Por José Manuel Welschinger Lascano

Desde su nacimiento, hace más de medio siglo, la Orquesta de Cámara de la Municipalidad de La Plata había funcionado sin interrupciones; incluso en épocas de megacrisis inflacionaria como las de 1989 o 2001. Sin embargo, eso cambió cuando Julio Garro asumió frente al Gobierno de la ciudad. En ese momento, el cuerpo de músicos perdió la capacidad de sostener sus presentaciones debido al recrudecimiento de la situación económica del país. Y, pese a solicitar audiencias para solucionar este problema, el intendente demostró tener oídos sordos para la orquesta platense.

Por este motivo, los integrantes del organismo realizaron una nueva presentación en forma de protesta el jueves por la noche, donde deleitaron a un multitudinario público con obras de Mozart, Vivaldi, Albeniz y Piazzolla, entre otros; y, sumando al alto nivel del cuerpo musical municipal, las voces de Guillermo Fernández y distintas agrupaciones corales de la ciudad.

Sebastián Prusak es uno de los músicos más destacados de la orquesta, hijo de uno de sus integrantes históricos y nieto del maestro violinista Bernardo Prusak. En su rol de delegado de la orquesta frente a este conflicto, comentó a Contexto: “Se nos están agotando las instancias de diálogo para que presenten a votación el anteproyecto que preparamos, que es acerca de nuestra reincorporación a la planta permanente. Ya han pasado seis meses de postergación y nuestro caso no se resuelve, simplemente por la ausencia de voluntad política”.

El músico explicó cómo la situación de la orquesta se encuentra cajoneada por la máxima autoridad del Gobierno platense: “Es algo que se podría resolver en quince minutos, pero desde principios de año el anteproyecto sólo pasó de una comisión a la otra, de Cultura a Hacienda, luego a Legislación, y así fue que lamentablemente llegamos al receso invernal sin que se trate”.

“El asunto es que, por lo poco que avanzó, ya nos damos cuenta de que seguramente no alcance a votarse este año; y lo único que nosotros necesitamos es que el intendente nos reciba para negociar alguna respuesta transitoria, mientras transcurren esos tiempos legislativos”, completó.

Sin diálogo con el municipio

El destacado violinista, que ostenta una prestigiosa trayectoria a nivel nacional tanto en la música clásica como en el tango y el rock, brindó un panorama de la situación política en la que se encuentra el destino de la orquesta: “No tenemos diálogo con el intendente Julio Garro, con los concejales nos hemos estado reuniendo de forma permanente. Entre ellos, hay un grupo que nos apoya incondicionalmente, pero otro sector pone reparos en cuanto a los números”.

“Ellos no comprenden realmente de qué se trata sostener un organismo como el nuestro; que no es sólo cuestión de comparar los salarios con los de otros empleados u otros músicos, sino que es algo que debe ponerse en relación con el trabajo de la orquesta”, continuó.

Prusak explicó: “Por supuesto que, comparado con los pobres ingresos que actualmente reciben los empleados municipales, lo que un músico de orquesta necesita parece desproporcionado; pero, cuando se publique el estatuto con las nuevas grillas salariales, ahí se verá que no estamos hablando de nada por encima de lo normal”.

Abrumada por la devaluación, la orquesta se encuentra actualmente paralizada, con fondos que no alcanzan para cubrir su mantenimiento. “Para nosotros es una cuestión de lógica”, sintetizó. “No entendemos el sostenimiento de un organismo musical sin un presupuesto pensado en función de la realidad actual. ¿Se supone que nosotros tenemos que pagar para que la orquesta de la ciudad no se extinga?”, reflexionó.

A su vez, Prusak comentó cómo es el momento crítico que el organismo se encuentra transitando: “La orquesta tiene 52 años, no es sólo un servicio, sino parte de la ciudad. Nos vemos en la situación de tener que tocar como forma de protesta, porque nos preocupa que la orquesta se muera. Mientras el clima todavía era soportable, dimos estos conciertos en la puerta de la Municipalidad, pero ahora sólo nos queda encontrar apoyo en lugares donde nos ayudan a presentarnos, para poder mantener el contacto con el público. No queremos que la llama de la orquesta se apague con nosotros”.

Hasta 1994, los integrantes de la orquesta figuraban en la planta permanente de empleados municipales. Luego, comenzaron a trabajar bajo el cobro de un subsidio general, gestionado mediante una fundación cuyo único objetivo estaba en garantizar su funcionamiento.

