Vencer el olvido

Vencer el olvido

506
0

Por Ana Victoria Carbonetti 

Hace un año escribimos que sobre Hugo Bacci podíamos decir muchas cosas. Quizá no hayamos dicho de él todo lo que esperaban, ni todo lo que se pueda decir. No es fácil recorrer el trazo de un hombre que vivió una vida poco común, una vida en la que habitaron –y habitan– tantas otras vidas.

No es un ejercicio simple revisar los capítulos de la historia de un hombre que hizo historia. Relatar al padre, al abuelo, al amigo, al compañero, al combatiente que anidaron en Hugo. No es tarea liviana rastrear la huella de quien hizo Patria.

Pero esa dificultad inabordable, ese abismo entre este hombre y la búsqueda utópica de encontrar palabras que lo definan, no es culpa nuestra. Es culpa de Hugo, por haber trascendido su propia existencia.

Hugo Bacci fue un revolucionario, con esa inmensa capacidad – que sólo los grandes tienen- de endurecerse sin perder la ternura. Hugo fue la mejor versión del peronismo, con esa combinación explosiva que se da cuando conviven, en un mismo cuerpo, la rebeldía de la juventud intacta y la sabiduría de los años.

Hugo Bacci era una clase de pensamiento nacional, para cualquiera que tenía la suerte de colarse en una de sus conversaciones. Un libro de anécdotas del exilio. Una operación a corazón abierto de la historia argentina, historia trazada a sangre y fuego sobre su propio cuerpo.

Hugo Bacci fue uno de esos tipos que desafían la muerte. No sabemos bien cómo, pero se le escurrió a los milicos en más de una oportunidad. Hugo es de esos hombres  que te complican la escritura y los tiempos verbales, porque no terminan nunca de irse. O nunca terminamos de soltarlos.

Hugo Bacci fue un golpe de suerte para muchxs de nosotrxs. Un maravilloso accidente en la historia de nuestras vidas jóvenes. Un rincón donde pudimos abrazar las contradicciones y putear a coro a los traidores. Un lugar donde volver siempre que perdiéramos el sentido de la militancia, para volver a encontrarlo.

Volvemos a Hugo cada vez que cantamos que vamos a volver. Y es Hugo Bacci la estación de la historia que nos recuerda que solo volveremos si somos mejores. Si somos más como Hugo.

A la memoria de Hugo Bacci,
al coraje y al inmenso amor de Lidia

Venceremos. 

Casa Popular Hugo Bacci 

COMPARTE