Por Héctor Bernardo

La Policía mexicana reprimió a docentes que realizaban un corte de ruta. El hecho dejó al menos ocho muertos, veintidós desaparecidos y decenas de heridos. El modelo neoliberal impulsado en México es el mismo que se pretende aplicar en Argentina y en el resto del continente. Ese proyecto, que se ve arraigado en los países que integran la Alianza del Pacífico, tiene dos elementos inseparables: ajuste y represión.

Los docentes agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realizaban un corte de ruta en Nochixtlan, Oaxaca. La protesta era contra la reforma educativa impulsada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto. El presidente mexicano envió una enorme cantidad de efectivos que, sumandos a los policías locales, desalojaron el camino a sangre y fuego. Según denuncia la CNTE, como resultado de la represión hubo ocho muertos, veintidós desaparecidos y decenas de heridos.

La cadena de noticias TeleSUR señaló que “organizaciones sociales, académicos e intelectuales de México y otros catorce países instaron al Gobierno de Enrique Peña Nieto a no reprimir más las manifestaciones del sindicato magisterial y que, en lugar de ello, se siente con el grupo que exige ‘justas demandas’ y busque soluciones apropiadas”.

Por su parte, el diario mexicano La Jornada destacó que “los profesores exigieron una vez más al gobierno de Enrique Peña Nieto la instalación de una mesa de diálogo para resolver la problemática generada por la implementación de la reforma educativa, así como la libertad de ‘todos los presos políticos y de conciencia’ tanto de la CNTE como de otras organizaciones sociales”. Los docentes denuncian que la reforma educativa ha causado miles de despidos injustos.

El periodista y analista político Carlos Aznárez, en diálogo con diario Contexto, señaló: “En esta represión se combina el Gobierno central de Peña Nieto (PRI) con el gobernador Monteagudo (PRD)”.

“Esto es el enfrentamiento del sector gremial combativo, no burocratizado, contra un proyecto neoliberal. Este modelo sólo cierra con represión. Es el modelo de Macri en Argentina, de Bachelet en Chile, es el modelo de la Alianza del Pacífico. Abarca a seudo progresistas, a derechistas, a ultraderechistas, pero la matriz económica es la misma. La idea es generar un Estado represor para imponer un modelo neoliberal”, aseguró.

Por último, Aznárez afirmó: “Ahora se puede ver el contraste entre toda la campaña europea contra Venezuela, el secretario de la OEA, Luis Almagro, pidiendo la aplicación de la Carta Democrática contra el Gobierno de Maduro, y, por otro lado, cómo ahora todos estos personajes se callan la boca frente a estas masacres. México está surcado todos los días por situaciones como está. Un grupo de sicarios del narcoestado, porque no cabe duda de que son narcos vinculados al Estado, el sábado tomaron un pueblo e hicieron huir a doscientas personas. Después, en otro pueblo, aparecieron quince descuartizados. Ese es el México que ni a Almagro, ni a Rajoy, ni a Felipe González, ni a ningún sector de la derecha parece inquietarles”.