Por Alejandro Palladino

Una unidad básica del peronismo fue agredida. Esta vez fue en La Plata, el jueves a la madrugada, cuando un grupo de desconocidos rociaron con alcohol las paredes de la sede que tiene la JP La Cámpora en el barrio El Peligro, a siete kilómetros del casco urbano de la capital bonaerense. Cuando Leandro Souza Silicio, referente del espacio que vive en la parte trasera del mismo terreno junto a su familia, se dio cuenta de que el fuego empezaba a tomar el lugar, salió de su casa y logró apagarlo. Pero no pudo identificar a los atacantes.

Souza hizo la denuncia en la Comisaría 7ª y tanto él como sus compañeros esperan que la investigación identifique a los autores del ataque. Martín Sancholuz, compañero de militancia de Souza en el espacio, dijo a Contexto que la agresión contra el local tiene un “tinte político”, teniendo en cuenta lo que representa la unidad básica en el barrio.

Leandro Souza, estudiante de la Facultad de Informática de la UNLP y militante de La Fuente, que conduce el Centro de Estudiantes, es muy conocido en el barrio al igual que su familia. La inconfundible identificación política de la unidad básica y el reconocimiento entre los vecinos sobre quién es Souza son rasgos que alarman a los militantes.

El lugar funciona desde hace dos años y fue el punto de encuentro de las organizaciones peronistas que militan por la zona durante la campaña de las elecciones del año pasado. Actualmente allí se realizan actividades destinadas a la comunidad y los vecinos se organizan para hacer actividades ligadas a las mejores condiciones del barrio.

NANO CARA: “NO NOS VAMOS A AMEDRENTAR POR ESTE TIPO DE ACCIÓN QUE VA CONTRA LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA Y LA ELECCIÓN DE CADA PERSONA DE TENER SU FILIACIÓN POLÍTICA E IDEOLÓGICA Y EJERCERLA LIBREMENTE”.

“Es alarmante que pasen estos sucesos a tan poco tiempo de asumir una nueva conducción de los Gobiernos local, provincial y nacional. Preocupa y tiene una intencionalidad política”, dijo Guillermo Nano Cara, concejal del FpV Nacional y Popular de La Plata.

“Esto atenta contra la integridad de una familia que presta su casa para actividades que tienen que ver con el mejoramiento del barrio y los vecinos”, afirmó. Y añadió: “Los diferentes referentes barriales vamos a acompañar a Leandro. No nos vamos a amedrentar por este tipo de acción que va contra la defensa de la democracia y la elección de cada persona de tener su filiación política e ideológica y ejercerla libremente”.

Un hecho que se repite

El hecho no es aislado. Se suma a la detención de la militante social Milagro Sala, las represiones policiales como la del 9 de enero frente a la Municipalidad de La Plata con heridos de bala de goma, a su vez fogoneadas por el protocolo antipiquete de la ministra Patricia Bullrich, cuyo fin es restringir y controlar las protestas sociales en un marco social de ajuste y crecimiento del desempleo.

Este escenario fue el contexto en el que una serie de ofensivas violentas agredieron espacios de militancia del peronismo, parecidas a la de la unidad básica de El Retiro. El 9 de mayo, el Partido Justicialista de La Plata denunció la destrucción del portón de su sede de calle 54 entre 7 y 8.

En otros puntos de la provincia de Buenos Aires hubo ataques similares. En Lanús, el 12 de febrero seis personas que llegaron en moto, tras no poder ingresar, atacaron la sede central de ese distrito del Frente para la Victoria con siete disparos en la puerta del local. En aquel caso, los testigos comunicaron que los atacantes eran cercanos a Néstor Grindetti, el intendente de Lanús de la alianza Cambiemos con cuenta offshore registrada en los Panamá Papers. Algo muy similar pasó en Mar del Plata, cuando un centro de La Cámpora fue baleado a principios de marzo con cinco disparos de Ithaca.

Y uno de los casos que más resonó en el ambiente político nacional fue la agresión de una sede de Nuevo Encuentro mientras se realizaba un acto con cuatrocientas personas, lo que dejó un saldo de dos heridos de bala. El hecho fue leído por las agrupaciones políticas como un “atentado” de “violencia política”.


Anteriores: 

http://perio.unlp.edu.ar/~diariocontexto/2016/03/07/una-multitud-repudio-el-ataque-al-local-de-villa-crespo/