Por Roberto Álvarez Mur

El anuncio del presidente Mauricio Macri sobre la presentación del plan Primer Empleo fue uno de los ejes más levantados por los medios de la breve conferencia de prensa que brindó ayer. La iniciativa, que busca otorgar subsidios y exenciones de impuestos a empresas que incorporen empleados de entre dieciocho y veinticinco años, se presenta como la estrategia de Cambiemos para eludir los proyectos de ley del arco opositor para prohibir despidos y aplicar la doble indemnización.

“Hace cinco años que se crea empleo público artificial y se esconde la incapacidad de crecer”, aseguró Macri durante la conferencia como justificación de la aplicación de este proyecto, en una demostración más de la apuesta discursiva del Gobierno para avalar la pérdida de empleo estatal.

“Es una propuesta típicamente neoliberal en su concepción. Es una propuesta que oculta la problemática del empleo que, sin duda, va a ser la principal víctima de sus políticas”, había anticipado el año pasado el entonces ministro de Trabajo Carlos Tomada, cuando la propuesta del plan Primer Empleo asomaba la cabeza en la campaña macrista.

“Tienen contraindicaciones muy fuertes. Es una propuesta que termina desfinanciando la Seguridad Social. Ya está demostrado que no pasa por las cargas sociales el problema, esta idea de que ‘si les sacamos las cargas sociales va a haber más trabajo para los jóvenes’”.

“A nivel mundial, no hay una demostración empírica de que sacando las cargas sociales aumente el empleo”, había aseverado Tomada en aquel entonces: “Es desequilibrante socialmente. Implica que se despidan trabajadores con más de cuarenta años para hacer entrar jóvenes más baratos”.

Asimismo, el anuncio oficial del lanzamiento de la iniciativa remarcó “particularidades diferenciales para su instrumentación en las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes y Santiago del Estero”. En estos lugares no existirá límite de edad entre los requisitos para la aplicación del plan.

Por otro lado, la propuesta de Primer Empleo se presenta en un escenario donde la oposición parlamentaria logró avanzar en el Senado con un proyecto consensuado para declarar la emergencia en materia ocupacional por 180 días, como manera de frenar la ola de despidos tanto en el sector público como en el privado.

La iniciativa, impulsada con fuerza desde el FpV, obtuvo dictamen favorable de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, con el respaldo de 9 de los 17 senadores que la integran, por parte del Frente para la Victoria, el PJ La Pampa, el Movimiento Popular Neuquino y el GEN.

El sector macrista quedó en minoría y exigió escuchar primero a Jorge Triaca, a funcionarios del gabinete económico y al sector empresarial, antes de firmar dictamen alguno. Sin embargo, la oposición se impuso para firmar el dictamen de mayoría, consensuado entre propuestas de Daniel Lovera (PJ La Pampa), Mario Pais y Pedro Guastavino (FpV), y quedó en condiciones de ser tratado en el recinto.