Por Contexto

Quizá cuando baje un poco la espuma de la visita de Barack Obama al país, se pueda comprender en su real dimensión la gravedad que significó que el Gobierno Nacional no haya organizado una jornada oficial acorde a los 40 años del golpe cívico y militar que puso en práctica un plan sistemático de eliminación de personas y apropiación de bebés.

Lo único que hizo Mauricio Macri el jueves fue compartir un brevísimo y frío acto con su par estadounidense en un Parque de la Memoria totalmente militarizado y embanderado de azul, rojo y blanco, según rezaba el protocolo. La jornada no contó con quiénes debían ser los protagonistas legítimos: los familiares de las víctimas y los organismos de Derechos Humanos

Es más, aún con todo lo que Obama representa, se ubicó a ‘la izquierda’ del presidente local en materia de Memoria Verdad y Justicia y fue el único de los dos que hizo un anuncio: la desclasificación de nuevos archivos de la inteligencia ‘yanqui’. Macri, como un espectador privilegiado, solo asentaba con la cabeza. A su turno en el micrófono, nada dijo del rol de los EEUU en el cono sur durante los años de plomo.

Después de allí, el ex presidente de Boca acompañó a su huésped a Bariloche y aprovechó para tomar un descanso durante el fin de semana largo. Por suerte, cientos de miles de argentinos no se quedaron esperando alguna señal de la Casa Rosada y llenaron la Plaza de Mayo desde el mediodía.

Con su inmovilidad, Macri le puso fin una tradición que se había instaurado desde 2004, con la llegada de Néstor Kirchner al poder (ver recuadro), con la recuperación de, nada más ni nada menos, que del predio de la ESMA para poner allí un espacio de la Memoria. Luego le seguirían más señalizaciones, denuncias y reclamos a la justicia por lento accionar a la hora de encarcelar a los represores. Si acotarse a un día, el 24 de Marzo nunca pasaba desapercibido.

El líder de Cambiemos perdió una gran oportunidad de demostrar que los Derechos Humanos seguirán siendo una política de Estado, tal cual había prometido en campaña. Para que eso suceda, es necesario que una acción de gobierno sea continuada por la gestión que le sigue. Entre Néstor y Cristina Kirchner, el pasamano funcionó. Ahora le toca a Macri recoger la posta y hasta el momento no la recogió.

Cabe preguntarse, entonces, qué intereses atan de manos al exjefe de Gobierno porteño para evitar realizar un acto oficial importante en una fecha tan trascedente. Qué aliado tan inescrupuloso se esconde como para exigir que ni siquiera a cuatro décadas se realice un poco de alboroto. Serán los mismos grupos que motivaron la tan recordada y repudiada editorial de La Nación donde se reclamaba frenar con los juicios de lesa humanidad.

O lo hizo para no defraudar a su electorado. Si cree que reivindicar el 24 de Marzo es “hacer kirchnerismo”, habría que avisarle a Macri que la primera prueba contundente sobre las atrocidades de la represión fue el informe de la CONADEP, encargado por Raúl Alfonsín, cuando los Kirchner recién podían retomar su carrera política en Santa Cruz. La duda también recae sobre los radicales que integran la alianza oficialista, los cuales miran sin chistar

¿O esto guarda relación con la denuncia que realizaron los trabajadores despedidos de Tiempo Argentino en una edición especial que costearon a pulmón?: en los primeros cien días de gestión, el Pro realizó despidos masivos en áreas y programas que estaban orientados en generar políticas de Memoria, Verdad y Justicia. También aseguran que se tomaron medidas para favorecer a los represores con prisiones domiciliarías.

La otra cuestión que no cierra es la decisión de llevar a Obama y al presidente francés, Francois Hollande, al lugar que recuerda a los desaparecidos. Entonces, ¿importan o no los Derechos Humanos en relación a la imagen que el país proyecta al mundo? Hay un consenso generalizado de que las naciones ‘normales’ deben recordar sus tragedias y que, cuando son de tanta envergadura, deben superar lo partidario. Hay que ver si la renuncia a ser un faro mundial en materia de DDHH será sólo momentánea.

[quote_recuadro]

LOS 24 DE MARZO ANTERIORES

24.03.2004. Antes de cumplir su primer año de gobierno, Néstor Kirchner decidió ceder el predio de la ESMA a la Nación para convertirlo en un lugar de la Memoria. El presidente fue el orador principal y de allí “pidió perdón en nombre del Estado argentino” por los crímenes de la última dictadura. También hablaría el nieto recuperado Juan Cabandié. Joan Manuel Serrat, León Gieco y Víctor Heredia cerrarían el acto.

Ese día también pasaría a la historia por la orden de Kirchner de hacer bajar del Colegio Militar los retratos de los genocidas Jorge Rafael Videla y Reynaldo Benito Bignone. “Proceda”, dijo la orden del Jefe de Estado. El jefe del Ejército, Roberto Bendini, se subió a una escalerita y obedeció.

24.03.2005. Fue un año donde hubo varios y actos y varias marchas, de distinto tono y color. Los diarios del día siguiente coinciden en que la concentración más cercana al gobierno fue la que encabezó Hebe de Bonafini en la Plaza de República, en el Obelisco. Estaban las banderas de la Federación Tierra y Vivienda, Barrios de Pie, el MTD Evita, el Frente Transversal Nacional y Popular, la Agrupación Martín Fierro y Resistir y Vencer, entre otras organizaciones.

