Por Contexto 

A finales de abril se llevó adelante la feria Picurba: Picnic Urbano en las calles 12 y 476 de City Bell. Se trata de la tercera edición de la iniciativa dirigida por el Grupo El Día y el municipio de La Plata. La actividad consiste básicamente en una serie de puestos de comida artesanal. En la edición de este año se registraron varios hechos particulares. Todo esto en medio de un gran negociado que favoreció a muy pocos y le complicó la vida a los vecinos del barrio Savoia. Entre los hechos más relevantes durante la jornada del domingo 24, cuando vecinos intentaron hacerle llegar un petitorio con reclamos al intendente Julio Garro, una patota de violentos los amenazó con armas de fuego y tiros al aire a la vista de todo el mundo.

Ya no resultan extraños los manejos oscuros del municipio en apenas cinco meses de gestión. A los tiros del Mercado Regional, el extraño robo a la casa del intendente (del cual ya no se habla más) o la renuncia de funcionarios con pasado delictivo, ahora se le suma un nuevo tiroteo durante la feria Picurba. Vecinos y vecinas se acercaron a reclamarle al intendente Garro porque la feria usurpó y cercó por casi un mes los predios que pertenecen a los ferrocarriles nacionales y que son la única vía de acceso al tren que tienen los habitantes de Savoia. Además, no podían acceder al único espacio recreativo que tienen en el lugar, una canchita de fútbol donde se realizan torneos barriales amateurs.

Un picnic caro

La entrada a la feria tuvo un costo de setenta pesos por persona, pero los feriantes relatan que los organizadores les cobraron alrededor de 20 mil pesos por stand. También se apropiaron de algunos terrenos adyacentes al predio para que funcione allí el estacionamiento, con un costo de treinta pesos por vehículo. En ningún caso, ni a la entrada ni en el estacionamiento, se entregó algún tipo de recibo o factura. Sólo en algunos stands (y a pedido del consumidor) se elaboraban tickets. Algunos vecinos del lugar aseguran que el “estacionamiento más grande” era para la misma empresa que llevó adelante la feria, y hasta se montó un espacio para la capilla San Cayetano, que fue atendida por voluntarios de la capilla e incluso por el mismo párroco de lugar, aunque no se sabe cuánto se recaudó para ella.

Como si fuera poco, el predio quedó totalmente destruido luego de que terminara la feria, y actualmente los vecinos reconocen que le llevará meses al lugar volver a estar en condiciones para el uso público. Por supuesto que ni desde la Municipalidad ni por parte del Grupo El Día existió algún tipo de respuesta por haber privatizado un espacio que es de uso público.

A los tiros

Cuando los vecinos se acercaron la tarde del 24 de abril a reclamarle al intendente local la apropiación por parte de la empresa de terrenos que son públicos, negándole el único acceso que tienen los habitantes de Savoia a la estación de trenes de City Bell y a la cancha de fútbol, una patota los amedrentó a los tiros a plena luz del día.

Los vecinos identificaron a Carlos Luis López (46) como el tirador. Luego de que la Policía lo redujera, se le secuestró un arma de fuego calibre 9mm. Se sabe que López fue miembro de una fuerza de seguridad y que era empleado de una cuadrilla de limpieza de fachadas de la Municipalidad de La Plata. Desde la Secretaría de Comunicación de la comuna confirmaron que López será removido de su puesto.

Mientras tanto, avanza contra él una causa por “portación de arma de guerra” que lleva adelante la fiscal penal Leila Aguilar en el juzgado del juez de garantías Juan Pablo Masi. Ni siquiera este hecho, que puso en riesgo la vida de todos los presentes, fue motivo para revisar el Picurba, que siguió activo el resto del día como si nada hubiese pasado.