Por Alejandro Palladino

Solo uno de los cuatro imputados por la muerte de Emilia Uscamayta Curi en la fiesta ilegal La Frontera sigue preso, luego de que la justicia platense liberara al empresario de la noche platense Santiago Piedrabuena. Se trata de uno de los cuatro organizadores de la fiesta realizada en Año Nuevo en Melchor Romero, en las afueras de La Plata, que fue beneficiado con la libertad al igual que Carlos Bellone y el militante del PRO, Raúl “Peque” García. Pese a que Piedrabuena arrastraba una condena de cuatro años de cárcel por portación ilegal de arma de fuego, la Cámara de Apelaciones y Garantías aceptó el pedido de sus defensores y lo benefició con la excarcelación.

“Es un error; trabajaron mal la información o ahí pasó algo”, evaluó Adrián Rodríguez, abogado de la familia de la joven estudiante de la Facultad de Periodismo de La Plata. El letrado aseguró que se enteró ayer de que el pedido de eximición de prisión del empresario, pedido el pasado 26 de febrero, había sido aceptado por la Cámara.

“Hay una sentencia de la Sala 1 de la Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires que confirmó una sentencia del Tribunal Criminal Oral N° 2 de La Plata de cuatro años de prisión para Piedrabuena”, se sorprendió Rodríguez. Esa sentencia estaba firme desde el 15 de junio de 2015, seis meses y medio antes de la fiesta. ¿Por qué no estaba preso Piedrabuena?

[pull_quote_center]“Hay una sentencia de la Sala 1 de la Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires que confirmó una sentencia del Tribunal Criminal Oral N° 2 de La Plata de cuatro años de prisión para Piedrabuena”[/pull_quote_center]

En su resolución, el fallo del Tribunal en lo Criminal Nº 2 del Departamento Judicial La Plata condenó a Santiago Nicolás Piedrabuena a “una pena de cuatro años de prisión por resultar autor penalmente responsable del delito de portación ilegal de arma de fuego, hecho ocurrido el 14 de septiembre de 2009”.

En el mismo fallo, el Tribunal incluye las declaraciones de la pareja de Piedrabuena, quien narró que tras una discusión con el empresario en la vía pública la obligó a subirla a su auto y, cuando la mujer intentó bajarse para escapar, un transeúnte que pasaba intentó defenderla. Ante esto, Piedrabuena sacó un revólver de debajo del asiento del acompañante para amenazar al transeúnte.

A pesar de la condena de cuatro años por ese hecho y de la muerte de Emilia Uscamayta Curi en la fiesta que organizó de manera clandestina, Piedrabuena está libre. Los camaristas que lo liberaron son Carlos Alberto Ocampo, Carlos Ariel Agüero y María Elía Riusech.

[pull_quote_center]A pesar de la condena de cuatro años por ese hecho y de la muerte de Emilia Uscamayta Curi en la fiesta que organizó de manera clandestina, Piedrabuena está libre. Los camaristas que lo liberaron son Carlos Alberto Ocampo, Carlos Ariel Agüero y María Elía Riusech.[/pull_quote_center]

Rodríguez le dijo a Contexto que “el 26 de febrero la Sala 4 de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal resolvió que esta persona tenía que estar en libertad”, al igual que los otros imputados, por un pedido de eximición de la defensa. “Y cuando resolvió esto –siguió Rodríguez– no se entiende por qué dispuso la libertad de esa persona –por Piedrabuena– siendo que tenía antecedentes por una condena de cuatro años. Es como si Piedrabuena no tuviera antecedentes penales”, agregó.

Los imputados

Por su parte, el caso de Gastón Haramboure, otro de los organizadores, es similar al de Piedrabuena, desde el punto de vista de tener una condena previa a la fiesta. La suya es de diez años y ocho meses de prisión por el asesinato de Juan Andrés Maldonado en la puerta del boliche Alcatraz de Berisso, en 2009. Sin embargo, tanto él como Piedrabuena estaban presentes en la fiesta La Frontera.

El caso de Raúl “Peque” García, militante del PRO que aparece en fotos junto a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal y que estuvo sobre el escenario durante el festejo de Cambiemos en el búnker de la alianza, es distinto porque, al momento de la fiesta, no tenía antecedentes penales.

Lo que sí aporta García es su vinculación política con el partido PRO. Existen sospechas de coimas de los organizadores a los efectivos de Control Urbano del gobierno del intendente platense Julio Garro, quienes asistieron en reiteradas ocasiones a la quinta de Carlos Bellone mientras se realizaba la fiesta durante la madrugada, labrando actas y sin suspenderla, con tres mil personas y sin servicio médico ni de guardavidas en las piletas, a pesar de los millones recaudados, motivos que hubieran evitado la muerte por ahogo de Emilia Uscamayta.

Además, Adrián Daniel Zamudio, el delegado de Melchor Romero –barrio donde se hizo la fiesta–, declaró al fiscal Álvaro Garganta que llamó en más de una ocasión a Control Urbano para que suspendieran la fiesta por las irregularidades que la misma contaba, aunque los efectivos poco hicieron por cortarla.

De acá en adelante, ante este nuevo hecho que se suma en el caso de Emilia Uscamayta Curi, los abogados de la familia  trabajarán en una presentación para entregar a la justicia y exigir el encierro de los empresarios.


Relacionadas

Continúa la lucha por la causa de Emilia

Justicia para Emilia: el FpV platense impulsa la investigación