Por Roberto Álvarez Mur

La Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Social realizó un conteo sobre la cantidad de tiempo dedicado a los principales noticieros de la televisión argentina en los último meses. Los números obtenidos de señales como Telefé, Canal 13, Canal 9 y Tv Pública mostraron la dinámica de construcción de agenda en la actualidad.

Para determinar qué es noticia y qué no, en nombre de los intereses de “la gente”, entre otras temáticas, el abordaje de los noticieros de la televisión abierta de la ciudad de Buenos Aires muestra:

  • Se le dedica a la educación el 2%.
  • A los derechos humanos el 3,6%.
  • A ciencia y tecnología el 1,5%.
  • Inseguridad y policiales el 28%.

En esta línea y con estos resultados, se realizó una encuesta sobre 393 personas y se les consultó sobre qué preferirían modificar o mantener de esta estadística. De ello se obtuvo:

  • El 68% de los encuestados pidió tener más noticias sobre educación y sobre ciencia.
  • El 67% pidió más información sobre derechos humanos.
  • El 61% pidió más información sobre niñez y adolescencia.
  • El 55% pidió más información en las categorías de “mi ciudad”, “mi localidad”.

“El promedio de duración de una noticia en la ciudad de Buenos Aires es de dos minutos con dieciséis segundos. Las noticias policiales y de inseguridad –con la comprensión de la categoría de inseguridad que no indica la prohibición de acceso a los derechos humanos sino a los de delitos hacia la propiedad privada– es de tres minutos y cuatro segundos”, aseveró la titular de la Defensoría del Público, Cynthia Ottaviano, quien presentó los datos del sondeo durante la conferencia realizada esta semana por el Frente de Comunicadores por la Expresión de lo Pueblos.

“Si estas no son lógicas de caos, si estas no son lógicas de disciplinamiento social a través de los servicios de comunicación audiovisual, explíquenme qué es”, señaló Ottaviano.

Marcha universitaria: el termómetro mediático

Otro de los datos relevados por el organismo se enfocó sobre la cobertura realizada por los noticiarios en torno a la multitudinaria marcha de trabajadores de la educación universitaria del pasado 12 de mayo en pleno centro porteño.

“América Noticias tuvo 0% de cobertura; TV Pública transmitió diez segundos al mediodía”, expresó la titular de la entidad.

Respecto de la masiva manifestación, los promedios de cobertura arrojados por el conteo de la Defensoría fueron:

  • En Telenoche, 1 minuto.
  • En Síntesis, 1 minuto 14 segundos.
  • Telefé Noticias, 1 minuto 41 segundos.

En el diario de medianoche de Telefé, la noticia no apareció en los títulos.

“Cuando el promedio de las noticias policiales y de esa categoría mediática de inseguridad es de más de tres minutos, en América Noticias Segunda Edición no se dedicó ni un segundo a la marcha universitaria. En Tele Nueve Central, por ejemplo, se le dedicó 36 segundos”, expresó Ottaviano.

“Cuando el catedrático estadounidense Owen Fiss dijo que existía la ‘censura empresaria’, desde mi punto de vista se estaba refiriendo a que, así como hay una matriz económica concentrada, también hay una matriz simbólica concentrada en la que se ejerce censura empresaria”, dijo la representante del organismo de Comunicación Audiovisual.

Y agregó: “Cuando hablamos de censura empresaria, hablamos de cerco informativo, lo que estamos diciendo es que el acceso a los derechos no forma parte de la noticiabilidad en la Argentina; es que el reclamo por el acceso a esos derechos está prácticamente silenciado, porque está marginado de la agenda informativa. Y cuando se marginan estos temas de las agendas, se marginan perspectivas y se marginan personas. Esto pasa cuando las jerarquizaciones de los criterios periodísticos quedan en manos privadas. Sin duda es hora de tensionar, de cuestionar y de restablecer nuevos criterios periodísticos y nuevas jerarquizaciones”.

Asimismo, Ottaviano agregó en su intervención durante la conferencia: “Cuando se silencia también se discrimina. Esa es la lucha que hay que tener clara, que es la que nos toca en estos días: lograr visibilizar lo que está siendo ocultado por quienes detentan el poder, que no son tantos en Argentina como las audiencias que reclamamos por tener esa información. Se ha invertido la lógica de las mayorías y las minorías: somos mayorías las audiencias y los grupos históricamente vulnerados los que reclamamos que esas minorías abran los espacios. Si no, estamos permitiendo que un derecho humano sea encerrado en una categoría tan vil como un privilegio”.

La Defensoría del Público es uno de tantos espacios desarrollados al calor de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual para amplificar los reclamos y las consultas que surgen desde las audiencias de medios. El organismo tiene competencia a nivel nacional sobre Radio y TV.