Por Roberto Álvarez Mur

En un contexto de pleno descontento sobre los aumentos en las tarifas de luz, algunas zonas de La Plata están en debacle por la falta de servicio e inversión cada vez más grave.

En el barrio El Rincón –ubicado entre las zonas Arturo Seguí, City Bell y Villa Elisa–, alrededor de mil familias sufren desde hace meses cortes recurrentes y que se sostienen durante días. “El mes pasado hubo casos de familias que estuvieron hasta siete días sin luz. Muchos incluso se tuvieron que ir de sus propias casas”, dijo a Contexto Estefanía Amerise, vecina de la zona que ayer se acercó a reclamar a las puertas de la EDELAP por soluciones al problema.

Los vecinos de El Rincón padecen la falta de inversión, la precariedad de los tendidos y la invisibilidad que atraviesan por no formar parte del casco céntrico platense. “Los vecinos del barrio El Rincón, unificados en la asamblea de vecinos, estamos en este reclamo hacia la empresa prestataria. La falta de inversión en el barrio hace que exploten los transformadores. El barrio se queda días enteros sin luz”, dijo a Contexto Juan Manuel Suárez, otro habitante de la zona.

Asimismo, los cortes se combinan con casos de baja tensión permanente que deterioran el funcionamiento de los electrodomésticos, incluso hasta quedar inutilizables.

Amerise agregó: “Algunos vecinos han tomado la acción individual de reclamar el pago de electrodomésticos averiados hacia la empresa. Nosotros decidimos de manera colectiva reclamar las obras correspondientes. Una inversión en infraestructura acorde a la situación del barrio. Se queman transformadores constantemente, hace dos días se quemó otro”.

 “Hay gente que necesita nebulizar a niños prematuros, gente con insulina que necesita mantener la medicación. La luz es fundamental en esos casos. Por eso necesitamos que las obras comiencen lo antes posible.”

“En esta época del año es complicado, entendiendo que somos un barrio electrodependiente. La única manera de calentar el hogar es con electricidad. Es una situación complicada”, dijo Suárez. Por otro lado, Alejandro, vecino que también acompañó el reclamo en la sede de la empresa: “Hay gente que necesita nebulizar a niños prematuros, gente con insulina que necesita mantener la medicación. La luz es fundamental en esos casos. Por eso necesitamos que las obras comiencen lo antes posible”. En el mes de junio, los vecinos cayeron en la necesidad de tomar acciones frente a su situación, aunque el problema data de meses antes. “Primero empiezan con los llamados individuales, los números de reclamos, los avisos. Pero cuando uno toma acción, como en este caso, es porque los problemas no se solucionan y llegan a una gravedad importante”.

Por su parte, Alejandro trabaja en la elaboración de productos en vidrio, y depende de la luz para mantener el horno que utiliza para su oficio. “Esto afecta en lo económico, lo doméstico, la salud. También en la higiene, porque la extracción de agua depende de la electricidad. En algunas zonas no hay tanques de reserva para el sistema de bombas; es decir, se corta la luz, se corta el agua”.

“Desde hace meses hay barrios que viene haciendo reclamos. Desde El Rincón vinimos a mediados de junio, nos dijeron que en quince días posteriores nos darían una respuesta, y recién hace unos días nos plantearon una resolución que no deja nada en concreto. No nos dicen cuáles van a ser las soluciones.”

“Desde hace meses hay barrios que viene haciendo reclamos. Desde El Rincón vinimos a mediados de junio, nos dijeron que en quince días posteriores nos darían una respuesta, y recién hace unos días nos plantearon una resolución que no deja nada en concreto. No nos dicen cuáles van a ser las soluciones”, remarcó Suárez.

“Exigimos el compromiso de la empresa. Ellos ya hicieron un relevamiento en el barrio con las obras que hay que hacer. Ahora queremos un documento o una constancia por escrito para que ese proyecto sea real”, dijo Estefanía Amerise, y agregó: “Nosotros abonamos como cualquier otro usuario, por eso exigimos un servicio óptimo como en cualquier otro barrio, 220 constante, que se pueda utilizar”.

Las deficiencias en el servicio de EDELAP se profundizan a medida que uno se va alejando del casco urbano. La semana pasada, vecinos de Villa Elisa estuvieron varios días sin luz, al igual que miles en Villa Elvira, Altos de San Lorenzo, Tolosa, Gonnet, City Bell, San Carlos, Melchor Romero, entre otros.