24.03.2006. Para los 30 años del Golpe Militar, Néstor Kirchner volvió al Colegio Militar para descubrir una placa que decía: “Nunca más golpe y terrorismo de Estado. Por siempre respeto a la Constitución Nacional. Verdad y Justicia”. Estuvo acompañado de la ministra de Defensa, Nilda Garré, y del Secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde. También les rindió homenaje a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y se abrazó con Hebe de Bonafini, sentada en primera fila. Cientos de cadetes de las tres armas eran el público.

Un día antes, el 23, Kirchner encabezó un acto en el Salón Blanco de la Casa Rosada en el cual le restituyó el grado militar al coronel Jaime Cesio, separado por la dictadura, y homenajeó al coronel Martín Rico, asesinado por la Triple A. Cesio había sido sancionado por sus superiores por “deshonor e indecoro militar” después de criticar el “secuestro, la tortura y los asesinatos”

El 24 de marzo de 2006 también fue la primera vez en la historia que “El día nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia” era incluido en el calendario de feriados nacionales.

24.03.2007. En su último 24 de marzo al frente del Poder Ejecutivo, Néstor Kirchner encabezó un acto en Córdoba, donde se anunció que La Perla, el mayor centro clandestino de detención del interior del país, pasaría a ser un espacio de la Memoria.

En su discurso, reclamó celeridad en los juicios de Lesa Humanidad: “Yo le digo a la Justicia y sé que el Consejo de la Magistratura me va a escuchar: ¡por favor, basta! ¡Juicio y castigo, eso necesitamos! Yo les juro que empujo y empujo pero hay jueces y fiscales que se hacen los distraídos”.

24.03.2008. El acto oficial fue en la Ex ESMA y estuvo encabezado por Duhalde. Allí, el funcionario reconoció como “justo” el malestar de los familiares de las víctimas por el avance “lento” de las causas. Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas, estaba en el lugar e hizo un reclamo parecido: “Creemos que la justicia debe ser mucho más rápida. La jornada tuvo un carácter interreligioso.

24.03.2009.  A 33 años, las Madres de Plaza de Mayo realizó cuatro jornadas de Pasión y Lucha en la Ex ESMA. El recital con el que culminó el evento estuvo a cargo de Gieco y juntó unas diez mil personas. Hebe de Bonafini destacó la posibilidad de realizar el evento en ese lugar: “Estamos acá porque sentimos que esto es propiedad de nuestros hijos y de nosotras. Es algo que nunca imaginamos que iba a pasar”.

24.03.2010. Este año, el acto oficial también fue en la Ex ESMA. La convocatoria fue encabezada por la presidenta Cristina Kirchner. En su discurso pidió “dar vuelta la página de la historia con verdad y justicia y criticó la “impunidad del poder mediático”. Ese día también aseguró que iba “a recurrir a tribunales internacionales” si la justicia argentina no avanzaba con las causas contra represores

24.03.2011. La presencia oficial estuvo dada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y el ministro de Economía, Amado Boudou, quienes acompañaron a Hebe de Bonafini en un acto en el Mercado Central. La presidenta de Madres de Plaza de Mayo explicó que se hacía en La Matanza “para contarle a los que están marginados y no tienen vivienda ni tienen trabajo que la dictadura fue también contra ellos”.

24.03.2012. En esta ocasión, Cristina Kirchner eligió sus redes sociales para hacer llegar su mensaje. “Sectores de la sociedad, de la prensa, de la clase política tuvieron su parte cada vez que se subvertía el orden constitucional. Lo digo porque no todos han reconocido todavía su responsabilidad en los hechos. Cuando alguien abría la puerta de los cuarteles para ir en contra de la democracia, previamente habían concurrido otros a golpearla”, dijo en aquel entonces.

En tanto, por primera vez desde la instauración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia como feriado inamovible, el Congreso de la Nación realizó una Sesión Especial Conjunta para ratificar “como política de Estado la defensa de los derechos humanos”. Los impulsores de la reunión fueron los presidentes de ambas cámaras, Boudou y el diputado Julián Domínguez, los dos del FPV.

24.03.2013. También desde sus perfiles de Facebook y Twitter, la mandataria dijo que se trata de “un recuerdo que no es patrimonio de ningún sector político”. La Presidencia también difundió un video en el que CFK homenajea a los familiares de desaparecidos a través de la figura de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

24.03.2014. El acto principal tuvo lugar en la Ex ESMA, a diez años de su recuperación. La jornada estuvo encabezada por Estela de Carlotto, ya que las Abuelas abrían allí la Casa por la Identidad. La declaración más fuerte estuvo a cargo del secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini: “¿Cómo va a terminar la lucha cuando todavía no están condenados los apropiadores civiles de Papel Prensa?”. Lo acompañaba el ministro de Justicia, Julio Alak.

24.03.2015. En este año, pudo verse a referentes del kirchnerismo y de fuerzas aliadas marchar  a Plaza de Mayo con los organismos de derechos humanos. Entre muchos otros, estuvieron Aníbal Fernández, Héctor Recalde, Andrés Larroque, Juan Cabandié, Daniel Filmus, Gabriela Cerruti, Gabriel Mariotto, Martín Sabbatella, Carlos Tomada, Carlos Heller, Jorge Taiana y Eugenio Zaffaroni. En tanto, en Tecnópolis, el Ministerio de Cultura de la Nación, a cargo de Teresa Parodi, organizó el evento Canciones Prohibidas, donde varios artistas interpretaron temas censurados a partir de 1976.

[/quote_recuadro]