Por Alejandro Palladino

El Gobierno de María Eugenia Vidal enfrentará esta semana un amplio escenario de protestas gremiales. Al paro del jueves 11 de agosto impulsado por la CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires, ATE, Cicop (profesionales de la salud), AJB (judiciales) y Udocba (docentes), se le podría sumar el Frente Gremial Docente Bonaerense (AMET, FEB, SADOP, SUTEBA y UDA), en caso de que no haya oído para los reclamos durante la Comisión Técnica Salarial que se realizará hoy con el Gobierno bonaerense.

La semana pasada, el titular de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, consultado por la reapertura de paritarias, sostuvo que “la inflación está lejos de empardar el aumento a los docentes”. En la paritaria anterior, los docentes recibieron un aumento del 34,6%. Con una inflación interanual del 46%, índice medido por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), avalado por más de 45 gremios de las CGT y las dos CTA, los docentes exigen un aumento de entre el 12 y el 15% para recomponer los salarios.

Incluso el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realizó en los días finales de julio el Banco Central (BCRA) arroja una inflación acumulada para este año por encima del 42%, dos puntos por arriba de lo que vaticinó el ministro de Hacienda y Finanzas Prat-Gay frente a empresarios externos.

“Con este salario no podemos llegar a diciembre”, dijo a Contexto María Laura Torre, secretaria gremial de Suteba. En tanto, Roberto Baradel, secretario general de Suteba, afirmó que, “si no tenemos una respuesta positiva a reabrir la paritaria salarial para discutir una recomposición salarial, va a haber una medida de fuerza”.

“Con este salario no podemos llegar a diciembre”, María Laura Torre, secretaria gremial de Suteba.

Este posicionamiento ya lo había anunciado el Frente Gremial Docente Bonaerense el 1° de agosto, cuando 10 mil trabajadores movilizaron a la Casa de la Provincia de Buenos Aires en C.A.B.A. en el marco del paro provincial que llevó adelante la CTA de los Trabajadores provincia de Buenos Aires. Dos días después, en lo que fue el encuentro para reabrir las paritarias entre el ministro Esteban Bullrich y los gremios nacionales, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) definió como un “fracaso” el resultado de la reunión considerando la negativa del ministro para abrir las negociaciones.

Los reclamos

En la lista de reclamos, los docentes bonaerenses plantearán la incorporación de 1.800 pesos al salario básico para que impacte en toda la escala salarial y la carrera docente. A su vez, llevarán la preocupación por la situación de los docentes de José C. Paz, que hace cinco meses que no cobran sus suplencias. En similar situación están los docentes de los programas de Coros y Orquestas, que llevan cuatro meses sin recibir su salario, y los de los programas socioeducativos de los CAJ y CAI.

Además, desde Suteba señalaron que pondrán sobre la mesa la adversa realidad que viven los comedores escolares en los que se duplicaron la cantidad de alumnos, con un bono de doce pesos considerablemente inferior al de cuarenta pesos que otorga el Gobierno de Larreta a las escuelas porteñas.

Por su parte, Mirta Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), advirtió a Vidal que, “si no lleva una propuesta concreta de recomposición salarial para la próxima reunión de la Comisión Técnica Salarial, lo más probable es que se defina un paro”.

Entre tanto, el jueves, con paro de médicos y profesionales de la salud pública en ochenta hospitales bonaerenses y municipales, y junto a estatales de ATE y Judiciales de AJB, CICOP movilizará en La Plata. “Pedimos un aumento del 25% como piso, retroactivo al mes de julio. y volver a discutir salarios en octubre. Es imperiosa una recomposición salarial para nuestro sector”, dijo Marta Márquez, vicepresidenta de CICOP, gremio que no fue llamado a la reapertura de paritarias.