Por Roberto Álvarez Mur

Diputados tanto del Frente para la Victoria, como del Socialismo y el Frente Progresista recibieron ayer la propuesta de Ley de Emergencia Social elevada desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), junto a Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa. La medida, impulsada en respuesta a la preocupación general por el aumento del desempleo y el incremento de la pobreza en los últimos meses, tiene entre sus principales ejes universalizar tarifas sociales de servicios y transportes, y la devolución del IVA para beneficiarios de planes sociales.

“Luego de cuatro meses de asumido el nuevo Gobierno, nos encontramos con un cuadro de deterioro del sector social. Hoy por hoy, un tercio de la población está con problemas para acceder a ingresos que le permitan vivir de manera digna. Esa es la situación que, desde nuestro punto de vista, debe ganar lugar en la agenda de políticas públicas y que debe poner a las clases dirigentes a discutir soluciones”, dijo a Contexto el coordinador nacional del movimiento Barrios de Pie, Daniel Menéndez.

Por otra parte, el secretario general de la CTEP, Esteban Castro, habló con Contexto sobre la necesidad de construir espacios desde las organizaciones populares: “No existe la posibilidad de ponerle freno al macrismo si no es salir a la calle en conjunto de la clase trabajadora, de la pequeña y mediana empresa y de los pequeños productores del campo. Si no podemos construir una unidad que ponga, por lo menos, un límite a este proceso, lo que va a venir es una película que ya vivimos, con el final que vimos en  2001”.

“Luego de cuatro meses de asumido el nuevo Gobierno, nos encontramos con un cuadro de deterioro del sector social. Hoy por hoy, un tercio de la población está con problemas para acceder a ingresos que le permitan vivir de manera digna.”

Días antes, las organizaciones tuvieron un encuentro con el cura Jorge Lozano, presidente de la Pastoral Social de la Iglesia católica, quien escuchó las preocupaciones que sostienen los diferentes organismos sociales respecto de la actual coyuntura.

Además, desde las agrupaciones aseguraron que Lozano compartió la preocupación por la situación de los más pobres. También recordó que, según datos de la Universidad Católica Argentina, hay en el país un millón y medio de nuevos pobres a partir de la devaluación aplicada en diciembre.

“Nosotros vemos un Gobierno que está construyendo un relato donde parece que la pobreza se va a resolver cuando se retome el crédito externo, cuando empiecen a llegar inversiones que puedan resolver el problema. Creemos que ese es un relato que plantea que la población espere a un futuro donde se van a resolver los problemas. Ya se ha probado muchas veces que la inversión externa no resuelve los problemas. Tienen que haber políticas que estén a la altura de lo que implica la realidad social”, dijo Menéndez, y agregó: “Tenemos que ir por el camino de las propuestas y generar consensos con diferentes actores políticos”.

Por su parte, en la presentación, el padre Carlos Accaputo remarcó la importancia de las organizaciones, y recordó el Encuentro Mundial de Movimientos Populares celebrado en Bolivia el año pasado. Accaputo señaló: “Me impactó mucho cuando Francisco, en su palabra a los movimientos sociales, los compara, de alguna manera, a lo que ha sido la historia del movimiento obrero a fines del siglo XIX, principios del XX”, con la diferencia que “hoy ya no es la cuestión obrera, sino la cuestión de la exclusión, de los que quedan afuera, de los que no entran”.

Además de la CTEP, la CCC, Barrios de Pie y la Pastoral Social, estuvieron presentes en la presentación representantes de los bloques de diputados del PJ, Libres del Sur, GEN, Partido Socialista, Frente Renovador, Frente Progresista y Proyecto Sur.