Por Manuel López Melograno

El fiscal federal Federico Delgado dio lugar a la denuncia hecha por el diputado nacional por Neuquén, Norman Darío Martínez, porque el Presidente figura en los directorios de dos empresas “offshore” creadas en Bahamas y Panamá, y pidió que se investigue si “omitió maliciosamente completar su declaración jurada”, y si “la vida social de las empresas infringió algún tipo de delito penal” y, en ese caso, “si Mauricio Macri tuvo que ver con la puesta en movimiento de ese comportamiento societal”. Si bien hubo aclaraciones en ese sentido, “el trabajo judicial es determinarlo”, detalló el Ministerio Público al admitir la presentación.

En la lectura de la denuncia completa, caratulada “Macri, Mauricio s/ infracción artículo 303 del CP”, la fiscalía establece que el Presidente de la Nación fue director y vicepresidente de la firma “Fleg Tradin LTD”, radicada en las islas Bahamas desde el año 1998. También, de otra sociedad denominada “Kagemusha SA.”, registrada en Panamá y aún en funcionamiento. Por eso, el fiscal pide que “a partir de la naturaleza de dichas firmas, sociedades de las conocidas como ‘off shore’, el denunciante traza una perspectiva de investigación que, tamizada por el Código Penal de la República Argentina, justifica la apertura de una investigación”.

De este modo, Delgado requirió a la Justicia informes a la Oficina Anticorrupción y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), mientras que la imputación se da en el marco del escándalo revelado la semana pasada por la divulgación de información de cuentas en paraísos fiscales denominado “Panama Papers”, que fue impulsado por más de trescientos periodistas de todo el mundo nucleados en el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

“Todas estas sociedades se constituyen como vehículo para blanquear activos, concretar una evasión impositiva u otro delito, y que se registran en paraísos fiscales, como islas Bahamas, para proteger los secretos financieros de sus directores y accionistas, y mantener ocultas sus operaciones”, dice la presentación judicial. Y hace una aclaración procedimental: “La labor del sistema judicial de nuestro país se ve acotada a límites precisos: los de la ley vigente. En este caso, se habrá de determinar, como primer paso, si el señor Mauricio Macri omitió maliciosamente completar su declaración jurada”.

“La labor del sistema judicial de nuestro país se ve acotada a límites precisos: los de la ley vigente. En este caso, se habrá de determinar, como primer paso, si el señor Mauricio Macri omitió maliciosamente completar su declaración jurada”, dijo el fiscal.

Entretanto, el fiscal hace referencia a la firma “Fleg Tradin LDT”, radicada en Bahamas desde el año 1998 para hacer inversiones en Brasil, de la cual el Jefe de Estado fue director y vicepresidente. También señala a la sociedad denominada “Kagemusha S.A.”, registrada en Panamá y aún en funcionamiento.

Es que, según el fiscal, en los documentos filtrados en el informe de “Panamá Papers” que hoy sacuden al mundo, el mandatario “fue Director y Vicepresidente de una sociedad offshore registrada en las islas Bahamas, desde 1998 identificada como Fleg Trading Ltd. Que la mencionada sociedad fue armada por Mossack Fonseca, un estudio panameño conocido por hacer gestiones y constituir sociedades en paraísos fiscales”.

Más allá de las presunciones de inocencia y las propias declaraciones de Macri, el fiscal busca establecer “si el Señor Mauricio Macri omitió maliciosamente completar su declaración jurada”, en tanto aclara que “se trata de la figura prevista en el artículo 268, ter, del Código Penal, que establece: En la misma pena [15 días a dos años e inhabilitación especial perpetua] incurrirá el que maliciosamente, falseare u omitiere insertar los datos que las referidas declaraciones juradas deban contener de conformidad con las leyes y reglamentos aplicables”.

Esa figura, dice Delgado, se incorporó a la legislación local como parte de los compromisos asumidos por el país en la lucha contra la corrupción. En otras palabras, como primer paso, hay que chequear si Mauricio Macri, con intención y voluntad, omitió no declarar esa participación societaria que le atribuye el denunciante.

No sería la primera vez

En cuanto a los antecedentes del primer mandatario y sus obligaciones, está claro que tiene la obligación de mostrar los papeles de esas sociedades y sus movimientos, para que la Justicia pueda determinar más allá de sus dichos y constatar exactamente para qué se usó o no se usó la firma.

En ese sentido, la diputada nacional de Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti, contó al canal C5N que ni como diputado de la nación en 2001, ni como Jefe de Gobierno de la Ciudad después figuran estas empresas en su declaración jurada. Y recordó que, tras una denuncia que ella misma impulsó, Macri “está imputado en una causa por haber presentado una declaración jurada trucha a fines de 2015. Son dos declaraciones juradas distintas: una como Jefe de Gobierno de CABA y otra como candidato a Presidente. La denuncia siguió su curso, el juez lo imputó y ahora está en la oficina anti lavado”, concluyó Cerruti.

Macri está imputado en una causa por haber presentado una declaración jurada trucha a fines de 2015. Son dos declaraciones juradas distintas: una como jefe de Gobierno de CABA y otra como candidato a Presidente.

