Por Héctor Bernardo

The New York Times, que en muchas ocasiones suele ser tomado por la derecha argentina como un ejemplo del “periodismo serio”, en esta ocasión es ignorado por completo. El reconocido diario norteamericano señaló al presidente argentino, Mauricio Macri, como uno de los más comprometidos en el escándalo Panamá Papers.

“¿Cuáles son las acusaciones más graves?”, titula el diario norteamericano en uno de sus principales artículos, y el primer nombre que aparece en la lista es el del presidente argentino Mauricio Macri.

No debe llamar la atención lo que asegura The New York Times, si uno tiene en cuenta que el líder de la alianza Cambiemos es uno de los doce mandatarios en el mundo implicados en el escándalo y el único presidente sudamericano que se encuentra en esa situación.

“EL LÍDER DE LA ALIANZA CAMBIEMOS ES UNO DE LOS doce MANDATARIOS EN EL MUNDO IMPLICADOS EN EL ESCÁNDALO Y ES EL ÚNICO PRESIDENTE SUDAMERICANO QUE SE ENCUENTRA EN ESA SITUACIÓN.”

Tampoco debería llamar la atención si se ven las pobres declaraciones que en su defensa hicieron Macri y sus voceros. Además de que muchos de sus funcionarios, familiares, amigos y socios son parte de esas empresas offshore descubiertas en la investigación.

Russia Today (RT), Telesur, El País de España, el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, La Jornada de México, The Financial Times, la BBC, The Telegraph –en la misma línea de The New York Times–, marcaron la importante implicancia de que Macri esté involucrado en esta investigación. El diario El Mundo, de España, llegó a poner al presidente argentino en la lista de los “12 sucios” del Panamá Papers.

Lo que llama la atención en el resto del mundo –aunque no tanto en Argentina– es el paraguas mediático que el diario La Nación y todo el Grupo Clarín le dieron a Macri en esta ocasión.

LO QUE LLAMA LA ATENCIÓN EN EL RESTO DEL MUNDO –AUNQUE NO TANTO EN ARGENTINa ES EL PARAGUAS MEDIÁTICO QUE EL DIARIO LA NACIÓN Y TODO EL GRUPO CLARÍN LE DIERON A MACRI.

El principal grupo mediático y su socio La Nación ignoran el caso o tratan de encubrir la responsabilidad de Mauricio Macri, utilizan a los voceros oficiales como su principal fuente y fijan su mira en otros supuestos casos de corrupción. Lázaro Báez, Ricardo Jaime, Julio De Vido, o incluso el arresto del ex cantante del grupo Callejeros, parecen ser temas más importantes para estos medios que la implicancia del Presidente de la nación en un escándalo internacional.

En ese contexto, no sorprende que el diario alemán que hizo pública la denuncia, Süddeutsche Zeitung, haya señalado: “llama la atención que al Presidente lo tratan muy bien los grandes medios”, siendo que “a su antecesora se la sometía a fuertes presiones para que deje el cargo”.

Argentina se ha aislado del mundo. Los principales medios realizan un bloqueo mediático que tiene como único fin cubrir al presidente Macri y generar una realidad paralela. Se puede intentar tapar el sol con las manos, pero seguirá allí aunque no se lo quiera ver.