Sin diálogo, ni consenso, ni boleto estudiantil

Sin diálogo, ni consenso, ni boleto estudiantil

Miles de estudiantes, profesores y miembros de la comunidad educativa coparon las calles de la capital bonaerense para reclamarle a María Eugenia Vidal que se implemente la ley del boleto educativo, sancionada en 2015. La multitudinaria marcha nucleó agrupaciones de todos los signos políticos.

1038
0

Por José Welschinger Lascano

Miles de jóvenes se congregaron en La Plata para marchar en reclamo de la implementación de la Ley del boleto educativo sancionada en agosto de 2015, pero omitida y postergada desde el triunfo electoral de María Eugenia Vidal.

Desde distintos puntos de la provincia de Buenos Aires, miles de estudiantes y trabajadores de la educación viajaron hasta la capital para sumarse a la movilización, que recorrió las principales plazas y avenidas de la ciudad. La jornada culminó en un gran acto frente al Ministerio de Infraestructura.

En lo que fue otro episodio del histórico reclamo por el boleto escolar, nuevamente los jóvenes tomaron el centro de la escena para levantar las banderas del estudiantado. Tal es el caso de Candela, referente de la agrupación John William Cooke del Colegio Nacional de La Plata, quien se movilizó junto a sus compañeros en la fría tarde del viernes. “Hoy nos movilizamos sólo como una de las listas”, comentó a Contexto, “ya que no somos la conducción del Centro, pero tampoco podíamos dejar de marchar junto a la bandera de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), porque es la misma que llevaron los compañeros desaparecidos el 16 de septiembre”, completó.

Para Candela, el principal motivo para identificarse como agrupación está en la necesidad de demostrar que los estudiantes están organizados, especialmente cuando se trata de hacer visible un reclamo que involucra a todos los sectores de la comunidad educativa. “La lucha por el boleto ya se cobró demasiadas vidas, y hoy nuevamente sentimos que estamos empezando desde cero, porque el Gobierno cree que puede no cumplir con lo que tiene que cumplir”. Y remató: “Pero esta es una lucha que tiene encima todos esos años de resistencia, y por eso mismo no podemos abandonarla”.

image

Encolumnados junto a los estudiantes y los trabajadores, distintos referentes políticos engrosaron la multisectorial marcha. Tal fue el caso del diputado bonaerense por el Frente para la Victoria Adrián Grana, quien le dijo a Contexto: “El año pasado, en la marcha por el 16 de septiembre, yo decía que era muy fuerte participar de esa actividad dentro del contexto político en el que estábamos, con un Gobierno que defendía los intereses de las mayorías. Era una fecha de reivindicación, pero no dejaba de ser verdad que la mayor parte de aquellos reclamos históricos ya estaban consagrados como logros, y muchos de ellos ya estaban superados porque se habían convertido en leyes y políticas de Estado”.

“Hoy estamos concentrándonos en la capital de la provincia con gente de todas las localidades –enfatizó Grana–, no sólo para conmemorar y reivindicar, sino para pedir al Gobierno un auxilio concreto para poder acceder a la educación. El boleto no es un tema menor, es una cuestión de accesibilidad a la educación, especialmente para los sectores populares. Entonces, la sensación con la que marchamos hoy tiene mucho de fuerza y resistencia, pero también algo de angustia por la situación que están viviendo nuestros vecinos y el conjunto de la comunidad educativa, porque sólo nos están ofreciendo retrocesos”.

Para el diputado provincial por Nuevo Encuentro, lo que se vivió en la tarde del viernes en las calles platenses no fue ni más ni menos que el comienzo de aquello que mencionó Cristina Kirchner ante los cientos de miles de argentinos que fueron a escucharla a las puertas de Comodoro Py. “Todas las facciones, los signos políticos y las distintas organizaciones reuniéndose en función de la defensa de sus necesidades”, sostuvo Adrián Grana. “Esto es el frente ciudadano: la gente que comienza a reunirse para paliar la crisis, para no ceder ante la política de ajuste permanente que impulsa Mauricio Macri, y que se encuentra en la calle como pueblo para que no nos hagan retroceder hasta los lugares donde nos quieren hacer caer”, agregó.

