Por Roberto Álvarez Mur

La Orquesta Municipal de La Plata arrancó en el año 63, y a mediados de los setenta el Gobierno peronista consiguió su planta permanente dentro de la Municipalidad. Este paso representó un nivel de estabilidad para sus músicos que se mantuvo hasta los noventa, durante el menemismo, con la ola de privatizaciones. Luego de idas y venidas, la orquesta pasó a depender de la Fundación Ciudad de La Plata, a través de un subsidio.

Después de cerrar el año pasado con idas y venidas de diálogo con diferentes sectores de la cultura a nivel local, Cambiemos suspendió la continuidad de la orquesta y, por primera vez desde su creación, dejó en silencio cinco décadas de trayectoria. Roberto Ruiz, músico y director que la vio nacer, habló con Contexto sobre su actual situación.

-¿Cómo se inició la orquesta?, ¿qué lo impulsó a encarar ese proyecto?

-La orquesta nació de la iniciativa de un grupo de jóvenes músicos de cuerda. En su momento, cuando se fundó en el año 64, la iniciativa tenía que ver con un desarrollo muy importante que había en el mundo con el repertorio de la música barroca del siglo XVI. El culto por esa actividad, por ese mundo, fue lo que impulsó la creación de la orquesta original, que apareció en principio como un proyecto privado. Después como un organismo social.

-¿Cómo fue esa transición a tener una promoción oficial?

roberto-Justamente, en función de ese despertar del gusto por la música barroca, fue algo muy fuerte. No fue muy difícil en su momento generar un interés en el Estado municipal. Empezamos actuando como particulares y luego fuimos pidiendo alguna forma de auspicio de la Dirección de Cultura municipal. Después de los años setenta, ya se fue consolidando la actividad regular a través de contratos que nos hacía el municipio. Fue en el año 75 que la orquesta fue incorporada al patrimonio municipal. Pasamos a ser empleados del Estado. Se crearon cargos y un ítem artístico municipal.

-¿Qué sensación provoca el actual freno de la orquesta, respecto de tantas décadas de trayectoria y el paso por tantas generaciones de músicos?

-Ha habido momentos más brillantes que otros en la historia de la orquesta. Justamente, en este momento está sufriendo una interrupción que está haciendo que no exista. Es muy triste y desagradable. Esto que empezó como una demora en el reconocimiento del subsidio que la sostiene hizo que dejemos de ser empleados municipales. Si bien en otros momentos, como la década de los noventa, la orquesta sufrió cambios mediante los cuales tuvo que empezar a funcionar a través de convenios, nunca hubo una interrupción. Arrancamos el año 2016 sin ninguna certeza sobre en qué términos la administración actual del municipio iba a resolver el tema de la continuidad. Ahora la continuidad ya se rompió.

-¿Cuál es la expectativa frente a esta situación?

-Estamos esperando a ver qué se resuelve. No estamos trabajando, no en términos profesionales. Estamos a la expectativa de cuál va a ser nuestra actividad futura a partir de ahora. Ya estamos en casi el quinto mes de inactividad musical.

-Tratándose de un elemento histórico como la Orquesta Municipal, ¿cómo cree que afecta esta suspensión a la cultura platense?

-Creo que es grave porque en algún momento esta orquesta emergió como una actividad regular musical de la ciudad. La aparición de la orquesta dio lugar a través del tiempo a un hábito cultural de la ciudad que ya se convirtió en un bien necesario. Hoy en día puedo asegurar que hay mucha gente de la ciudad que aprendió a seguir y amar la orquesta. Y me preguntan de manera permanente el porqué de esto. La gente no lo pueden entender. Para nosotros es algo que a todos se nos cayó, no sólo a los músicos, sino a los ciudadanos amantes de la música.

[quote_recuadro]

UN PATRIMONIO CULTURAL Y UN CIUDADANO ILUSTRE

Esta semana, la concejal platense del bloque Frente para la Victoria, Florencia Saintout, presentó en la última sesión del Concejo Deliberante un proyecto para declarar Patrimonio Cultural Intangible a la Orquesta de Cámara de la Municipalidad de La Plata. Asimismo, la edil platense propuso que su fundador, Roberto Ruiz, sea reconocido con el título de Ciudadano Ilustre de la ciudad de La Plata.

Al respecto, Saintout señaló que “la Orquesta de Cámara de La Plata tiene más de cincuenta años y surgió como orquesta municipal, pero luego fue desprendida de la Municipalidad. Así quedó a la deriva, con financiamiento a través de fundaciones, y en muchos casos fueron los mismos músicos quienes pusieron de su bolsillo para poder seguir tocando”. Además, la edil aseguró que “el proyecto entra perfectamente en las definiciones de lo que la UNESCO denominó Patrimonio Cultural Intangible y que la Argentina ratificó. Ahora pasa a la Comisión de Cultura y esperamos que se trate a la brevedad. Estamos trabajando para que esta orquesta pueda tener el valor que tiene para todos los platenses, para la ciudad y también para valorizar el trabajo de todos estos músicos”.

[/quote_recuadro]