Por Roberto Álvarez Mur

Tres nuevos casos de despidos masivos tomaron repercusión la última semana en diferentes puntos de la Argentina. Por una parte, la paralización de obras en la central nuclear Atucha II arrojó 2400 despidos en la construcción; en tanto, la planta de fabricación de celulares de Tierra del Fuego, Brightstart, confirmó 280 bajas; y se suma el cierre de la planta automotriz Honda, de Florencio Varela, con 250 cesantías. El total de los tres casos arroja una suma de 2.908 puestos de trabajo menos, sólo en los últimos días.

La fábrica de Honda en la localidad bonaerense de Florencio Varela fue tomada por los trabajadores durante la mañana de ayer. Denuncian que la marca japonesa decidió cerrar ese establecimiento, para mudar la producción a la nueva planta de Campana. El cierre fue confirmado un día después por la empresa.

El establecimiento de Florencio Varela se inauguró en 2006 y allí trabajan unas 250 personas en la línea de ensamblado de motos. La planta de Campana se inauguró en 2011, con líneas de producción para autos y motos, y en los últimos días, recibieron la propuesta de seguir trabajando en Campana, opción de difícil viabilidad si se tiene en cuenta que representa trasladar los puestos de trabajo a más de 100 kilómetros de distancia. La otra alternativa es aceptar un retiro voluntario.

Asimismo, la firma Brightstart, dedicada a la producción de teléfonos celulares, anunció la decisión de despedir a 120 empleados de planta permanente y dar de baja a la totalidad de los contratados y el denominado personal “de planta discontinuo”, con lo que sumaban 258 desafectaciones. La sede de su planta industrial está en Tierra del Fuego y fuentes gremiales aseguraron que la crisis laboral está vinculada a “medidas del Gobierno nacional como la apertura de las importaciones y la devaluación”. En tanto, la UOM regional mantuvo una asamblea esta semana para buscar una solución a los inminentes despidos.

El desmantelamiento de Atucha

Por otro lado, el número más preocupante lo encuentra el conjunto de trabajadores de la central Atucha II, de Zárate. La paralización del plan nuclear instaurado por el kirchnerismo, terminó con los puestos de trabajo de 2400 empleados. En diálogo con Contexto, el delegado de Zárate de la UOCRA, Julio González expresó: “Antes de profundizar el plan de lucha vamos a tratar de apuntar a una instancia de diálogo. En estas horas estaremos esperando el llamado del directorio de la central o el mismo Ministerio de Energía para encauzar el diálogo y llegar una solución”.

El gremio de trabajadores realizó una protesta frente a la central nuclear y luego una asamblea donde se resolvió continuar en vías de negociación para darle solución definitiva al conflicto. González agregó: “A mí me cuesta mucho confiar en un Gobierno que hasta ahora no hizo más que ir en contra de los derechos y los intereses de los trabajadores. Cuando dejan a los compañeros sin trabajo, sin el bien más preciado que tenemos, es muy difícil confiar. Para que este Gobierno se gane la confianza del trabajador primero tiene que demonstrar que están pensando en los trabajadores”.

“cuesta mucho confiar en un Gobierno que hasta ahora no hizo más que ir en contra de los derechos y los intereses de los trabajadores. Cuando dejan a los compañeros sin trabajo, sin el bien más preciado que tenemos, es muy difícil confiar”. Julio González, Uocra Zárate.

En un escenario de tensión respecto de la estabilidad económica y laboral, las estadísticas y estudios calan cada vez más profundo en la opinión pública.

Según un balance realizado en base a datos de AFIP, el derrumbe  en el empleo alcanzó un nivel pérdida ´sólo en el sector privado- de más de 26 mil puestos de trabajo en el último semestre, respecto del anterior. La cifra, publicada por el propio diario Clarín expresa: “Con el sector de la construcción a la cabeza, entre octubre de 2015 y febrero de este año se perdieron 26.035 puestos de trabajo en el sector privado, de acuerdo con la información que surge de las declaraciones juradas presentadas por las empresas ante la Seguridad Social”.

“Según los registros de la AFIP, y con relación a un año atrás, los números marcan una suba del empleo privado hasta octubre-noviembre, para descender en los meses siguientes a los niveles de mitad de 2015. No obstante, desde febrero 2015 a febrero de este año, se pasó de 6.438.596 empleos a 6.555.412, o sea 116.816 empleos más”.

El Cambio avanza con fuerza y miles de trabajadores lo están padeciendo.