“Cada condena es una victoria enorme y más aún en este contexto, en el que Cambiemos declamativamente dice que apoya pero en los hechos no acompaña el proceso de Memoria, Verdad y Justicia. Pero evidentemente el pueblo argentino sí apoya este proceso y la mejor manifestación fueron las marchas del 24 de marzo”, resumió la abogada y militante de H.I.J.O.S. Nadia Schujman, luego de la condena del miércoles a prisión perpetua de Luis Abelardo Patti por el secuestro y asesinato de los militantes peronistas Osvaldo “el Viejo” Cambiaso y Carlos “Carlón” Pereyra Rossi, el 14 de mayo de 1983 en Rosario, cuando se retiraba la dictadura cívico-militar.

En una entrevista con Contexto, la abogada que representó en el juicio a Gladys y Ethel Cambiaso, hermanas de la víctima, analizó la importancia de esa condena al ex policía durante el genocidio, ex comisario, ex paladín de la mano dura en los noventa, ex intendente de Escobar, tanto para los procesos de Memoria como para la coyuntura política actual. El ex policía fue condenado a pasar la vida tras las rejas junto con los jefes del Destacamento de Inteligencia 121 Oscar Guerrieri y Luis Muñoz, y su par de la Bonaerense, Juan Spataro. Pero el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de Rosario también absolvió a seis represores, entre ellos cuatro espías, un militar y el dictador Reynaldo Bignone.

De todas formas, Schujman aclaró que ya no hay marcha atrás: “No pensamos retroceder, sino que, al contrario, pensamos seguir avanzando. Porque, aunque el contexto no sea el más favorable, no arrancamos de cero: hay toda una acumulación de más de treinta años, de todas las luchas que nos precedieron y nos parieron”.

-¿Qué análisis hacés de la condena a perpetua de Patti, que consiguieron en el marco de una causa compleja y en este nuevo contexto político?

-Para nosotros ha sido una gran victoria, porque es una causa que se sale del molde de otras por casos de lesa humanidad en las que hemos intervenido. En esta causa hubo que remontar muchas otras cosas para poder llegar, tanto desde el punto de vista jurídico, como también desde lo político, como el intento de impunidad de Luis Patti en la Legislatura. Los H.I.J.O.S. fuimos quienes con el CELS hicimos la presentación para que no asumiera como diputado y tuviera fueros. Cuando pudimos empezar a avanzar con tumbar la “cosa juzgada írrita” (NDR: doctrina penal que permite reabrir una causa cerrada por presiones), también intentó frenarlo. Recordemos que fue intendente de Escobar y es un personaje emblemático. Cuando arrancamos con esta causa, me acuerdo que me senté a leerla con mi compañera Ana Oberlin y no podíamos creer la cantidad de sobreseimientos que tenía, no sólo en relación con hechos de la dictadura, sino en democracia. Es que Patti fue quien representó en los noventa el discurso de la mano dura, fue quien dijo en un canal de televisión abierta que para esclarecer una investigación había que cometer tres o cuatro delitos, como allanamientos ilegales y torturas. Eso lo dijo en plena democracia ante los ojos de todos, y entonces parecía intocable. Y haber logrado la primera perpetua en los tribunales de San Martín por la causa de Manuel Gonçalvez y ahora por estos hechos, para nosotros representa una conquista enorme.

[pull_quote_center]Patti fue quien representó en los noventa el discurso de la mano dura, fue quien dijo en un canal de televisión abierta que para esclarecer una investigación había que cometer tres o cuatro delitos, como allanamientos ilegales y torturas. Eso lo dijo en plena democracia ante los ojos de todos y entonces parecía intocable.[/pull_quote_center]

-¿Qué importancia en particular tiene que las condenas sean por los asesinatos de Cambiaso y Pereyra Rossi?

-Por lo que significaron Cambiaso y Pereyra Rossi, por lo que implicaron sus homicidios, que fueron los últimos de la dictadura y que nosotros leemos en el marco de esa coyuntura como un hecho planeado en las más altas esferas. Por eso nuestra disconformidad con la absolución a Bignone, porque sus asesinatos fueron pergeñados, junto con el homicidio de Yager (Raúl Yager, asesinado el 30 de abril de 1983 en Córdoba), como un condicionamiento a la democracia. Estaban diciendo: ‘Nosotros nos retiramos pero nuestro aparato represivo sigue intacto y no estamos dispuestos a que los hechos que cometimos sean revisados’. Lo leemos en esa clave, porque entendemos que era un mensaje para toda la sociedad y para el peronismo en particular, porque ellos eran dos de los dirigentes más importantes que tenía la izquierda del peronismo y estaban ya hacía muchos meses trabajando en la presentación a elecciones dentro del peronismo con Intransigencia y Movilización, a la que pertenecía Cambiaso. Y Carlón, que era miembro de la conducción de Montoneros, pero que estaba trabajando en el blanqueo y presentación a elecciones de la organización. En lo mismo trabajaba Yager. Entonces, sus asesinatos fueron para condicionar eso.

-¿Cómo leyeron desde H.I.J.O.S. este proceso, teniendo en cuenta que además de evitar que Patti asuma en diputados, como organización nació cuando el ex policía pavoneaba su impunidad por la TV?

