Renuncias y crisis en una gestión improvisada

Renuncias y crisis en una gestión improvisada

El primer semestre dejó en evidencia las carencias políticas de Julio Garro para dirigir el destino de los platenses. Envueltos en denuncias (algunas muy graves) y falta de capacidad para ocupar cargos públicos, varios funcionarios del intendente pegaron el portazo. A otros los renunciaron.

1680
0

Por Contexto

En apenas seis meses, la gestión de Julio Garro se vio envuelta en varios escándalos que se resolvieron con la renuncia o el apartamiento de algún funcionario. Esta inestabilidad tiene como principales motivos, por un lado, la improvisación del Gobierno para nombrar funcionarios de dudosa reputación o ignotos referentes sin trayectoria ni capacidad de gestión. Por otra parte, un frente como la alianza Cambiemos, que aglutinó a distintas y dispares fuerzas para ganar las elecciones, lucha para sostener la unidad frente a un aluvión de peleas y conflictos internos que ponen en crisis la gobernabilidad.

A las pocas semanas de haber asumido en la Municipalidad de La Plata, la gestión Cambiemos debió afrontar el primer gran escándalo que salió a la luz. El por entonces coordinador de Centros Comunales, Alejandro Dardo Saavedra, debió presentar su renuncia cuando se conoció su pasado delictivo. Saavedra es un ex policía exonerado de la fuerza por haber integrado una banda de piratas del asfalto; y enfrentó una causa por el robo al frigorífico de Magdalena que continúa pendiente. Cuando la información se hizo púbica, el municipio decidió apartarlo del cargo y cortar por lo sano.

Otro caso resonante tuvo que ver con el director interino de la República de los Niños, Sergio Roldán. Luego de que descarrilara el trencito del parque, hiriendo de gravedad a varios turistas, la figura de Roldán fue puesta en tela de juicio porque el joven tiene sólo veintidós años. Esto hizo que en el ámbito político interno se cuestionara si tenía la suficiente experiencia para asumir esa responsabilidad. Rápidamente y para frenar la ola de reclamos en la “Repu”, el Ejecutivo municipal decidió aceptarle la renuncia al joven funcionario.

En las últimas semanas, el que debió renunciar fue el director del Consejo de la Tercera Edad, Eduardo Chávez, histórico dirigente macrista y fundador del PRO en la ciudad. A partir de un pedido de informe realizado por la bancada del FpV en el Concejo Deliberante, se conoció que en las oficinas que manejaba Chávez funcionaba una agencia de viajes y turismo de forma clandestina. Aquí, otra vez, la estrategia PRO de dar marcha atrás terminó con la renuncia de Chávez confirmada por el concejal Julio Irureta en la sesión del Concejo Deliberante.

Otra baja sensible fue la de Jorge Orellana, quien se desempeñaba como subsecretario de Emergencias. No un fue una salida más dentro de la comuna, porque Orellana tenía a cargo poner todo en condiciones para implementar un SAME platense, una de las promesas de campaña de Garro. Ahora esa política quedó trunca y el sistema de ambulancias en la ciudad es pésimo. Orellana había llegado de la mano del referente radical Claudio Pérez Irigoyen y se fue cuando empezaron los cruces del intendente con la UCR.

ORELLANA TENÍA A CARGO PONER TODO EN CONDICIONES ES PARA IMPLEMENTAR UN SAME PLATENSE, UNA DE LAS PROMESAS DE CAMPAÑA DE GARRO. AHORA ESA POLÍTICA QUEDÓ TRUNCA Y EL SISTEMA DE AMBULANCIAS EN LA CIUDAD ES PÉSIMO.

El último fusible que saltó fue el secretario de Obras Públicas, Ramiro Colombo, quien debió pagar con su cargo la inmovilidad general que padece el macrismo platense. Fue el chivo expiatorio de la “crisis de los baches” que se manifiesta en el asfaltado urbano. En un primer momento, Garro le había echado la culpa de la falta de trabajo de mantenimiento y mejoras “a la mala condición climática”, pero cuando la sangre llegó al río se quejó de “la falta de planificación en un área tan sensible”. A confesión de parte, relevo de pruebas.

Aunque Colombo se haya ido por su incapacidad para lograr que las calles estén sin pozos, también era el encargado de llevar adelante el tan adelantado plan integral de obras públicas, una tarea prioritaria después de la trágica inundación de abril de 2013.

Según las asambleas vecinales, en la parte que le toca al municipio la parálisis es total: no hay sistema de alerta temprana, los foros ciudadanos no son convocados y hay nuevos asentamiento en zonas que habían sido despejadas para ampliar los cursos de agua para el escurrimiento.

En la economía municipal

Las áreas del municipio que llevan adelante la economía comunal también se sacudieron por las renuncias de distintos funcionarios. Este trajín representa un verdadero problema para la comuna, ya que desde aquí se manejan los recursos de toda la ciudad.

