Una Hija: Cecilia García Itzigsoh​n

imageLa verdad es que estos cuarenta años nos sorprendieron a las hijas y a los hijos. Nos hacen acordar a los que fueron los 20 años, al año siguiente de que nosotros nos organizamos. Después de 12 años de una dirección en relación a los Derechos Humanos entendemos que por un lado es un piso que como pueblo no queremos resignar ni negociar que es el de los juicios; y por otro lado, toda una política de Estado que no puede un gobierno desmantelar. La pensamos en esa continuidad. La lucha por los Derechos Humanos empezó en la dictadura con las madres y las abuelas; y fue ininterrumpida durante todos estos 40 años lo que demuestra que excede las coyunturas políticas y tiene que ver con qué democracia queremos.

La mejor manera de transitarlo es con otras y con otros, contando, hablando, teorizando y compartiendo. Lejos de tener que callarnos y asumir que hay cosas que son tabú, tenemos que compartirlas, tenemos que hablarlas y tenemos que exorcizar colectivamente a nuestros niños y jóvenes, para qué sepan cuál es la historia de la que vienen y sobretodo tener la experiencia para que no se repita y para estar atentos para hacer cosas que no se repitan.

Nuestra experiencia es que las luchas se ganan. Si sos consecuente con lo que vos estás defendiendo, se te van a sumar otros y otras y tardan, pero si la lucha es justa, la vas a ganar. Asi que me parece que es maravilloso que nosotros hayamos tenido esa experiencia de vida. Mucha gente lucha toda su vida y nunca puede ver los logros, las victorias, nosotros sí. Y queremos trasmitir esa experiencia para que nadie se desaliente. Y que se puede tardar mucho tiempo, que es mucho trabajo y que hay ponerle mucha garra en discutir, organizarse y pero que en algún momento va a suceder.

Un trabajador: Luis Ricardo “El hermanito” Córdoba. Operario del Astillero Río Santiago de Ensenada y sobreviviente de la última dictadura cívico- militar.

imageEstos días son días especiales, está muy latente todo lo que vivimos pero lo importante de esto es tener en cuenta y resaltar la memoria tan necesaria para todos los argentinos. El hecho es tan trascendente de lo que vivimos que no puede ser olvidado: tiene que por lo menos recordarse para no caer en el mismo error.

Con los compañeros generalmente acordamos que tener memoria no es solamente recordar cosas pasadas, sino tener bien presente los ideales, los proyectos, todo el accionar que necesitamos mantener latente por lo que realmente peleábamos y tenemos que estar firmes. Porque no solo eran momentos o ideas que teníamos circunstancialmente: son proyectos de vida que uno está pensando.

Hoy tenemos la necesidad de saber que existen diferentes proyectos políticos, pero lo que nosotros debemos mantener es una concordancia en lo que respecta a lo que pensamos políticamente que es necesario para el país. Es preciso saber que se necesita del aporte del pueblo y la gente trabajadora. Nosotros en la lucha de Astillero, lo que instauramos fue el cambio de mentalidad del trabajador hacia un desarrollo y a una afirmación de la cultura del trabajo, en un marco acorde con la política nacional del trabajo. Y eso tiene que tener el apoyo de la política nacional, provincial y de las autoridades de las empresas que impulsa el propio Estado.

Lo fundamental es reconocernos que somos seres humanos unos y otros, y que en la medida que nos acercamos a otros, estamos aportando a lo común, estamos aportando a destruir el individualismo que es lo que produce muchas veces esos desencuentros con el otro y nos encuentra dispersos y divididos como sociedad.

Más allá del recuerdo del dolor, el resarcimiento que se debería tener es muy difícil lograrlo, hay cosas que no se recuperan más – especialmente las vidas- y todo lo otro es parte de nuestra lucha que continúa. A los más jóvenes, yo los animo a mantenerse en la lucha teniendo latente la memoria, porque es importantísimo.

Un nieto restituido: Leonardo Fossati Ortega

imageLa verdad que estos 40 años vienen muy cargados por una nueva coyuntura política y por un nuevo gobierno que es todo una incertidumbre como van a continuar estas políticas de DDHH que venían siendo una política de Estado y ver qué apoyo le dan porque muchas de las cosas que estamos viendo no están buenas.

