Volver a los noventa: YPF vende yacimientos en Río Negro

Volver a los noventa: YPF vende yacimientos en Río Negro

La puesta en venta de seis áreas de producción forma parte de un plan de desinversión y ajuste que, según las nuevas autoridades, es un “adecuamiento a la nueva realidad de la industria petrolera”. Preocupación en el sector gremial.

2105
0

Por Roberto Álvarez Mur

A nivel local, la noticia ya está en circulación desde hace rato: la nueva gestión de YPF puso en venta seis áreas de producción petrolífera en la zona de Río Negro. Se trata de vender El Medanito, la segunda área en producción de la compañía en la provincia, Barranca de Los Loros y el Santiagueño, esta última con un prominente prospecto de gas por desarrollar.

Además, la empresa buscará dejar sus participaciones en Loma Negra, La Yesera, Agua Salada, manejada por Tecpetrol, según trascendió en diversosos medios.

“No nos sorprende a los que estamos en esta actividad. Creo que las políticas en las que estamos hoy inmersos no son distintas a las que se instauraron en los noventa. Cuando dicen que empiezan a vender yacimientos, cosas que tienen que ver con la actividad petrolera, cuando se empieza con los achiques, es cuando tenemos que estar en alerta, porque ya sabemos lo que viene después”, dijo a Contexto el referente de la federación de Sindicatos Obreros Petroleros e Hidrocarburíferos, Ramón Garaza.

En declaraciones públicas, la nueva gestión de YPF argumentó que el plan de achique responde a un “adecuamiento a la nueva realidad de la industria petrolera”.

En tanto, el gremialista de la zona de Ensenada, Berisso y La Plata señaló la gravedad de la situación y las miras sobre la actual administración del Estado frente a la energía: “El ministro de Energía que tenemos, que es el mandamás de toda la actividad petrolera, del gas, del agua, de la electricidad, es un hombre que ha conducido la empresa Shell durante muchos años como CEO, y hoy nos enteramos que es accionista y en parte dueño de la empresa. Utilizando el sentido común, no sé si va a defender los intereses de una empresa nacional y popular como es YPF, que es de todos los argentinos”.

Desde que volvió al Estado, YPF nunca se desprendió de bloques en su totalidad. Sólo lo hizo con las áreas de la zona denominada Dorsal, que entregó a la estatal GyP a modo de pago por su participación en La Amarga Chica, una promisoria área no convencional.

“En los noventas ya tenían un vocero que era Neustadt, quien decía que YPF daba pérdidas y después el pueblo argentino creyó que había que vender la empresa más importante de nuestro país. Por eso rechazamos estas actitudes que tienen que ver con las riquezas de nuestro país”, expresó Garaza respecto de la situación de YPF en Río Negro, que va en sintonía con una crisis vivida hace un mes en la zona de Berisso, donde los rumores sobre una posible ola de despidos puso en alerta a todo el sector trabajador.

“Creo que es tiempo de que nuestra sociedad empiece a tomar un sentido de pertenencia más allá del signo político. Nosotros, desde nuestro sector laboral, defendemos un proyecto que tenga que ver con la defensa real de nuestros intereses. No sólo en nuestra actividad, sino en lo colectivo. Se invirtió en estos años en recuperar una empresa tan importante como fue YPF y hoy nuevamente la volvemos a entregar. Todo lo que significó Vaca Muerta, los polos ubicados acá en la zona de La Plata, incorporando cientos de jóvenes en empleo. Hoy hicimos un giro de 180 grados y estamos muy preocupados”, dijo Garaza.

“El petróleo tiene que ser nuestro y no tiene por qué estar en manos de las multinacionales, que lo único que quieren es saquearnos y vaciarnos. Estamos preocupados, pero también estamos ocupados en organizarnos para dar la resistencia que haya que dar”, agregó.

Hasta el momento, no existe certeza de quiénes serían los posibles compradores ni un número de precio tasado sobre las áreas de producción.