Por Leandro Gianello

Las vacaciones de Semana Santa del presidente Mauricio Macri en la estancia del millonario inglés Joseph Lewis, acusado de impedir el acceso público a las costas de un lago rodeado por sus tierras, reflotaron las críticas sobre los dudosos vínculos del partido gobernante con empresarios.

No sólo el uso del helicóptero privado de Lewis fue suficiente para blanquear la relación: Macri y su familia también aprovecharon la gentil invitación del dueño del club Tottenham para pasar unos días en la importante mansión que el magnate posee frente al Lago Escondido, un paraíso natural cercano a la ciudad de El Bolsón, pero vedado para los argentinos de a pie.

Mientras los cuestionamientos arrecian y las acusaciones al Presidente por recibir dádivas empiezan a llegar a la Oficina Anticorrupción que conduce por decreto la politóloga Laura Alonso, es necesario explicar quién es el polémico millonario y por qué sería delito que un presidente se hospede en la estancia de 11 mil hectáreas de un empresario con intereses directos en el país.

Lewis, dueño de Pampa Holding, con activos en la distribuidora eléctrica Edenor hasta el año 2011, compró durante la década del noventa varias hectáreas en la provincia de Río Negro, tierras adquiridas fuera de la ley y a valor fiscal, muy por debajo del precio de mercado, en zonas fronterizas muy sensibles para la seguridad nacional y rodeando lagos a los cuales niega el acceso público.

“Esta semana, los diarios hegemónicos publicaron la noticia de la estadía de Macri en la estancia del ‘polémico’ Joe Lewis, pero yo diría que más polémico fue el propio presidente al aceptar usar el helicóptero privado del magnate y quedarse con su familia ahí”, indicó a Contexto Sebastián Premici, periodista que hace años investiga los negocios del millonario de 79 años.

Es una situación dudosa, porque “la manera en que Lewis adquirió esas tierras fue mediante su testaferro Nicolás Van Ditmar, que figura como titular de Hidden Lake S.A. y Bahía Dorada S.A.”, agregó Premici, dos empresas administradoras de los bienes raíces locales de los que el inglés es propietario.

“Lewis encontró resquicios legales para apropiarse de estas tierras, y además de las 11 mil hectáreas que posee sobre la cordillera, en 2006 también adquirió otras en Bahía Dorada”. Este es un lugar situado en la costa atlántica rionegrina, muy cerca del límite con Chubut, donde construyó una imponente pista de aterrizaje y otra mansión con la supuesta venia o el descuido de las autoridades provinciales, que habrían permitido la operación inmobiliaria sin tener en cuenta la legislación soberana, apuntó Premici.

Estas leyes, entre otras cosas como el acceso público, hacen referencia a las llamadas “zonas de seguridad” y la propiedad extranjera de las mismas, prohibiendo la compra a personas de otro país, dice el periodista, “en regiones limítrofes definidas por una extensión de 150 kilómetros en área continental y 50 kilómetros en el área marítima”.

Pero, más allá de todas las suposiciones, pruebas y acciones irregulares que rodean la propiedad de esas tierras, su uso y la relación del empresario con intereses económicos y políticos poco claros, “yo preguntaría en calidad de qué es que Lewis presta su casa a Macri”, concluyó Premici.

La sorpresa por el uso que hizo el Presidente de los bienes y propiedades del empresario extranjero se complementa con la noticia de que el Gobierno nacional puso como directora de Radio Nacional Neuquén a la ex vocera y defensora del magnate, la abogada Dalila Pinacho.

Pinacho está vinculada al PRO neuquino y enfrentó por varios años los reclamos de legisladores y las protestas públicas de vecinos de la zona que buscaban que se reconozca su derecho al libre acceso a las costas del lago, 14 kilómetros desde la ruta 40 que hace tiempo están bloqueados por el séptimo empresario más rico de Inglaterra y amigo de Macri.

Who is Lewis? (¿Quién es ese inglés?)

Joseph “Joe” Lewis, nacido en Londres y con residencia permanente en el paraíso fiscal de Bahamas, adquirió la estancia de Lago Escondido a mediados de los noventa por 14 millones de dólares y construyó una mansión que costó un poco más de la mitad de ese monto.

La maniobra fue parte de un entramado legal que habría permitido a Lewis sortear la ley de “zonas de seguridad de frontera”, operación que incluyó la creación de una sociedad jurídica conformada por accionistas locales, que luego fue traspasada al actual propietario antes de que el Estado nacional otorgara el permiso para comprar; así lo determinó un informe de la Defensoría del Pueblo de la Nación en el año 2011 hecho público por el diario Página/12.

En el año 2006, el empresario, con una fortuna calculada en 5 mil millones de dólares, construyó una pista de aterrizaje privada en Bahía Dorada, al este de la provincia de Río Negro.

La denuncia por dádivas

Mientras tanto, el diputado rionegrino por el FpV, Martín Doñate, denunció a Mauricio Macri por el “absoluto avasallamiento de las normas jurídicas, éticas y morales” en el que incurrió al “aceptar la invitación de estas vacaciones pagas al campo de uno de los empresarios extranjeros que es parte accionaria de empresas de servicios públicos que debe regular el Gobierno nacional”.

Para el legislador, “Lewis es un personaje inglés nefasto que ha vulnerado las leyes argentinas, la Constitución rionegrina, que financia silencios y campañas, y que, a través de su apoderado, se ha dedicado a amenazar públicamente con armas de fuego” a quienes pretenden acercarse al Lago Escondido.

“Es gravísimo, ofensivo e inaceptable para los rionegrinos y los argentinos que el Presidente llegue a nuestra provincia, anuncie el cierre del plan de soberanía satelital, y se vaya en el helicóptero de Lewis de vacaciones pagas […] a disfrutar del Lago Escondido, que está ilegalmente alambrado para todos nosotros, salvo para los amigos y socios de este personaje inglés”, concluyó Doñate.