El diputado concluyó: “Por eso estamos acá, para multiplicar las fuerzas y darle a nuestro pueblo un cerco que lo defienda de los ataques de la derecha, que viene por el bolsillo y por la felicidad de nuestra gente”.

Por su parte, Iván Maidana, militante peronista de Tolosa, explicó: “Nuestra ciudad tiene una historia muy personal con la lucha por el boleto escolar. Y ahora estamos entrando en un nuevo capítulo de claro retroceso. Luego de un precedente tan oscuro como fue la Noche de los Lápices, los jóvenes con su protagonismo finalmente habían logrado alcanzar una conquista; ahora, lo que estamos discutiendo ya no es solamente ese derecho que se había conseguido, sino también lo que produce este avasallamiento de tarifazos, con los aumentos en todos los servicios públicos, que sólo dan cuenta de un Gobierno que trabaja para los intereses minoritarios. Están desandando las políticas públicas que veníamos apoyando y sosteniendo; han instalado un falso debate respecto de lo que eran los subsidios, que eran una medida cuya única función estaba en garantizar que el presupuesto de una familia alcanzara para solventar su salud, su educación, y acceder al menos a cierto nivel de consumo: al transporte, y también en muchos casos al trabajo”.

Para Iván Maidana, la iniciativa del viernes fue algo completamente nuevo, ya que consideró que fue un acto en el que la sociedad se hizo escuchar para que se le reconociera un derecho adquirido, que todavía no estaba del todo incorporado por ser demasiado reciente.

“Estamos reivindicando las políticas públicas de interés general”, sostuvo. El militante platense consideró que no era casual que se eligiera el tema del boleto como principal motivo de reunión para todos los sectores, ya que en definitiva se reclamaba por el futuro de los argentinos, y por cómo se construirá la ciudadanía durante este Gobierno.

“Ellos llegaron hablando de sinceramientos –comentó Maidana–, de volver a la realidad, y ahora más que nunca estamos viendo cómo la desintervención del Estado en la planificación económica es lo que está causando que se ponga en duda la gobernabilidad. Ellos continúan insistiendo con las arbitrariedades del mercado, que todo se acomoda y se resuelve solo; y la realidad sincera es que lo único que han hecho desde su llegada fue beneficiar a los más poderosos. Los que defendemos que el rol del Estado está en la planificación de la economía, justamente lo hacemos porque entendemos que esa planificación siempre debe hacerse para garantizar los derechos; y también por eso estamos hoy nuevamente movilizándonos para defender esos derechos, para que no continúen avasallando los logros del pueblo argentino”.

Maidana no dudó en considerar que el resultado de esa multitudinaria concentración sería la conformación de una plataforma política en la que se organice, con una matriz popular y ciudadana, un proyecto que pondrá en el centro de la discusión la cuestión de las políticas públicas.

Reclamando por el derecho ya adquirido

imageLuego de recorrer todo el centro, la movilización se congregó en las puertas del Ministerio de Infraestructura, donde distintos oradores tomaron la palabra. La primera en hacerlo, fue Emilce Moler, una de las sobrevivientes de la Noche de los Lápices. “Parece mentira que hace tan pocos meses estuvieramos celebrando la Ley del boleto estudiantil, porque hoy no venimos a reclamar un derecho, gobernadora Vidal; ese derecho ya lo tenemos conquistado. Simplemente venimos a que se aplique la constitucionalidad. No pedimos por un Decreto de Necesidad y Urgencia, porque esta Ley fue sancionada democráticamente, con los parlamentos y las discusiones, y con el apoyo de las mayorías”.

