Por Fernando M. López

Asfixiado por el ajuste y las medidas neoliberales del Gobierno de Mauricio Macri, el movimiento cooperativo se volcó masivamente a las calles del microcentro porteño para protestar frente a la Secretaría de Vivienda de la Nación y los ministerios de Desarrollo Social, Trabajo y Energía.

El presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), Christian Miño, explicó que, con delegaciones de veinte provincias y unas 25 mil personas movilizadas, la de este miércoles “fue la marcha más importante del sector en la historia de nuestro país”.

“Demostramos que el movimiento cooperativo está más fuerte que nunca y que no va a permitir que le quiten su dignidad.”

Y agradeció el apoyo de otras organizaciones, como el Sindicato de Obreros Curtidores, la Federación Gráfica Bonaerense y la CTA  que lidera Hugo Yasky.

Según detallaron desde la CNCT, los rubros más perjudicados desde la asunción de Macri han sido los textiles, gráficos, portuarios, frigoríficos, construcción y gastronómicos.

Sólo en materia de construcción, la baja de programas nacionales, como Integración Socio Comunitaria, Cloacas + Trabajo y Aguas + Trabajo, significó la paralización de 2.500 obras y que más de 35 mil trabajadores del sector se quedaran sin ingresos.

Mientras tanto, las ventas de las cooperativas de producción se desplomaron en un 40% debido a la caída del consumo interno y la apertura de las importaciones, problema que se agravó con el tarifazo en los servicios públicos.

“Este desastre empezó con la devaluación, desde el 10 de diciembre, cuando el dólar se disparó a quince pesos y se encarecieron todos los insumos”, señaló a Contexto Eduardo Montes, representante de la Cooperativa Gráfica Patricios.

Montes también sostuvo que, con la apertura de las importaciones, su rubro queda al borde de la desaparición, como ocurrió en la década del noventa, “cuando era mucho más barato para las editoriales traer libros de España, Chile y Uruguay”.

“Y lo que redondea este proceso salvaje es el tarifazo: en Gráfica Patricios pasamos de una factura de luz de 27.000 pesos a una de 130.000. Para nosotros es impagable.”

Por eso, uno de los principales reclamos de los cooperativistas fue un “régimen diferenciado de tarifas con requisitos de simple cumplimiento”. El planteo lo hicieron ante la cartera de Energía y Minería, a cargo del accionista de la Shell Juan José Aranguren. Allí los recibió el subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria, Andrés Chambouleyron, quien se negó a dar una respuesta hasta tanto se analice el tema con Desarrollo Social en una reunión que tendrá lugar el próximo lunes.

No obstante, de la Secretaría de Vivienda y Hábitat lograron llevarse el compromiso de destrabar los pagos de certificados de obras adeudados y la creación de un programa de viviendas para las cooperativas; mientras que en Trabajo se firmó una resolución para el otorgamiento de la Línea 1 del Programa Trabajo Autogestionado (PTA), que es un subsidio de 3.120 pesos mensuales para cada trabajador.

“Necesitamos que actúen lo más rápido posible porque los compañeros tienen hambre. Lo que queremos es trabajo. La calle nos une para seguir luchando y para defender lo poco o mucho que tenemos”, exclamaron los representantes de la CNCT al salir de la reunión en la cartera que conduce Jorge Triaca.

En este marco, Montes aclaró a Contexto que “acá no está en discusión solamente la Línea 1, sino todo un proyecto de país”.

“La CNCT apuesta a la unidad de acción para enfrentar el ajuste, pero en base a un programa político. El 3 de agosto se lanza Corriente Político Sindical Federal en el Chaco y el 12 hay un acto del Núcleo del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) y de la Corriente, donde se sumarán los compañeros bancarios. También participaremos el 17 de agosto de la Marcha Federal, convocada por la CTA, y el 22 vamos a llevar nuestras posiciones al Confederal de la CGT”, enumeró el dirigente.