Por Leandro Gianello

La medida presentada por Macri busca poner un parche a la crisis generada por el propio Gobierno nacional que, al liberar las tarifas y cancelar los subsidios, desencadenó brutales aumentos en las boletas de luz de los clubes de barrio.

Siempre haciendo referencia al supuesto “sinceramiento de la economía”, el presidente insistió durante el acto de presentación que encabezó ayer en Lomas de Zamora que el descuento sirve para “acompañar a los clubes en este difícil momento que estamos viviendo”.

El anuncio del mandatario, que estuvo secundado por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, se realizó en el Club Atlético Social y Deportivo Juventud Unida, la misma institución en la que se filmó la película Luna de Avellaneda, dirigida por el cineasta Juan José Campanella.

Según lo declarado por el Gobierno, la medida “alcanzará a las 4.500 instituciones incluidas en el Registro Nacional de Clubes que tengan entre 50 y 2.000 socios”, un número capcioso si se tiene en cuenta que sólo unos cientos cuentan con la documentación completa que es requerida para acceder al beneficio.

A pesar de la pompa y la fuerte carga simbólica del acto, la medida no fue bien recibida por la Unión Nacional de Clubes de Barrio (UCB), quienes a través de un comunicado oficial calificaron el anuncio como “totalmente vacío de contenido y de argumentos”, enmarcado en un acto “demagógico”, con el solo objetivo de “tratar de frenar el descontento general que provoca esta dura realidad a la que nos han llevado por estas medidas económicas que sólo benefician a los que más tienen”.

En el mismo sentido, los referentes de la UCB aseguraron que esperaban “un anuncio reparador, reivindicador y justo para los veinte mil clubes de barrio del país, pero lamentablemente no fue así”. A raíz de esto, “hoy nos sentimos verdaderamente defraudados y solos”.

“Sentimos vergüenza por los anuncios del presidente Macri, y sentimos bronca por la pérdida de tiempo con el secretario (Carlos) Mac Allister, quien claramente no está a la altura que requiere la situación”, indicaron en el texto subido a la web durante la tarde de ayer, en el que también cuestionan “la utilización de quien visibilizó el drama de un club de barrio en Luna de Avellaneda”.

Los referentes de la UCB también se preguntan “cómo se aplicará ese descuento del 40% y a quiénes beneficiará”, ya que pocos clubes podrán acceder al registro, de la misma forma que ignoran lo que va a pasar con las tarifas de agua y gas, que “pusieron contra la lona a muchos clubes”, a los que les fue cortado el servicio por falta de pago.

“La puesta en escena de hoy fue un claro y desesperado intento por frenar la marcha y la caravana nacional que realizaremos desde la Unión Nacional de Clubes para seguir reclamando los derechos de todos los clubes del país. Esos mismos derechos que hoy les fueron negados una vez más”, expresaron en el comunicado.

Claudio Rial, presidente de la UCB, dijo a Contexto que antes del anuncio todos los clubes pensaban “que iban a retrotraer las tarifas o morigerar el aumento, pero lo que comunicaron hoy es una vergüenza”.

Entre las instituciones “hay aumentos del mil por ciento y proponen una rebaja del cuarenta por ciento, pero sólo para clubes que están anotados en un registro”, condición difícil de afrontar para los que no tienen CUIT, cuenta corriente, libros o tan siquiera Internet, advirtió Rial.

Debido a esto, “varios clubes van a empezar a cerrar sus puertas porque les resultará imposible funcionar, o deberán reducir horarios como los nocturnos, en los que se gasta más luz”, explicó el presidente de la UCB.

El anuncio de Macri “fue para confundir” y ganar tiempo, agrega Rial, ya que “hay muchos sectores que nos apoyan, incluidos intendentes de grandes distritos”, y con esto buscan desactivar los reclamos.

“Creo que no saben el daño y el perjuicio que están causando” en las miles de instituciones que cumplen funciones sociales, deportivas y culturales imprescindibles, que fomentan la inclusión y el sentido de pertenencia en la sociedad, concluyó Rial.

Mientras tanto, las respuestas a las medidas del Gobierno macrista no se hicieron esperar y desde la UCB convocaron a una caravana a Plaza de Mayo para hoy a las 18hs en reclamo por el futuro de los clubes.