Entre los aplausos de la multitud, Emilce concluyó: “Hoy vinimos a decirle que resuelva las cuestiones políticas desde la política, que esto no es un problema de números ni de cálculos, sino un problema de la política, que tiene que definir cuál será el lugar de la educación inclusiva, y si será removida del lugar central en el que habíamos conseguido colocarla. Simplemente le estamos dando la oportunidad a este Gobierno de mostrar algo de sensibilidad hacia los sectores sociales desfavorecidos. Por favor, hagan ese gesto”.

Luego tomó la palabra Julián Saraguetta, consejero nacional de la Universidad Nacional Técnica (UTN) y representante del Frente de Estudiantes del Conurbano (FEC), una de las agrupaciones que encabezaron la marcha durante la mayor parte de su recorrido. “Qué jornada histórica hemos conformado el día de hoy –se maravilló Saraguetta–, donde hemos podido confluir tantas fuerzas de distintos ámbitos de la educación a una misma movilización, a una misma plaza; todos juntos para demostrarle al Gobierno provincial que el movimiento estudiantil no arruga ni va a arrugar”.

Ante una multitud que aclamaba sus palabras, el referente del FEC se preguntó: “Pero, ¿en función de qué estamos conformando este gran escenario? Porque hoy, después de tanto tiempo, volvemos a tener un gran movimiento estudiantil marchando por una misma causa; y el derecho al boleto estudiantil es sólo una fracción de esa causa. Hoy nos reunimos a las puertas del mismo Ministerio de Infraestructura en el que hace un mes nos estaban dando vueltitas, creyendo que pueden manipular la Ley para dejar de implementarla. Y si alguno de estos funcionarios se piensa que acá vamos a aflojar, sepan que les vamos a llenar las calles hasta que consigamos que cumplan con la Ley; en La Plata, en el conurbano, vamos a demostrarles lo que es una verdadera expresión popular conjunta, que nuclea tanto a estudiantes como a profesores y no docentes. Porque lo que estamos defendiendo hoy acá es la familia de los bonaerenses, para que todos tengamos una vida mejor. Venimos con la fuerza de los jóvenes, eso que se siente en la sangre, y esperamos que la gobernación provincial empiece a cumplir con sus promesas de campaña: llenándose la boca con el diálogo y el consenso”.

Saraguetta concluyó: “Miren la cantidad de estudiantes que somos. ¿Dónde está el diálogo? No quieren reconocernos, sólo quieren postergar y cajonear una ley que nosotros vamos a defender hasta verla cumplida, tarde o temprano. Hasta la victoria siempre, compañeros”.

A su término, tomó la palabra el secretario general de la CTA autónoma y secretario general de ATE Provincial, Oscar de Isasi: “Hoy más temprano celebramos una reunión de todos los gremios estatales en la provincia, gremios que tienen grandes diferencias políticas”, comenzó De Isasi. “Pero hoy esos veinte gremios nos pusimos de acuerdo en transitar juntos el camino contra el ajuste, en la defensa del salario, de la fuente de trabajo, y también de la instrumentación del boleto educativo”. El gremialista negó rotundamente que la implementación del boleto no se estuviera haciendo efectiva por causa de algún problema económico, ya que la provincia de Buenos Aires genera el 37% de la riqueza del país; y consideró que si no se implementa es porque el Gobierno está decidido a que la riqueza no se distribuya.

“El ajuste es hoy, y no vamos a resolver todas nuestras diferencias ahora mismo, pero tenemos que entender que es necesario generar la unidad contra el ajuste; si no, alguna vez le vamos a decir a nuestros nietos que peleamos pero no lo pudimos frenar. Todos aprendemos, y ellos también han aprendido; por eso saben que vamos a resistir y por eso intentan construir un escenario de fragmentación, con todos los sectores separados. Así es como planean que las peleas contra el ajuste se conviertan en derrotas, y por eso nuestra unidad es clave ahora más que nunca; y cada avance es un triunfo de los trabajadores que nos acerca más a la justa distribución de la riqueza”.