Ministros de Temer

Ministros de Temer

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afronta un juicio político sin haber cometido ningún delito. Sin embargo, el presidente interino y principal articulador de su destitución nombró un gabinete donde uno de cada tres ministros está acusado de corrupción.

747
0
El presidente interino Michel Temer abraza al senador Aecio Neves durante la ceremonia de posesión de los nuevos ministros en Brasilia.

Por Héctor Bernardo

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, parece ostentar más de un récord. El primero es ser uno de los pocos presidentes que llega al poder sólo con el 2% de apoyo popular. Según señaló la encuestadora Datafolha, ese es el porcentaje de brasileños que, si hubiera elecciones hoy, votaría por el actual mandatario de facto. El segundo, al tocarle remplazar interinamente a la presidenta Dilma Rousseff (en teoría, por ahora, sólo por 180 días), por cambiar todo el gabinete y remplazar a los ministros por miembros de los partidos de derecha que perdieron las últimas elecciones. Se podría decir que, en Brasil, hoy gobiernan los que perdieron las elecciones. El tercero, ser uno de los pocos –seguramente no el único– informantes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que llegan a ser presidente. Según consignó la organización WikiLeaks, tuvo reiteradas reuniones con miembros de la Embajada de Estados Unidos, en las que brindó lo que el actual presidente calificó como información “sensible” y “sólo para uso oficial”.

Además de todos estos tristes aspectos, Michel Temer tiene otro récord más: de los veintiún ministros que nombró, siete están siendo investigados por corrupción. En otras palabras, de cada tres de sus ministros uno tiene problemas con la Justicia, que son previos a su asunción. En la lista se puede encontrar que:

-El ministro de Planificación, Desarrollo y Gestión, Romero Jucá, está investigado en la causa Petrobras y Operación zelotes.

-El ministro de las Ciudades, Bruno Araujo, está involucrado en la operación Lava Jato. Su nombre aparece en una lista de supuestas donaciones realizadas por el contratista Odebrecht.

-El ministro de Turismo, Henrique Eduardo Alves, fue citado por la Policía Federal que lleva el caso de Petrobras.

-El ministro de Salud, Ricardo Barros, es investigado por fraude en distintas licitaciones.

-El ministro de Defensa, Raúl Jungmann, también aparece citado en la lista de “donaciones” hechas por Odebrecht.

-El ministro de Casa Civil (jefe de Gabinete), Eliseu Padilha, está denunciado por corrupción. El supuesto “arrepentido” Delcídio do Amaral denunció su participación en la operación Lava Jato.

-El secretario general de la Presidencia, Geddel Vieira Lima, está acusado de recibir sobornos en el caso Petrobras.

En los últimos años, la derecha se ha dedicado a atacar la imagen de los procesos populares de Brasil, Argentina y Venezuela, basando su discurso en tres ejes: inseguridad, inflación y corrupción. Sin embargo, sus representantes locales lejos están de ser la solución para estos problemas y, de hecho, en muchos casos son la causa de los mismos.

La foto del día de la asunción de los ministros de Temer no mostró un grupo de funcionarios impolutos. Esa imagen se parecía, más bien, al cartel de la película Los sospechosos de siempre.