Por Roberto Álvarez Mur

“¿Por qué se produjo la represión?”, “A seis meses”, fueron algunas de las consignas con las que fue decorada la zona de Plaza Moreno ayer, al cumplirse medio año de la fatídica represión policial en las puertas de la Municipalidad de La Plata, cuando un conjunto de trabajadores despedidos se manifestó contra la gestión de Julio Garro. El grave episodio tomó repercusión nacional y quedó sellado como la marca de Cambiemos respecto de la criminalización de la protesta social.

En este sentido, muchos del los trabajadores reprimidos aquella ocasión se reunieron en el mismo lugar para realizar una jornada de reflexión y crítica del actual escenario político. La manifestación incluyó una muestra fotográfica montada sobre las vallas que recubren la entrada al palacio municipal y que, desde comienzo de año, nunca fueron retiradas de allí.

“Algunos de ellos no han siquiera podido llegar a verse en esas fotos ya que han fallecido, como es el caso de Jorge, uno de los compañeros que más herido fue, junto a la compañera que fue atacada con balazos en la espalda”, comentó a Contexto Gastón Del Conte, referente de los trabajadores despedidos por la gestión Garro.

“Fue una jornada principalmente de reflexión. La pregunta que aún nos seguimos haciendo es por qué y para qué el Gobierno de Garro reprimió. Si fue por una cuestión aleccionadora para los trabajadores, y en su defecto para la sociedad; o si fue realmente porque estaba en duda si éramos o no trabajadores, lo cual quedó descartado porque está comprobado que éramos todos empleados y cooperativistas de zanjeo, luminarias”, agregó.

La actividad comenzó hacia el mediodía de ayer, con una Plaza Moreno que recibió a los concurrentes con dos cortes simultáneos, uno de ATE y otro de trabajadores frutihortícolas de la región. La concentración comenzó con palabras de varios de los trabajadores municipales reprimidos, contando su experiencia y haciendo un balance hacia la actualidad.

“Para qué reprimió Cambiemos, nos preguntamos, si justamente no vinieron a cambiar nada. No han mejorado nada, los platenses que caminan la calle lo saben, hay situaciones muy delicadas que se siguen padeciendo. Al iniciarse al segundo semestre, lo primero que nos enteramos es de una patota entrando a Tiempo Argentino y además del plan sistemático de montar enormes operativos de seguridad en actos patrios”, expresó Del Conte.

“Reflexionamos con los compañeros que estuvimos allí, respecto del trabajo que venía desarrollando cada uno. Los que pudimos ingresar en esta pelea y fueron reincorporados siguen padeciendo hoy maltratos. La misma gestión municipal los ha convertido en ñoquis, porque no les hacen firmar ninguna planilla o los hacen ir a Dirección de Personal tanto a las 8 de la mañana como a las 2 tarde a que firmen y nada más”, agregó.

Del Conte remarcó el peso que hasta el día de hoy cargan aquellos que fueron protagonistas de la avanzada policial ocurrida en enero, tanto a nivel simbólico como laboral.

“Luego de la represión, quien ha tenido la posibilidad de quedar contratado con alguna función es estigmatizado de manera permanente, se tiene que andar cuidando de no sacarse fotos con uno u otro, o que no participen de actividades que fuera del trabajo podrían hacer. En fin, son vigilados por ese gran ojo que propone el Gobierno Cambiemos a través de redes sociales, de la televisión o algún comentario”, denunció.

“Nos pasó recién durante la manifestación. Nos estaban sacando fotos desde la Municipalidad para saber quiénes éramos, porque hicimos las pintadas con consignas”, completó. Luego de seis meses la consigna continúa y la gestión Garro volvió a escucharla.