Hay que estar muy atentos a que no haya decisiones políticas para no retroceder en el tiempo con todas estas victorias y banderas ya ganadas que están bien altas con respecto a los juicios que no sean condenas domiciliarias de gente responsable de genocidio y que si se cumplan todas las garantías con todos los cuidados de la salud de estos genocidas que ya están grandes, pero no por eso tienen que estar viviendo en su casa como si no hubieran cometido ningún genocidio.

Por otra parte, estar atentos con “el relato” y las verdades que ya han sido demostradas en los juicios. Hay que seguir llamando las cosas por su nombre. Esto fue un terrorismo de Estado, un golpe cívico militar y no podemos permitir que nuevamente se instaure la teoría de los dos demonios, o que se hable del proceso de reorganización nacional, porque ya fueron demostrados a nivel nacional e internacional los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura cívico militar.

Finalmente, en líneas generales se han enjuiciado a todos los responsables vivos, más allá de los juicios que están por llevarse a cabo. Pero falta una pata civil importante que es la pata empresarial, que dudo mucho que se pueda llevar a cabo en este momento pero que hay que seguir pidiéndolas porque fueron los responsables de encubrir, de entregar y de apropiarse de los bienes y lamentablemente hay algunos familiares como Blaquier o los Massot que son parte del gobierno. Pero esto es a largo plazo y lucharemos hasta poder conseguirlo en algún momento.

[quote_recuadro]

Detrás de la desclasificación de los Archivos

Leonardo Fossati Ortega, explica además que “el tema de la desclasificación de los archivos en los Estados Unidos es algo que se viene solicitando de manera formal por los organismos de DDHH desde hace 30 años. Inclusive ene l Gobierno de Cristina hay un pedido formal del propio gobierno a los EEUU pidiendo la desclasificación de los archivos. No es algo nuevo. Inclusive en 2002 hubo una desclasificación parcial por pedido de Chile, donde aparecieron archivos de Argentina”, a la vez que agrega que “hace dos años estuvimos varios representantes de abuelas expusimos en Naciones Unidas, y en ese viaje a Nueva York nos juntamos con varias organizaciones de allá y con un congresista para que se trate en el Congreso el pedido de desclasificación de archivos de Argentina. Y el saldo fue que para que se pudiera lograr el pedido tenía que ser de presidente a presidente. Y fue ahí que se elevó el pedido a Cristina y ella lo elevó.”

El nieto recuperado por las abuelas asegura que el tema viene de hace mucho tiempo y si esto se lograra tiene que ver con el pedido de la ex presidenta y aquella reunión pero “también con decenas de pedidos de las abuelas y con el pedido de Estela de Carlotto en persona apoyado por diversos países”. Lo importante, dice, es que se haga, al igual que el pedido al vaticano.

“Esto no garantiza que toda esa información sea relevante, pero por ejemplo, varios de las informaciones desclasificadas en 2002 se utilizaron como prueba en el juicio del Plan Sistemático de Robo de Bebés y que logró llevar de nuevo al banquillo a Videla, luego de las leyes de impunidad” ya que “los cables de la Embajada de EEUU daban cuenta de que las abuelas estaban reclamando a esos bebes robados y probaron que esos casos no eran casuales, sino que era un modus operandi”.

En este contexto de la visita de la comitiva estadounidense, Fossati confirma a CONTEXTO que incluive ahora con la visita de Obama “desde la embajada de EEUU pidieron una reunión con abuelas que fue aceptada para presentar un documento y un pedido de varios temas: la desclasificación de archivos, la colaboración en la búsqueda de nietos ya que por ejemplo el ultimo nieto restituido vive allá y se restituyó su identidad estando él allá; por lo que la colaboración es fundamental”, explica y agraga:“Estela lo aceptó en el marco de una colaboración, no en un encuentro para la foto y muchos menos para un reconocimiento de Obama a Macri por su tarea en los DDHH. Eso nos parecía una propaganda política que no se condice con la realidad. Ojalá este gobierno nuevo plantee la continuidad de las políticas de Derechos Humanos a nivel políticas de Estado, garantice los juicios de lesa humanidad y profundice todo lo que se viene haciendo. Ojalá que sea así, aunque las políticas de despidos en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y en otros organismos nos hacen dudar mucho que esto suceda, porque están vaciando ciertas áreas y eso genera una complejidad muy grande”

[/quote_recuadro]