“Nosotros siempre fuimos muy celosos de controlar esos números, y de garantizarnos que ese dinero se utilizara para la orquesta. El problema es que ese subsidio está desactualizado desde el año 1994, y entonces lo que planteamos fue subirlo de acuerdo a los números actuales de la economía”, remarcó.

Garro desconoció el subsidio

Según comentó el destacado violinista, una de las primeras medidas del intendente Julio Garro consistió en el desconocimiento de dos aumentos del subsidio, convenido con la anterior gestión. “Como estábamos trabajando con un subsidio que implicaba tener que poner la plata de nuestros propios bolsillos para seguir tocando, planteamos la necesidad de aumentar ese presupuesto; pero la única respuesta fue enviarnos al concejo, no evaluar ninguna contraoferta o medida alternativa que ayude a resolver la situación”. La excusa, en este caso, no fue la falta de presupuesto, sino que el intendente Garro consideró que una decisión de ese tipo no la podía tomar él solo. “Entonces tuvimos que gestionar la presentación de este anteproyecto, porque tampoco fue él quien se encargó de enviarlo”, comentó Prusak.

En estos momentos, la orquesta no se encuentra en suspensión por falta de presupuesto sino de gestión. El delegado del organismo explicó: “Sin una decisión política que haga decantar esta situación, está claro que nunca se va a terminar de resolver. Y además la paciencia de la orquesta ya se terminó. Cuando volvamos del receso la escalada del conflicto va a ser cada vez mayor”.

La situación, que no tiene precedentes, implica una enorme pérdida patrimonial para la comunidad platense. Prusak consideró: “En definitiva, quienes pierden con la extinción de la orquesta son los ciudadanos de La Plata. Nuestra orquesta ha ganado el premio Konex, que muy pocos organismos musicales del país tienen (de hecho, sólo nosotros y la camerata de Bariloche)”.

Lejos de ser sólo una formación musical, la orquesta realizaba una suma de trabajos de índole profundamente cultural. “Dos veces al mes íbamos a las periferias de la ciudad –comentó el delegado a Contexto– para acercar esta música a los lugares donde nunca llegaba, y también para mostrarle a la gente de esos lugares que la música que hacemos no es para los del centro solamente. Además, permanentemente hacíamos conciertos didácticos con chicos de escuela y con adultos, contándoles y enseñándoles de qué se trata esto de la orquesta”.

Carta abierta a Julio Garro

Pasaron ya tres meses desde la primera sesión del Concejo Deliberante, día en el cual, según usted, se votaría a mano alzada la continuidad de la Orquesta.

Hoy, con un Anteproyecto de Ordenanza presentado por los músicos que la integramos y con algunas ideas más para expresarle, es necesario que seamos recibidos nuevamente. Hemos pedido audiencia muchas veces y no hemos tenido respuestas.

Usted y los suyos espantan a la gente con un número que, más allá de estar desactualizado, es bajo en relación a otros organismos orquestales del país y también lo es en relación al presupuesto municipal (representa el 0,0028% del presupuesto).

Usted dice “Me piden un millón de pesos” y con eso intenta justificar el hecho de haber cortado hace seis meses la actividad de un organismo de 52 años. En primer término, nunca usted realizó una contrapropuesta a los fines de llegar a un acuerdo. En segundo término, el anteproyecto, que se encuentra en comisiones, no alcanza ni al 70% de esa cifra que a usted y los suyos tanto les gusta repetir. En tercer término, si nos recibe podremos expresarle otras posibilidades a los fines de que usted, por decreto, impulse el retorno de la Orquesta.

Por último, muchas cosas falsas se han dicho en relación a nuestra problemática, cosas que provocaron que tengamos que salir a desmentirlo en los medios, creemos, y esperamos, que todo haya sido por desinformación y no por mala intención, por eso, si sus intenciones siguen siendo las que nos manifestó en relación a la continuidad del organismo, le pedimos que nos reciba y solucione de una buena vez nuestra situación, reconociendo los seis meses que llevamos sin cobrar y sin actividad y dando continuidad a uno de los Patrimonios Culturales más relevantes de nuestra querida Ciudad. Esperamos esta vez sí ser escuchados y vernos pronto para un diálogo sincero.

Los Integrantes de la Orquesta de Cámara de la Municipalidad de La Plata