-H.I.J.O.S. nació en plena década del noventa cuando reinaba la más absoluta impunidad en el país. Por eso también nacemos a la escena política con los escraches. Nuestro nacimiento es militante contra (Adolfo) Scilingo contando por televisión cómo los marinos arrojaban gente al mar sin que eso tuviera una consecuencia penal. Esa búsqueda de la condena social y la reivindicación de la militancia política de los setenta fue también algo que marcó la política de H.I.J.O.S.

-Si los homicidios de Cambiaso y Pereyra Rossi buscaron condicionar la democracia naciente y el peronismo, ¿cómo entendés que impacta esta condena a 33 años del retorno democrático y a meses de la elección de la derecha por voto popular?

-Para nosotros es importantísimo. Y aun más al recordar las palabras finales de los imputados, como las de Guerrieri, por ejemplo. Ellos están envalentonados y le reclaman a este Gobierno la impunidad, porque entienden que son uno de los sectores que apoyaron para que este Gobierno llegara al poder. Por eso le reclaman en los tribunales, en el diario La Nación y en tantos otros lugares. Y nuestro mensaje es que claramente no vamos a retroceder ni un paso, sino que, al contrario, vamos a seguir adelante con los cómplices civiles y con los instigadores de la dictadura, que tiene que ver con el poder económico que entendemos que es el que representa el Gobierno de Mauricio Macri. Es decir, sabemos que representa el mismo poder económico que vino a instaurar la dictadura. Y cada condena es una victoria enorme, y más en este contexto en el que el Gobierno de Cambiemos, aunque declamativamente diga que apoya, en los hechos no apoya el proceso de Memoria, Verdad y Justicia. Pero evidentemente el pueblo argentino, al contrario de lo que algunos sectores intentan hacernos creer, sí apoya este proceso, y la mejor manifestación fueron las marchas del 24 de marzo de este año, que fueron las más multitudinarias de las que se tenga memoria. Para nosotros eso fue una manifestación de este apoyo.

[pull_quote_center]Nuestro mensaje es que claramente no vamos a retroceder ni un paso, sino que, al contrario, vamos a seguir adelante con los cómplices civiles y con los instigadores de la dictadura, que tiene que ver con el poder económico que entendemos que es el que representa el Gobierno de Mauricio Macri[/pull_quote_center].

-Como ya se ha dicho, ¿el camino de Memoria, Verdad y Justicia es irreversible?

-A este Gobierno y a los sectores a los que responde no les interesa que avancemos con estas causas porque no quieren que lleguemos a los civiles, a los empresarios, a quienes ellos representan. Y nosotros no pensamos retroceder, sino que, al contrario, pensamos seguir avanzando. Porque, aunque el contexto no sea el más favorable, no arrancamos de cero: hay toda una acumulación de más de treinta años, de todas las luchas que nos precedieron y nos parieron, como las de las Madres, la de las Abuelas, la de los familiares y las que van mucho más atrás tambien, que la dictadura quiso cortar, que nos respaldan.

[quote_recuadro]

El partido judicial frente al “proceso irreversible”

-¿Cuál opinás que será la reacción del Poder Judicial o, mejor dicho, ese sector conocido como “el partido judicial”?

-Es muy notorio cómo está jugando el partido judicial, en algunos casos descarada u obsenamente. Hay causas que son ilegales e insostenibles y sin embargo las sostienen. Es que el kichnerismo comenzó a tocar intereses que no esperaban que tocara. Y respecto a los procesos por crímenes de lesa humanidad, obviamente que las absoluciones en el juicio me preocupan, pero aun así me parece muy temprano como para hacer un diagnóstico. Además, los jueces una semana antes dieron condenas ejemplares en Santa Fe, condenaron por primera vez a un juez federal por el delito de apropiación de menores y dieron el máximo que pedimos.

-No se van a animar a ir para atrás…

-Creo que no van a poder sacar los pies del plato, porque es un proceso irreversible las conquistas hasta las que llegamos y las sentencias que ellos ya firmaron, sabiendo que las posiciones de los tribunales internacionales y el consenso y la legitimidad en la sociedad hacen que sea imposible una ley de amnistía ni ningún corte abrupto judicial. Lo que sí preocupa es que, no habiendo una clara voluntad política de apoyo desde el Gobierno nacional, sumado al recorte en áreas claves del Estado para el avance de las causas y que no va a haber nadie reclamando la celeridad, estos procesos que de por sí son muy lentos se lentifican aún más. Me preocupa también las prisiones domiciliarias automáticas que el mismo secretario de Derechos Humanos (de la nación, Claudio Abruj) está reclamando. Y también preocupa Milagro Sala detenida ilegalmente; preocupa Belén detenida en Tucumán ilegalmente; la causa que se ha armado contra la ex presidenta que no tiene ni pies ni cabeza… Esas señales del partido judicial sí preocupan. El Poder Judicial, como les dije a los jueces en los alegatos del juicio, es un Poder completamente desprestigiado, que jugó un rol fundante y legitimante en la dictadura. Ellos no asumen la responsabilidad, como cualquier otro funcionario público, de estar bajo el escrutinio del pueblo, la responsabilidad de rendir cuentas de sus acciones. Por eso hay un desprestigio cada vez más grande, y tarde o temprano la Justicia va a tener que democratizarse. Es el Poder menos democrático del Estado. [/quote_recuadro]