Por Alejandro Palladino

Una vez más, Mauricio Macri recibió el rechazo popular en la vía pública por la gestión de su Gobierno. En esta oportunidad la Policía Bonaerense reprimió con gases, balas de goma y golpes a los vecinos, organizaciones sociales y de derechos humanos que ayer por la mañana, en el barrio marplatense de Belisario Roldán, donde anunció un plan de obras, expresaron su repudio al ajuste económico y las declaraciones del presidente con respecto a los desaparecidos.

Foto: portal 0223

Cerca de las diez de la mañana, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, Macri encabezó el acto en el que presentó el Plan Nacional de Hábitat, que pretende urbanizar barrios vulnerables. A pocos metros también estaba el intendente local de Cambiemos, Carlos Arroyo, confeso defensor de la última dictadura cívico-militar, para no desentonar con el líder de su partido y sus dichos de “guerra sucia”.

Macri habló menos de diez minutos, en la plaza del Barrio Belisario Roldán. A seis cuadras y frenados por la policía, los vecinos y organizaciones sociales y de derechos humanos lo esperaron al grito de “Macri basura vos sos la dictadura”;  con carteles que decían: “Basta de Miseria”; “El gas es un derecho, no un negocio”; “Esta es la pesada herencia de tu padre”; y con una bandera desplegada por militantes de derechos humanos con rostros de los desaparecidos.

“El hecho de haberlo recibido en Mar del Plata dejó en evidencia que para cada vez más sectores de la población Macri es persona no grata”, dijo a Contexto Marina Santoro, concejala por el FpV. “Y no solamente por lo que planteó con respecto al Terrorismo de Estado y genocidio sino también por el programa de Gobierno y las políticas que está llevando adelante que generan que cada vez haya mayor repudio y conflicto social”, agregó.

Foto: portal 0223
Foto: portal 0223

Una de las organizaciones reprimidas fue Votamos Luchar. Uno de sus militantes, Ezequiel Francomano, dijo al medio local 0223 que buscaban acercarse al presidente para “hacer escuchar la voz de los más humildes que no podemos afrontar el ajuste feroz”. Y relató: “Hay algunos compañeros heridos. Dispararon a unos metros de los compañeros y mujeres con bebés”.

Minutos después, en su sitio de Facebook, la organización detalló: “Mientras un conjunto de organizaciones sociales y políticas nos manifestábamos en las cercanías de donde sería el acto oficial del presidente Macri en la ciudad de Mar del Plata, la policía reprimió a los compañeros y trabajadores que avanzábamos hacia las inmediaciones del mismo. Las consignas eran claras: Abajo el ajuste y los tarifazos del gobierno contra el pueblo y 30.000 compañeros presentes”.

Mientras los vecinos y organizaciones eran reprimidos por expresarse contra el aumento desmedido de la canasta familiar, los tarifazos, el creciente desempleo y las declaraciones de Macri a la prensa estadounidense desconociendo la cantidad de desaparecidos, el líder Pro sostenía que el Programa de Hábitat  es “parte fundamental de una Argentina que se encamina a la pobreza cero”, continuando con su slogan de campaña.

En lo que va del año hubo casos similares al de ayer, de represión y muestras de desprecio al presidente en el espacio público. Los balazos a los cooperativistas platenses frente a la municipalidad y la represión de la Gendarmería a los trabajadores de Cresta Roja, enmarcados en el protocolo de Patricia Bullrich para acallar la protesta social.