Masiva demostración de unidad de los trabajadores de prensa contra el neoliberalismo...

Masiva demostración de unidad de los trabajadores de prensa contra el neoliberalismo macrista

Los gremios de todo el país que marcharon del Obelisco al Ministerio de Trabajo calificaron al 8J como un día “histórico”, que marca un nuevo capítulo en la lucha para hacer frente a los despidos masivos, el ajuste, los ataques a la libertad de expresión y la persecución sindical.

278
0

Por Fernando M. López 

“Hicimos historia. El 8J ya no es una sigla, es una realidad”, manifestaron los cuarenta sindicatos y federaciones que conforman la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa al concretar la primera demostración de unidad contra las políticas neoliberales del macrismo.

Tras el Día del Periodista, trabajadores y dirigentes gremiales de todo el país confluyeron en el Obelisco para marchar hasta la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, donde repudiaron los despidos masivos y la precarización laboral, reclamaron “un salario mínimo no menor a la canasta familiar” y exigieron que se termine la persecución sindical.

“Este año vivimos el peor 7 de junio desde que volvió la democracia”, dijo a Contexto Fernando Dondero, secretario general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), y detalló que de los 200 mil despidos que se registran desde el mes de diciembre, 2.500 corresponden al sector de prensa.

“Sólo en Capital Federal, hay seis despidos por día, según un relevamiento que hicimos en SiPreBA. También tenemos un marco paritario muy difícil, porque las patronales aprovechan esta situación para imponer acuerdos salariales a la baja”, agregó el gremialista.

En cuanto a las persecuciones, Dondero puso como ejemplo los casos de Minuto Uno, BAE y el Grupo Clarín, donde echaron a delegados electos democráticamente. El último fue un jornalero de AGEA, la planta impresora del diario Clarín y el deportivo Olé: “Presentamos un recurso de amparo por este compañero y la Justicia nos dio la razón. Luego fuimos con un escribano a la planta, pero Clarín sigue negándole el acceso a su puesto de trabajo”.

A esto se suma el proceso de “desguace” y ahogo financiero de los pocos medios críticos que quedan, mientras que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, mira para otro lado.

“Nosotros hemos venido varias veces a la cartera laboral por el caso del Grupo 23, pero lo dejaron en la nada. Triaca ni siquiera citó por la fuerza pública a Sergio Szpolski y a Matías Garfunkel, como debería haber hecho. A pesar de todo, los compañeros de Tiempo Argentino han formado una cooperativa para poder subsistir. En Radio América, los trabajadores siguen resistiendo sin cobrar sus sueldos desde el mes de diciembre”, indicó el titular de SiPreBA.

El cordobés Carlos Baldovino, secretario del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación (Cispren), alertó sobre una situación similar en su provincia, donde ya cerraron el diario El Argentino y la Radio LV2, mientras que en La Mañana de Córdoba “los compañeros están luchando para salir con un proceso cooperativo”.

“Los empresarios que se llenaron de plata con la pauta oficial a lo largo de una década se fueron como ratas y nos dejaron más de cien familias en la calle”, denunció.

Unidad

Todos los dirigentes gremiales que hablaron durante el acto frente al Ministerio de Trabajo destacaron que no habrá posibilidades de enfrentar el modelo de “hambre y exclusión” que se despliega desde la Casa Rosada sin la unidad del movimiento obrero.

“Los trabajadores de prensa no somos neutrales en esta disputa, porque sufrimos los años de sangre de la dictadura, las privatizaciones de los medios públicos durante el menemismo y ahora los despidos masivos. El macrismo llegó por los votos, pero es la continuidad de ese mismo ideario político. En cada una de las redacciones ya empezamos a militar el Plan de Operaciones de Mariano Moreno”, sostuvo Baldovino.

A su turno, el titular de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren), Roberto Zorrilla, destacó la “madurez política” de todas las organizaciones que decidieron sumarse a la Mesa Nacional del sector, una “idea que se venía trabajando desde hacía tres años y que logró plasmarse con este acto de unidad”.

“La unidad es fundamental, potente y arrolladora; la unidad del movimiento obrero es la que nos va a permitir estar a la altura de las circunstancias. No queremos este plan de ajuste, los tarifazos, los despidos, ni la devaluación. Este Gobierno arrincona a los trabajadores y les roba para seguir enriqueciendo a los poderosos y a las grandes corporaciones”, añadió al tomar la palabra Eduardo Carmona, secretario general del Sindicato de Prensa de Rosario (SPR).

Los dirigentes ratificaron, además, que seguirán defendiendo la libertad de expresión ante cualquier ataque, así como los estatutos y convenios del sector.

“Vamos a pelear por un país que nos pertenezca, donde los trabajadores puedan vivir felices, sin angustia ni temores, con empleo, salud y educación, con derechos claros, con información plural y federal”, concluyó Carmona.


 

COMPARTE