El conflicto surgió en torno al desmantelamiento realizado, desde la llegada del macrismo, de un área de atención al cliente que funcionaba desde la sede ministerial de Hipólito Yrigoyen 250. Cabe destacar que los principales reclamos que recibía esta área referían a cortes de luz y asesoramiento sobre tarifa social.

Tras asumir como titular de la cartera, Aranguren mudó el área a un centro de atención telefónica en San Justo, dentro de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).

“El trabajo, que ya de por sí es precario, se agudizó desde la llegada de la nueva gestión. Al principio, el discurso era que querían terminar con las contrataciones precarias y que todo el mundo esté en la órbita del Ministerio, pero en vez de eso se redujeron sectores, dejaron de existir ciertas tareas y eso trajo reducción de personal”, dijo a Contexto Valeria Mustoni, delegada de ATE Lista Blanca y Negra, agrupación que encabezó los reclamos en la autoridad dirigida por Aranguren.

En el caso de ese Ministerio, están en juego casi trescientos contratos que Aranguren intenta dar de baja. “Desde la nueva gestión ya se han cerrado las cuadrillas operativas, el control sobre las empresas y el seguimiento de los reclamos”, expresaron desde ATE Capital Federal en un comunicado.

“Al principio el discurso era que querían terminar con las contrataciones precarias y que todo el mundo esté en la órbita del Ministerio, pero en vez de eso se redujeron sectores, dejaron de existir ciertas tareas y eso trajo reducción de personal.”

Hace dos días, ATE decidió llevar el reclamo a las puertas del Ministerio donde concentraron durante horas hasta ser recibidos por autoridades. Según el gremio, la gestión se dio por desentendida del conflicto y no hubo ningún tipo de respuesta concreta.

“Los despidos a través de la desvinculación de sectores o de las jubilaciones compulsivas son una política de la que deben hacerse cargo, como así también del vaciamiento del Estado y de estar garantizando millonarios negocios a las empresas privadas”, agregó Mustoni.

En tanto, desde la Lista Blanca y Negra de ATE se pronunciaron de manera tajante respecto de la actitud asumida por las autoridades: “Ante la no resolución de la problemática, en asamblea se resolvió continuar con la medida de fuerza en el Call Center hasta tanto no se tenga una respuesta concreta al problema de la contratación y las condiciones de trabajo”, expresaron.

En tanto, Mustoni añadió: “Hay unos setenta trabajadores a quienes se los está intimando a jubilarse cuando todavía no están en condiciones de hacerlo. Es una forma de despido, ya que, si no inician los trámites de jubilación, a fin de año se les vence el contrato y no se los van a renovar”.

“Desde el Cuerpo de Delegados de Yrigoyen y la lista Blanca y Negra consideramos que las respuestas de los funcionarios no pueden ser el desconocimiento de la situación. Claramente, los despidos a través de la desvinculación de sectores o de las jubilaciones compulsivas son una política de la que deben hacerse cargo, como así también del vaciamiento del Estado y de estar garantizando millonarios negocios a las empresas privadas (como hemos visto con los beneficios a Shell o los subsidios a las distribuidoras como EDENOR, EDESUR o METROGAS). Y mientras, a los trabajadores no nos resuelven nuestros bajos salarios, nuestras condiciones de trabajo o nos despiden”, completó.

La delegada de ATE además aseguró que la nueva gestión planea reducir salarios en los próximos meses. “Lo que ya nos dijeron es que en octubre van a iniciar contrataciones bajo Ley marco con quienes aun continúen trabajando, pero con reducción de salario”, expresó. Mientras el descontento por el tarifazo crece, Aranguren sólo parece encontrar problemas y cero soluciones.