Por Héctor Bernardo 

Si bien desde que Susana Malcorra se hizo cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto comenzaron los despidos, estos no se habían tornado masivos como en el resto de las dependencias nacionales. Este jueves, los trabajadores se reunieron en asamblea y tomaron el hall del edificio principal al enterarse de que se habían producido 73 despidos y que los rumores indicaban que la cifra podía ascender a trescientos.

Varios de los empleados ya recibieron el telegrama de despido, pero el resto permanecen en un estado de incertidumbre y preocupación. El secretario de Coordinación y Cooperación Internacional, Patricio Benegas, confirmó 73 cesantías, pero se negó a entregar la lista a los delegados sindicales.

Algunos trabajadores señalaron que la política de Susana Malcorra ha implicado generar el vaciamiento de algunas áreas en las que se demoró en designar directores o se dejó sin tareas a los trabajadores, generando así una excusa para luego despedirlos. También se fue dejando sin efecto áreas de participación de las organizaciones sociales, las cuales están siendo remplazadas por Organizaciones No Gubernamentales (ONG) cercanas al macrismo.

Uno de los trabajadores de Cancillería, que prefirió no dar su nombre por miedo a represalias, señaló: “Te quitan tareas y te sacan funciones para después rotularte como ‘ñoqui’ y tener una excusa para echarte. Pero la realidad es que somos todos trabajadores preparados, gente con formación académica y muchos años de experiencia”.

“Te quitan tareas y te sacan funciones para después rotularte como ‘ñoqui’ y tener una excusa para echarte. Pero la realidad es que somos todos trabajadores preparados, gente con formación académica y muchos años de experiencia.”

“Durante estos tres meses dieron de baja muchos contratos que dependían de convenios con las Universidades y los contratos PNUD. A los que estamos contratados por la Resolución 48, que es casi planta permanente, nos renovaron por tres meses y se vencen hoy, el 31 de marzo. A algunos les llegaron los telegramas de despido, pero el resto estamos con gran incertidumbre, porque confirmaron que hay una lista de 73 despedidos de Resolución 48, pero no nos dan los nombres. También hay 44 bajas de personas que están en edad jubilatoria y un número no determinado de trabajadores que estaban en otras modalidades contractuales”, agregó el trabajador, quien luego señaló: “Atrás de cada trabajador hay una familia, y eso no les importa. No hay criterio para los despidos, es lo mismo los que están hace tres meses que los que están hace cinco años. Todos estamos con una incertidumbre tremenda”.

Los empleados de la cartera exigen la reincorporación de todos los despedidos, sin embargo, la actitud de los dirigentes sindicales parece ser bastante pasiva y varios de los trabajadores los acusan de fomentar la desmovilización en un claro acuerdo con las autoridades del Ministerio.

Campaña del miedo, despidos y tarifazo

A través de un comunicado, los diputados nacionales del Frente para la Victoria (FpV-PJ) manifestaron su preocupación “ante el tremendo aumento de tarifas que está implementando la Administración de Mauricio Macri, que se suma a la ola de despidos tanto en el sector público como el privado”. En esa línea, pidieron al Gobierno nacional “que rectifique la política de ajuste brutal que está llevando a cabo sobre las espaldas de las pymes, los trabajadores y los sectores más débiles de la sociedad”.

“Cuando dijimos que si Macri devaluaba al llegar a la presidencia se venía un ajuste feroz con despidos, aumentos de tarifas y destrucción de salarios, nos acusaron de orquestar una campaña del miedo. Queda claro ahora que nosotros no mentimos. El que le mintió y le miente descaradamente al pueblo argentino es este Gobierno”, dijeron los diputados nacionales.

“Queda claro ahora que nosotros no mentimos. El que le mintió y le miente descaradamente al pueblo argentino es este gobierno.”

Los legisladores del FpV recordaron que en los primeros días de diciembre, antes de asumir, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich afirmaba: “No va a haber aumentos en los boletos, vamos a mantener los subsidios en los transportes”, y que en el debate presidencial Macri aseguró: “No vamos a devaluar, ni ajustar, ni sacar los subsidios. No tenemos previstos tarifazos. No vamos a echar a nadie de su trabajo”.

“Pero el costo de la energía eléctrica se quintuplicó y el del transporte se duplicó, la tarifa del gas se triplicará y la del agua se quintuplicará, a la vez que los despidos se multiplican por cientos cada día y además pretenden congelar las paritarias”, repudiaron.

También repudiaron el desmantelamiento de ARSAT, y concluyeron: “La verdadera campaña del miedo es la que lleva adelante el Gobierno de Macri desde que asumió, y los que la sufren son los trabajadores, que temen por el progresivo deterioro de los salarios y la amenaza de perder el empleo. También las principales generadoras de fuentes laborales en la Argentina, las pymes, que con el exponencial aumento de tarifas quedan al borde de la quiebra. Por eso, desde este bloque trabajaremos en pos de que se convierta en ley nuestro proyecto para declarar la emergencia laboral y suspender los despidos por un año, e impulsaremos iniciativas para que las tarifas no constituyan un saqueo a los bolsillos de los trabajadores y los pequeños y medianos empresarios”.