Cuando los trabajadores auxiliares de escuelas del sindicato de ATE y SOEME fueron a los cajeros a cobrar sus sueldos, se encontraron con que la gobernadora María Eugenia Vidal les había descontado el 70% de sus salarios de 8.500 pesos, que a su vez no entraron a paritarias porque la mandataria las cerró por decreto por la aceptación de algunos sindicatos como UPCN y FEGEPPBA tras ofrecer un 15% de aumento, que fue rechazado por los otros gremios por la inflación y la devaluación, incluso antes del tarifazo. La razón del Ejecutivo provincial para rebajar de manera tan abrupta los sueldos fueron las medidas de fuerza que los trabajadores llevaron a cabo durante veintidós días para exigir una reapertura de paritarias, lo que motivó una intervención de la Justicia platense contra el Ejecutivo provincial al considerar que los descuentos “superan todo límite de legalidad y razonabilidad”.

Los recortes de ingresos de Vidal también afectaron, denunciaron los gremios, “a personal que se encontraba de licencia por enfermedad y embarazo”, sin distinguir los casos.

En una situación muy similar están los sindicatos de la Asociación de Judiciales Bonaerenses y el sindicato de salud CICOP, con paros de 48 horas.

“Tenemos que ser convocados a paritarias como corresponde y no de esta manera arbitraria y unilateral con decretos que van contra las leyes” dijo a Contexto Yamila Moreno, secretaria gremial de ATE.

Durante esta semana, los sindicatos SOEME y ATE (que está de paro desde ayer) realizaron intervenciones con asambleas en diversos consejos escolares de la provincia de Buenos Aires, como en Quilmes, Berazategui, Carmen de Patagones, Avellaneda, Bahía Blanca y La Plata, en rechazo tanto del Decreto 230/2016 que delega mayores poderes a los ministros y funcionarios de su gobierno, como también de los proyectos de ley enviados por Vidal a la Legislatura, definidos como de “modernización del Estado” y de “emergencia administrativa y tecnológica”, que ponen en jaque a 10.000 trabajadores estatales más, según el gremio, profundizan la flexibilización laboral y atentan contra la Ley 10.430, normativa que le aporta seguridad social a los estatales.

En esas reuniones, ATE y SOEME elaboraron una presentación conjunta. A partir de esto, la Justicia de La Plata dio lugar ayer a la medida cautelar solicitada. El fallo fue dictado por el juez en lo Contencioso Administrativo Luis Arias, el mismo que dictó una precautelar por el cierre de paritarias de Vidal semanas atrás, medida que no prosperó.

“El carácter alimentario del salario impide que los descuentos y retenciones superen el 20% del haber a efectos de garantizar la subsistencia del trabajador y su grupo familiar”, indicó Arias.

Protocolo y leyes contra los trabajadores estatales

Entre los efectos de los proyectos de Vidal, la gobernadora crea un nuevo tipo de contrato para los trabajadores, bajo la denominación de “autónomos”. El repudio de los trabajadores, informó ATE a Contexto, es contra el decreto de Vidal que “elimina el contrato de servicios de la Ley 10.430 por fuera del ámbito paritario”.

“Este proyecto de ley de emergencia administrativa y económica lo que hace es eliminar ese contrato de servicio” regulado por la Ley 10.430 y “crear un nuevo contrato de servicio sin relación de dependencia con el Estado”, dijo Moreno a Contexto.

“Nos van a sacar derechos que ya tenemos, porque los contratos de servicio previos tienen el mismo efecto previsional que un agente de planta permanente, con antigüedad, Ioma y aportes”, agregó.

Otro peligro que denuncian desde ATE es que, al flexibilizar la situación de los trabajadores auxiliares, Vidal busca hacer ingresar al sector privados a los pasillos de las escuelas.

Oscar de Isasi, titular de ATE provincial, sostuvo que Vidal “abre la puerta para despedir masivamente, desguazar el Estado y contratar empresas con mínimos controles”.

Además, según informó ATE provincia de Buenos Aires a Contexto, hay un expediente que desde Cambiemos buscan hacerlo decreto que congela los pases a planta permanente y temporaria. Entre tanto, afirmaron que “todas las vacantes que vayan surgiendo en los distintos Ministerios se las lleva el Ejecutivo y las congela, no se pueden cubrir. Se jubila alguien y no cubren el cargo. Lo pueden hacer sólo mediante un contrato nuevo, no con la cobertura del cargo real como corresponde”.

Por otra parte, el Consejo Nacional y los secretarios de las provincias de ATE confirmaron un paro nacional para el 19 de abril.

El caso de la Secretaría de Medios

Ante la falta total de respuestas, los trabajadores de la Secretaría de Medios de la provincia de Buenos Aires llevaron adelante retenciones de tareas “de media jornada por turno”, informaron a este medio desde el gremio estatal. Son 26 los trabajadores a quienes se les venció el contrato el 31 de marzo y no recibieron notificaciones de despido.

“Infinidad de veces les pedimos reuniones por lo preocupante que es la situación de los compañeros, pero nunca tuvimos respuestas”, dijo a Contexto la secretaria gremial de ATE Yamila Moreno.

El martes pasado, los trabajadores fueron recibidos por funcionarios del Ministerio de Trabajo provincial, quienes ofrecieron renovar contratos hasta el 30 de junio y acordes a los salarios del año 2015, propuesta rechazada por los gremialistas, que exigen contratos de nueve meses y aumentos acordes a la inflación y el ajuste tarifario. También les dijeron, informó Moreno a Contexto, que ayer les contestarían, aunque al cierre de esta edición no había respuestas y los trabajadores evaluaban qué tipo de medidas de fuerza tomar.