Por Gabriela Calotti

El secretario de Cultura bonaerense, Alejandro Gómez, volvió a “ningunear” a los trabajadores de las áreas técnicas del Teatro Argentino que se concentraron una vez más frente al organismo provincial para reclamar una reunión tras el plantón de la semana pasada. El funcionario de María Eugenia Vidal mandó decir que no se encontraba en el edificio. Sin embargo, poco después  se reunió con monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata.

“El secretario no nos quiere atender. Nos ningunea. No le importa que se hayan suspendido tres funciones y no le interesa que el Teatro Argentino se hunda”, sostuvo Julio Ricciardi, uno de los delegados del sector técnico de esa sala lírica, acompañdo por una treintena de trabajadores que se encontraban en la vereda de 5 y 47.

La única interlocutora que encontraron los trabajadores en la Secretaría fue una empleada que desde la escalera les dijo que el secretario no los iba a atender. “Tienen que pedir una reunión de buena forma. Ahora no está. Está en una reunión en La Plata”, esgrimió la empleada.

Sin embargo, minutos después subía por esa misma escalera monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, quién saludó a los trabajadores que le pidieron que intercediera “por Dios”.

-Hay que tener paciencia. Las cosas no van bien –dijo Aguer mientras un guardia abría apenas la puerta para que pudiera anunciarse.

-Dígale a Gómez que somos del Teatro Argentino –rogó en voz alta un manifestante.

-Algo le puedo decir –finalizó el prelado, amante de la ópera y asiduo de la sala lírica platense.

Poco antes, Ricciardi explicó que el propio director del Teatro, Martín Bauer, lo había llamado para informarle que el secretario de Cultura de Vidal los recibirá “dentro de quince días”, es decir, después del receso invernal.

Gómez se había comprometido a reunirse con la junta interna y los delegados en el propio teatro el 14 de julio pasado, pero faltó a la cita. Los trabajadores de las áreas técnicas, muchos nucleados en ATE, se declararon entonces en estado de asamblea permanente y quite de colaboración hasta este miércoles. Ello suponía que sastrería, zapatería, sombrerería, peluquería, maquillaje, herrería, escenografía y carpintería, entre otros, no iban a vestir, maquillar o peinar a los integrantes del cuerpos artísticos (coro, orquesta y ballet) que debían subir ese fin de semana al escenario para ofrecer el ballet “Don Quijote”.

El viernes pasado, Bauer suspendió las funciones y atribuyó su decisión, en un comunicado, a las “medidas de fuerza de trabajadores de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de las secciones de “sastrería y caracterizaciones”.

“Nos echó la culpa de haber tenido que suspender ‘Don Quijote’ y nosotros le respondemos que no tenemos la culpa de ser precarizados”, afirmó otro delegado estatal, Carlos Poblete, valiéndose de un megáfono, mientras pasaban transeúntes y automovilistas por esa céntrica esquina platense.

“Hay compañeros que están precarizados desde hace más de nueve años haciendo la misma tarea que los compañeros de planta. Por eso necesitamos de forma urgente una respuesta para exceptuarnos del decreto 618/16.”

Los trabajadores del Argentino se dieron cita frente a la Secretaría pues estaba previsto que Gómez recibiera a los delegados de los cuerpos artísticos. Sin embargo, ante su ausencia se preguntaron si no habría aplazado también ese encuentro o si lo realizaron en otro lugar.

“Acá estamos nuevamente frente a la Secretaría de Cultura para exigirle al señor Gómez que nos dé una reunión para explicarle nuestra situación, aunque él la tiene bien clara”, sostuvo Poblete, quien reiteró los reclamos que los están movilizando desde hace meses: el pase a planta de 460 trabajadores de todas las áreas, de los ochocientos en total que trabajan en el Teatro Argentino, y el fin del trabajo precario. “No se trata de dinero, se trata de seguridad laboral”, agregó.

Los trabajadores del Teatro Argentino tienen previsto reunirse en asamblea hoy por la tarde y definir los pasos a seguir ante la dilación de que hacen gala los funcionarios del Gobierno bonaerense.

Denunciados por pintar la Secretaría

protesta teatro argentinoEn medio de la protesta en la Secretaría de Cultura, un grupo de trabajadores del Teatro estaban cubriendo las pintadas que habían hecho días atrás. “Gómez se enojó y nos denunció por pintar la fachada”, explicaron. “¿Si pintamos toda la fachada nos pasan a planta? Entonces, que nos den más pintura”, ironizaron.

Mientras tanto, la política de vaciamiento de las autoridades de la provincia en el área cultural es más que evidente. Los espectáculos previstos en el Teatro Argentino para estas vacaciones de invierno “son producciones externas”, aseguraron a Contexto en la protesta.