Por Manuel López Melograno

Desde distintos puntos de todo el país llegaron cientos de miles de argentinos para marchar por Memoria, Verdad y Justicia, a 40 años del inicio del golpe cívico militar más sangriento y trágico de nuestra historia, en un día que la ciudad que quedará grabado por siempre, en un clima de celebración en el corazón de Buenos Aires. Es la demostración una vez más de un pueblo que no abandonará jamás la lucha por los 30 mil compañeros desaparecidos, por el juicio y castigo a los culpables y por no retroceder un solo paso en las conquistas en Derechos Humanos que tanto han costado en estas cuatro décadas.

imageDesde muy temprano las columnas avanzaban tan lentamente que era imposible marchar, incluso hasta las 19 horas aun estaban las columnas marchando desde ambos sentidos de la Avenida 9 De julio, y desde la Plaza de los Dos Congresos, haciendo un embudo en la avenida de Mayo en sentido a la Casa Rosada.

La inmensa movilización a la que ya se acostumbra los 24 de Marzo, fue disfrutada bajo una brisa fresca de otoño que hacía todo más fácil. Las miles de personas de todas las edades y clases sociales estaban repartidas entre agrupaciones de derechos humanos, políticas y sociales, que junto a otros miles de autoconvocados que se encontraron en Buenos Aires para decir que no olvidan, para decir presente y Nunca Más.

Pasado el mediodía y en medio de las cinco largas cuadras que cubrían las columnas de la Juventud Peronista – La Cámpora y encabezando la delegación de La Plata, la concejal del bloque del Frente para la Victoria PJ Nacional y Popular, Dra. Florencia Saintout aseguró que “este año venimos con muchísima preocupación pero también con muchísima firmeza, para una  vez más decir que nosotros no olvidamos, que nosotros  no perdonamos y que nosotros seguimos luchando por memoria verdad y justicia”, advirtió Saintout, que a la vez llamó a transformar esa “preocupación en fuerza colectiva”.

“A pesar de estar alerta tenemos mucha alegría de estar juntos, mucha alegría de saber que estos años que sí son irreversibles”, dijo Saintout  y recordó que “ya son muchos años de luchar contra la corriente de aquellos que querían el olvido, de aquellos que querían no preguntarse nunca más”.

Finalmente, mientras avanzaba lentamente la movilización, la concejal citó una frase de Mujica: “No hay victorias definitivas, pero tampoco hay derrotas definitivas, porque lo único definitivo es la lucha y acá estamos. Seguimos luchando”.

En el mismo espacio, Rosa Bru marchó con la Facultad de Periodismo y la Asociación Miguel Bru, allí destacó la importancia de la gran convocatoria y agregó: “cada vez que pienso en la solidaridad en la fuerza de las madres y en los familiares de las víctimas me impacta, porque no es un día son 40 años, realmente emocionan y emociona toda la gente que está hoy acá diciendo no a la impunidad”.

Las Madres

Entretando, las Madres de Plaza de Mayo llegaron por la tarde pasadas las 17 a la histórica plaza, acompañadas por una importante columna de militantes de La Cámpora, la Juventud Peronista, el Movimiento Evita y Unidos y Organizados. Ya pasadas las 17 se subieron al escenario para leer un documento, a 40 años del último golpe cívico-militar, que cuestionó las políticas del gobierno de Mauricio Macri.

Las Abuelas

Desde el escenario, la Titular de Abuelas, Estela de Carlotto, junto a otras abuelas de desparecidos leyó un documento suscrito por diferentes agrupaciones de derechos humanos en la conmemoración por el 40 aniversario de la dictadura, habló de la desclasificación de archivos de Estados Unidos y pidió la libertad de Milagro Sala. “Lamentamos tener hoy una presa política”, dijo y reclamó la liberación de la titular de la organización barrial Túpac Amaru, quien se encuentra detenida desde el 16 de enero; a la vez que pidió que ese país “deje de violar los Derechos Humanos, tanto en su territorio como en otros países y la cárcel de Guantánamo”.

Los HIJOS

Por su parte los HIJOS por primera vez marcharon en una columna de toda la provincia de Buenos Aires, allí se encontraban representadas las ciudades de la Matanza, Escobar, Zárate, Campana, Lomas de Zamora, Avellaneda y San Vicente y La Plata. En este sentido, Lucía García (Regional La Plata) contó: “venimos trabajando en encuentros provinciales en la perspectiva que la coyuntura nos impone, ya que frente a la política de Vidal es necesario dar una serie de respuestas propias de la Provincia y vimos necesario articularnos. Desde La Plata facilitamos algunas cuestiones de gestión por la centralización administrativa y los que trabajan en el territorio cuentan con la posibilidad por ejemplo de articular en el Comité contra la tortura, que ya la pusimos en práctica con el caso de Lautaro Blengio,que se contactó con compañeros de Necochea y le facilitamos el espacio”.

Las agrupaciones

Asimismo, desde el escenario las agrupaciones exigieron al imagegobierno de Macri, a más de tres meses de la asunción por los despidos, el tarifazo, las paritarias con tope, la criminalización de la protesta, el protocolo represivo y el pago de la deuda externa, entre otros puntos.

El homenaje a las víctimas y reconocimiento a la militancia de las agrupaciones de derechos humanos y políticas en todos estos años llegó desde distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires y todo el país; mientras que la jornada fue testigo y tuvo de las más diversas manifestaciones de la cultura que iban desde murgas y batucadas, hasta por títeres, revistas y performances; a las que se sumaron grupos y colectivos de lo más diversos. 

imageLas marchas se replicaron en distintos puntos del país con gran convocatoria. En Buenos Aires, luego del debate de estos días sobre hacer una sola marcha, fue una multitudinaria movilización por la democracia y los derechos irrenunciables; mientras que sin importar de donde llegaron cada una de las almas allí reunidas  o el color de las banderas, estuvieron ahí para seguir recordando a los 30 mil compañeros desaparecidos y seguir exigiendo hoy y siempre “juicio y castigo” a los responsables de los crímenes de la dictadura.