Por Roberto Álvarez Mur

En un clima de incertidumbre por parte de la gestión gubernamental, con el bloque opositor en presentación de medidas de amparo y un repudio social generalizado –tanto en detractores como en propios adherentes-, la controversia por los aumentos en las tazas de luz y gas no da tregua a Mauricio Macri y ya se convirtió en caldo de cultivo.

En vistas de la infortunada insistencia de “gastar menos energía” y la diatriba por “estar en remera y en patas” en invierno, hasta el propio presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, debió apañar el panorama al decir que quizás “no había sido muy atinado” el conjunto de aseveraciones por parte de Macri. Mientras tanto, ante la falta de conclusiones sobre el tema tarifazo, ya se palpita el primer cacerolazo general que se realizará desde la llegada de Cambiemos al poder.

“La respuesta del Gobierno que da ante la discusión del tarifazo, ya sea judicial como mediática, está por fuera de la legalidad”, dijo a Contexto el abogado y dirigente del Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad (CEPIS), Mariano Lovelli, desde cuyo organismo se impulsó la medida de amparo contra el tarifazo en la última semana, y que llegó a conseguir la declaración de nulidad de los aumentos por parte de la Cámara Federal de La Plata.

Respecto del avance contra las subas de precios, Lovelli remarcó: “Nosotros sostenemos que ante cualquier modificación en el monto tarifario tiene que estar sujeto a audiencia pública. No es un capricho, es un derecho constitucional. Este Gobierno, además, hizo campaña diciendo que iba a ser republicano y respetar las formas, lo que menos hace es eso”.

En un marco de plena discusión desde el plano judicial y su consecuente repercusión en las esferas mediáticas, Lovelli hizo hincapié en la vehemencia asumida por el macrismo frente a los reclamos: “El desprecio por la gente es visible. ¿El presidente nos va a obligar a estar con el poncho puesto todo el día en nuestros propios hogares? ¿Negarnos el disfrute de cuestiones básicas como un hogar confortable? Mientras pide ese tipo de sacrificios a la gente, él se muestra en Twitter mirando el partido de la selección con su mujer ‘en patas y en remera’ según su propio lenguaje. Hay un alto nivel de cinismo e insensibilidad”, dijo Lovelli, y agregó: “En cuanto al plano institucional persiste el error. En vez de llamar a una audiencia pública y discutir de cara a la sociedad cuál es el aumento, la distribución de costo y demás, prefiere no hacerlo. El aumento tiene que estar demostrado en los papales; en la medida en que no lo haga, entendemos que hay algo irrazonable en las utilidades de las empresas prestatarias”

No obstante, lejos de rever siquiera la estrategia discursiva, el diputado oficialista Eduardo Amadeo volvió a insistir: “El kirchnerismo nos hizo creer que uno puede vivir en un país sin pagar la luz, el gas o el agua. Nos dejaron una economía sin información”, indicó Amadeo. Y agregó: “Este gobierno reconoce sus errores y los modifica”. Previamente, en declaraciones radiales, Amadeo había aseverado que “pagar 300 pesos no es mucho, es una salida a cenar”.

Incluso, en una nueva intervención pública, Macri intentó presentar el aumento de tarifas como una medida de carácter ecologista: “La energía daña el medio ambiente, consumir energía contamina el medio ambiente, entonces por eso vienen estas inundaciones, y después las sequías, y todos los problemas que tenemos”, dijo. “Todo el mundo se dedicó a consumir mucha energía, pero ya el mundo entero se dio cuenta y hace ya un par de años todos están preocupados por cómo consumir menos”, aseguró.

“Creemos que esto es querer justificar lo injustificable. Podemos discutir que estábamos en una ecuación energética complicada en el país, por una cuestión de aumento de la demanda gracias al aumento del consumo de los últimos años. Pero eso tiene que ver con una calidad de vida y no con el derroche, como intenta plantear el Gobierno”, dijo a Contexto Raúl Calamante, secretario adjunto de la CTA de los Trabajadores de la Provincia de Buenos Aires e impulsor del apoyo al fallo del juez platense Luis Arias contra el tarifazo. “Son derechos básicos, como el de tener la calefacción adecuada en un hogar. No nos pueden venir a decir ahora que los trabajadores vivíamos en una ilusión o una irrealidad. La ilusión creo que en realidad la tienen los grupos concentrados, y es que volvamos a un país productor de materias”.

Asimismo, el dirigente sintetizó: “Necesitan un disciplinamiento en la clase trabajadora. Ya se empieza a vislumbrar la discusión que plantea Macri para perfilar el país en función de un modelo energético y productivo subordinado al esquema internacional y a las directivas de EEUU”.

En el mismo sentido se expresó hace unos días atrás la Concejal platense del Frente para la Victoria, Florencia Saintout, quien luego de un encuentro con el sector frutihortícola de la región expresó su preocupación sobre la situación de los ruralistas: “los productores frutihortícolas que hasta hace unos meses estaban discutiendo la distribución de la tierra ahora están viendo cómo van a hacer para pagar las facturas de gas que es más caro que el alquiler”.

La discusión pública sobre el aumento de tarifas marca un fuerte precedente en el aval social de las medidas de Cambiemos. Mientras el propio Marcelo Tinelli incluso comenta con ironía, en horario central de TV, que “no hay tarifazo porque hoy quedamos que es el 400% y nada más, ya está, eso no es tarifazo”, el descontento social sigue se cada vez más incontenible.