El primero en dar el portazo fue el director de Economía Social, Jorge Butrón, quién trabajaba en la órbita de la Secretaría de Planeamiento Urbano y Desarrollo Económico a cargo de Gabriel Rouillet. Butrón fue acusado de pedir coimas a los feriantes durante La Plata Rock, un evento musical que se realizó en Plaza Moreno durante la visita de los Rolling Stone. Si bien el tema nunca terminó de aclararse, en los pasillos del Palacio de calle 12 se rumorea que su alejamiento fue pedido por el mismo Julio Garro.

A PARTIR DE UN PEDIDO DE INFORME REALIZADO POR EL FPV, SE CONOCIÓ QUE EN LAS OFICINAS QUE MANEJABA CHÁVEZ –UNO DE LOS FUNDADORES DEL PRO EN LA CIUDAD– FUNCIONABA UNA AGENCIA DE VIAJES Y TURISMO DE FORMA CLANDESTINA.

Otro que se fue en el primer semestre de gobierno fue el secretario de Economía, Claudio Moyano. El alejamiento de Moyano tiene que ver con las rispideces que se dieron entre el ex diputado denarvaista Fernando Rozas y Garro. Ambos sostienen un acuerdo en el cual Rozas aportó con algunos nombres para ocupar sectores claves del Gobierno local. La figura de Rozas es muy resistida por algunos sectores de Cambiemos y esto generaría un estado de malestar permanente en la interna oficialista.

A la renuncia de estos le siguieron primero la de Pablo Bolino a la presidencia del Ente del ex Banco Municipal y luego la de Miguel Piperino a la Dirección de Compras de la Comuna. Bolino fue convocado para trabajar en la transformación de lo que fue la Organización Fabril Argentina (OFA) en un Centro cívico, deportivo y cultural modelo para la localidad de Villa Elisa. Lo de Piperino se habría dado entre rumores de entredichos políticos con el Ejecutivo y problemas de salud. Lo cierto es que este último renunció luego de que lo hiciese su compañero de área, Claudio Moyano.

Crisis en las delegaciones municipales

Otro de los principales foco de conflictos de la actual gestión se da en las delegaciones municipales, en donde la improvisación y el arreglo con viejos sectores punteros barriales dejó en evidencia la falta de idoneidad de algunos funcionarios.

El caso más resonante se dio en Villa Elvira, donde el delegado designado por el PRO, Daniel Quiroga, debió renunciar ante una denuncia realizada por una trabajadora cooperativista sobre un presunto abuso sexual. La mujer presentó una denuncia penal contra Quiroga y manifestó que el representante del municipio le exigía “mantener relaciones sexuales a cambio de trabajo”, agregando en su testimonio que el delegado ya tenía antecedentes por abusos. Con pocos días ocupando su lugar de gestión, Quiroga presentó su renuncia y hoy enfrenta una causa por abuso sexual.

EL CASO MÁS RESONANTE SE DIO EN VILLA ELVIRA, DONDE EL DELEGADO DESIGNADO POR EL PRO, DANIEL QUIROGA, DEBIÓ RENUNCIAR ANTE UNA DENUNCIA REALIZADA POR UNA TRABAJADORA COOPERATIVISTA SOBRE UN PRESUNTO ABUSO SEXUAL.

También supo estar en las páginas de policiales el ex delegado de Altos de San Lorenzo, Marcelo Barragán. El “Keko” Barragán, como lo apodan los conocidos, fue acusado de haber participado en el millonario robo (con la modalidad boquete) al McDonal’s de calle 47 mientras se desempeñaba como delegado de la gestión PRO. Durante el allanamiento a su domicilio se incautaron drogas y armas, y actualmente se encuentra detenido junto a su hermano.

Los delegados de Gonnet y Los Hornos, acorralados por los vecinos a los que no pudieron atender en sus necesidades, también se alejaron de sus cargos a pocos meses de haber iniciado, dejando en evidencia la falta de capacidad de gestión y resolución de los funcionarios locales. Juan Luccini, quien se desempeñaba al frente de la delegación de Gonnet, se alejó del cargo por no recibir “apoyo político”, según él mismo relató a medios locales.

A Ricardo Bayés, a cargo de Los Hornos, “lo renunciaron” luego de que vecinos de los barrios Sagrado Corazón y Las Palmeras mantuvieran cortadas las avenidas 137 y 66 en reclamo a la falta del servicio de energía eléctrica. Sin capacidad para dar una respuesta ni apoyo desde el Palacio de calle 12, Bayés se alejó de la delegación hornense.

Las idas y venidas dentro del equipo de Julio Garro dejan al descubierto un armado precario e improvisado para asumir la gestión. A los funcionarios de dudosa trayectoria se les suma gente con nula experiencia en cargos de gestión pública. Le quedará al intendente la tarea de afilar la puntería a la hora de nombrar a algún funcionario, mientras intenta sostener los acuerdos de la alianza Cambiemos que con celeridad se han ido rompiendo en apenas seis meses de gestión.


COMPARTE