Renunció el delegado de Los Hornos en medio de un escándalo social

Renunció el delegado de Los Hornos en medio de un escándalo social

Luego de varias jornadas de protesta que incluyeron cortes en la avenida 137, quema de gomas y amenazas por parte de la Policía, el delegado comunal en Los Hornos de la gestión Cambiemos, Ricardo Bayes, presentó su renuncia ante el intendente por no poder dar respuesta a las demandas de los vecinos.

12572
0

Por Contexto

En horas de la tarde, el delegado de Los Hornos, Ricardo Bayes, presentó su renuncia en el Palacio Municipal luego de que vecinos de los barrios Sagrado Corazón y Las Palmeras se manifestaran frente a la dependencia municipal hornense para reclamar por la falta del servicio eléctrico, que ya lleva varias semanas sin funcionar. Es que, con la llegada del invierno, el consumo aumenta, principalmente para calefaccionar los hogares, lo que provocó que un transformador deje de funcionar ocasionando serios problemas para la vida del barrio.

Por su parte, la empresa EDELAP se presentó con una cuadrilla que retiró el transformador roto pero no lo repuso, dejando sin electricidad toda la zona. En algunos lugares, la falta del servicio se sufre hace más de un mes, lo que afecta también al suministro de agua, ya que sin electricidad no funcionan las bombas de extracción. Siendo además sectores populares y vulnerados, de cara al invierno tampoco pueden calefaccionar los hogares, lo cual pone en un serio riesgo la salud, especialmente de niños y ancianos.

Ante la nula respuesta de las autoridades municipales y de la empresa EDELAP, vecinos de los barrios Sagrado Corazón (80 y 142) y de Las Palmeras (143 y 72) decidieron salir a la calle para hacer pública su situación. Por eso realizaron durante las últimas semanas diferentes protestas, que incluyeron marchas a la Delegación (137 y 63), al Palacio Municipal y cortes en las avenidas 66 y 137.

En un principio, el delegado Bayes se hizo presente en los piquetes y les prometió a los manifestantes solucionar el problema a cambio de levantar la protesta. Los vecinos, en un acto de buena voluntad, accedieron al pedido del delegado, pero seguían pasando los días y la solución nunca llegó. Es por eso que decidieron continuar con los cortes. La respuesta de la gestión Garro, esta vez, fue mandar a la Policía a reprimir y amenazar.

Policías en (mala)acción

Mientras en el Concejo Deliberante se discute el protocolo antiprotesta de Cambiemos, el municipio decidió responder al reclamo de los vecinos enviándoles la Policía en lugar de soluciones. Por eso, en la noche del 25 de mayo, un cuerpo de infantería se hizo presente en el corte que realizaban los vecinos del barrio Sagrado Corazón en 137 y 80 para “disuadir” a los manifestantes.

En un contexto de creciente conflictividad social, falta de respuesta por parte del Estado y situación desesperante de los sectores más vulnerados de la ciudad, este tipo de accionar de la Policía se configura en disciplinador de la sociedad a través de la represión.

Fuentes presente en el lugar revelaron a este medio que “la Policía llegó para amedrentar a los vecinos, los amenazaron y los provocaban”. El hecho más tenebroso se dio cuando un efectivo policial le apoyó su escopeta Itaca en el pecho a un niño de doce años mientras le decía “a vos te voy a esperar hasta que tengas dieciocho para llevarte”. La Policía también increpó a militantes sociales que acompañaban a los vecinos en su protesta.

Una de las vecinas del barrio comentó que “si pasa algo con la cana, si matan a un pibe, el responsable va a ser el intendente Garro, porque aprovechan que la gente está desesperada para mandar a la Policía a amenazarnos”.


 

COMPARTE