Por Héctor Bernardo

Tras la Guerra del Pacífico (1879-1883), Chile se apropió parte del territorio de Bolivia y le quitó la salida al mar. Desde aquel momento, el pueblo y el Estado boliviano han reclamado la devolución de esas tierras. El reclamo se intensificó durante el Gobierno de Evo Morales.

Tras la reiterada negativa chilena, el Gobierno boliviano recurrió a la Corte Internacional de Justicia (conocida como el Tribunal de la Haya). Mientras Bolivia busca una solución pacífica al conflicto, Chile ensaya ejercicios militares en conjunto con Estados Unidos, a pocos kilómetros de la Frontera en conflicto.

Tras conocerse estos ejercicios entre las dos fuerzas militares, el presidente del Estado Plurinacional del Bolivia, Evo Morales, comentó en la red Twitter: “Maniobras militares conjuntas entre EE.UU. y Chile en la frontera con Bolivia, ¿hay algo que necesiten aprender dos viejos invasores?”.

En ese contexto, el mandatario boliviano también se refirió al Índice de Paz Global 2016 del Instituto para la Economía y la Paz, que ubicó a Chile como el país más pacífico de América Latina.

“¿Chile país más pacífico o más privatizado de A. Latina? ¿En manos de quién está la educación, salud, minería, bosques, agua, mar, puertos?”, se preguntó Morales.

Las maniobras militares de Estados Unidos con Chile se dan en un contexto muy particular para la región. A la clara posibilidad de que Washington aumente su presencia militar en el territorio con la instalación de dos bases en Argentina, se suma el creciente conflicto interno en Venezuela que ha sido fogoneado constantemente desde Estados Unidos, el enfrentamiento en el MERCOSUR, donde los Gobiernos de Macri, Temer y Cartes tratan de impedir que Venezuela asuma la presidencia pro tempore, el creciente conflicto social en Brasil ante la casi segura destitución ilegitima por parte del Senado de la presidente Dilma Rousseff, y el cada vez más alto nivel de conflictividad en Argentina que tiene entre otros elementos la persecución judicial a los opositores políticos como Milagro Sala, Hebe de Bonafini o incluso la propia ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En diálogo con Contexto, el profesor de Historia de América Latina y analista político, Carlos Ciappina, señaló: “Los ejercicios militares entre Chile y Estados Unidos, que fueron criticados por el presidente de Bolivia, Evo Morales, exceden el conflicto por los territorios que quedaron en manos Chile luego de la Guerra del Pacífico. Los ejercicios militares de Estados Unidos y Chile en la frontera con Bolivia son un mensaje a toda América Latina y en particular a aquellos países que plantean resistencia a la consolidación de la Alianza del Pacífico”.

Ciappina también remarcó que “por un lado están los países de América Latina que sostienen una perspectiva más autónoma respecto de los Estados Unidos, como es el caso de Gobiernos conducidos por los presidentes Evo Morales, Rafael Correa y Nicolás Maduro, que impulsan los espacios como UNASUR, el ALBA y el MERCOSUR

“Por otro lado están los que son parte de la reconfiguración conservadora, como es el caso Argentina y Brasil. Eso se da en el marco del intento de reconstrucción del ALCA y una presencia más agresiva de los Estados Unidos”, agregó.

Por último, el analista afirmó: “Estas prácticas militares también son un mensaje por parte del Estado chileno hacia los reclamos pacíficos que viene haciendo Bolivia en el Tribunal de la Haya”.