Por Contexto

Si en una nota anterior habíamos presentado a Ezequiel Galli como “el mejor alumno” de Mauricio Macri, ahora ya estaríamos en condiciones de decir que el maestro está en peligro de verse superado. Es que el joven intendente de Olavarría vetó nuevamente una ordenanza del Concejo Deliberante que proponía la presencia del Estado para aliviar a los vecinos en el día a día. Ahora, la víctima de la furia vetadora de este macrista de pura cepa fue el boleto estudiantil gratuito.

En concreto, se trata de un veto parcial. Aunque muchos no lo creían capaz de tanto, el jefe comunal decidió modificar la propuesta a su imagen y semejanza: aplazó su aplicación para 2017 –cuando la idea era que rija a partir de este año– y le cambió los artículos centrales, quitándole su carácter amplio y universal.

Cuando se ponga en vigencia, el beneficio será sólo para quienes puedan acreditar que están “becados por su condición socioeconómica”. A su vez, el contenido agregado por Galli apunta a condensar en sus manos el funcionamiento el sistema: “Facúltese al Departamento Ejecutivo Municipal a reglamentar la operatividad del sistema, como así también las limitaciones al uso irrestricto del acceso gratuito al transporte”.

Había muchas expectativas puestas en la aplicación del boleto, ya que este distrito del centro provincial se había convertido en el primero del territorio bonaerense en aprobar una legislación de este tipo. Claro que esto contrastaba con la decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal de no habilitar los viajes libres para todos los niveles, según lo aprobó la Legislatura en 2015.

Había muchas expectativas puestas en la aplicación del boleto, ya que este distrito se había convertido en el primero del territorio bonaerense en aprobar una legislación de este tipo.

“Realmente no nos sorprende, porque veníamos de ordenanzas importantes que Galli había vetado. Nos duele mucho lo que ha hecho. Es un veto parcial pero desnaturaliza lo que el Concejo había votado por unanimidad, hasta por el bloque de Cambiemos”, consideró Einar Iguerategui, concejal del Olavarría del Frente para la Victoria. El edil recordó que los impulsores habían sido los de la Coordinadora por el Boleto Gratuito, un grupo de Centros de Estudiantes y agrupaciones políticas.

Justamente, la respuesta del sector estudiantil no se hizo esperar y ya anunció una reunión de urgencia, mientras que anunciaba una marcha para este lunes. Quizá de forma anticipatoria, hace días habían pedido una audiencia con Galli que nunca les fue concedida.

Desde la Coordinadora, el estudiante Martín Roldán dijo que “nunca pensaron que la decisión iba a ser tan tajante”, en diálogo con el programa radial Mejor de mañana. “Pensamos que no la iba a implementar, pero no que la iba a vetar”, agregó. “Parecía que no había intención de promulgar ni de implementar”, analizó.

Votos por vetos

Antes de que se conociera lo del boleto, Sergio Sarachu, un ex funcionario de Galli que renunció tempranamente a la Secretaría de Desarrollo Social, había salido a cuestionar el “cambio de votos por vetos” que había hecho el titular del Ejecutivo. Las expresiones fueron vertidas en su perfil de Facebook.

“Es otra estocada del hombre que ha ido de los votos a los vetos, del oído al odio, de la gratitud a la ingratitud, de la sonrisa al maltrato”, amplió Sarachu en relación con la imagen que suele “vender” Galli de joven amable. “Volveremos, personalmente o con nuestras ideas, porque hacer el bien finalmente tendrá lugar en Olavarría”, concluyó.

 Sergio Sarachu, un ex funcionario de Galli que renunció tempranamente a la Secretaría de Desarrollo Social, había salido a cuestionar el “cambio de votos por vetos”.

Esta medida llega cuando en la ciudad del cemento todavía duraba el malestar por el último veto de Galli, referido al impulso a las Bibliotecas Populares. La ordenanza, también votada con amplia mayoría, les permitía acceder a un subsidio municipal, estar eximidas del pago de servicios urbanos y pagar tarifas reducidas de servicios generales, estuviesen o no inscriptas en el régimen de personas jurídicas.

Otro veto polémico fue el del programa “Abrigar hogares”, que buscaba crear un registro con las viviendas deterioradas para arreglarlas. Las refacciones iban a ser pagadas por los beneficiarios en cuotas y según la capacidad de ahorro de cada familia.

Otras ordenanzas que no vieron la luz fueron la cesión de terrenos municipales preadjudicados a beneficiarios del sorteo del PRO.CRE.AR., la preservación del Patrimonio Histórico Cultural del municipio, el asfalto para las calles de los barrios Villa Aurora y SCAC. Algunas de estas habían sido pedidas por cursos de colegios secundarios.

Este viernes, el Concejo Deliberante sesionó en Colonia Hinojo, en un práctica que ya es una moda dentro de los hombres del PRO. Para seguir con la misma idea, y a instancias del municipio, se aprobó un aumento de casi el 50% en el estacionamiento medido. La nueva suba intentó ser rechazada por el kirchnerista Federico Aguilera, pero sin éxito.

http://perio.unlp.edu.ar/~diariocontexto/2016/05/15/el-mejor-alumno-de-mauricio-macri/