El descargo de Macri

A últimas horas de la tarde de ayer, y con la excusa de anunciar en envío al parlamento de la Ley de Acceso a la Información Pública, Mauricio Macri hizo un descargo en un discurso de nueve minutos (lo presentó como conferencia de prensa, aunque no admitió preguntas). “Estoy muy tranquilo. He cumplido con la ley y no tengo nada que ocultar”, dijo, y aseguró que hoy se presentará ante la Justicia civil para pedir una declaración de certeza ante la imputación que le formuló el fiscal federal Federico Delgado. “No he falseado mi declaración jurada del año 2007-2008”, dijo al referirse a la imputación de la fiscalía, y sólo agregó: “Me pongo a disposición de los jueces que lo requieran” .

Otro aspecto que quedó por fuera de las coberturas de los medios digitales ayer es la referencia de la fiscalía que sugiere que se obtengan los textos pertinentes de la agrupación de periodistas que dio a conocer los hechos y se “requiera a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) las declaraciones juradas de Mauricio Macri, a la vez que se requiera al Señor Director del organismo un amplio informe que detalle la dinámica tributaria y que especifique qué sujetos están obligados a declarar su participación en sociedades off shore”.

Pedido de informes de Universidades

En el documento presentado a la Justicia, el fiscal Delgado sugiere al juez que requiera una opinión consultiva a la Oficina Anticorrupción y a las Facultades de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y Torcuato Di Tella sobre el alcance de la obligación de declarar sociedades de esta naturaleza, a la luz de la ley de ética pública.

Finalmente, sugiere que, con respecto a la “vida societaria” de “Fleg Trading LTD” y “Kagemusha S.A.”, el Ministerio Público Fiscal estima que deberán solicitar un amplio informe a la Inspección General de Justicia y a la Unidad de Información Financiera.

[quote_recuadro]

Nueve detalles de Macri y el PanamáGate

En medio del escándalo que surge tras encontrar al Presidente en las listas de Panamá Papers, la diputada nacional de Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti, refrescó las causas y denuncias en la que la Justicia ha requerido del mandatario y las resume en nueve ítems.

UNO. En el momento en el que se funda la compañía “Kagemusha S.A.” (1998), Mauricio Macri estaba procesado por evasión impositiva y contrabando.

DOS. La empresa la cierran en 2009 porque, cuando el candidato Mauricio Macri decide presentarse a la presidencia, empiezan a emprolijar todos los problemas que existían con las empresas a su nombre.

TRES. Mauricio Macri fue procesado durante el menemismo por contrabando, evasión impositiva; en la Alianza, por las cámaras de seguridad en el Club Boca Juniors; y al inicio del gobierno de Néstor Kirchner, junto con el actual Ministro de modernización, Andrés Ibarra, por el tema de los sobreprecios en el Correo Argentino.

CUATRO. El grupo que manejó todo estaba integrado por Mauricio Macri, Andrés Ibarra y Néstor Grindetti. “Son los mismos que manejaron el Gobierno de Groso en la Ciudad de Buenos Aires cuando Macri y su grupo eran un gobierno paralelo al de Groso en la ciudad. Eran las empresas privatizadas de Menem, Boca Juniors y el Gobierno de la Ciudad. Por eso no es casualidad que la otra empresa que aparece y que hasta ahora la está pasando bien por el escándalo de que sea el Presidente el que está en problemas es la empresa de Grindetti, Panamá Mercier International, mientras es ministro de Hacienda de CABA, y hasta ahora no ha declarado nada”.

CINCO. Estás empresas existen en los paraísos fiscales porque en la enorme mayoría de los casos se usan para blanquear dinero, evasión impositiva o esconder propiedades. Lo que desde el Gobierno dijeron acerca de que estaban por hacer un negocio en Brasil era verdad. En esos años, ellos querían quedarse con la representación de Fiat en Argentina, que era Sevel, y la Fiat exigía que unificarán Sevel de Brasil y Argentina, porque estaban unificados los mercados por el MERCOSUR. Pero, si se triangula con una empresa de Panamá, es para evadir los controles de Brasil y Argentina.

SEIS. Desde el año 1991 hasta que entra en la política en el año 1999, el presidente de Sevel y de Sideco es Mauricio Macri, y el gerente general es Andrés Ibarra.

SIETE. No sabemos quiénes tienen las acciones porque para eso se inventan estas empresas: para ocultarlo. Son empresas sin capital que se inventan para triangular plata.

OCHO. El Gobierno de Mauricio Macri está haciendo de nuevo lo que hizo como empresario: querer quedarse con toda la guita. Es un Gobierno movido por el dinero y por el valor del dinero, y por cómo hacer para que los ricos sean cada vez más ricos. Maurcio Macri era un empresario que quería ser cada vez más rico. Mauricio Macri Presidente quiere que los ricos sean cada vez más ricos.

NUEVE. El Presidente tiene la obligación de mostrar los papeles de su sociedad y los movimientos de esa sociedad, y ver exactamente para qué se usó o no se usó. Ni como diputado de la Nación en 2001, ni como Jefe de Gobierno de la Ciudad después, están estas empresas en su declaración jurada. Incluso está imputado en una causa por haber presentado una declaración jurada trucha a fines de 2015. Son dos declaraciones juradas distintas, una como jefe de Gobierno de CABA y otra como candidato a Presidente, y la denuncia siguió su curso. El juez lo imputó y ahora está en la oficina anti lavado.[/quote_recuadro]


Anteriores:

“Nadie que trabaja honestamente se va a un paraíso fiscal”

Macri y los medios: en el mundo lo critican y en Argentina lo apañan

Panamá Papers: ¿quiénes son los hombres de Macri involucrados?