En un encuentro que se realizó ayer en la Universidad Tecnológica Nacional en Villa Domínico (Avellaneda), dirigentes y militantes kirchneristas participaron del Encuentro preparatorio Federal, “Argentina para todos”. Bajo la consigna “Queremos Patria”, el Frente para la Victoria discutió sobre la construcción política hacia el 2017.

Con la participación de las agrupaciones La Cámpora, Kolina, Descamisados, la Túpac Amaru y Nuevo Encuentro, además de dos partidos comunistas que forman parte del FpV el socialismo que se referencia con Jorge Rivas, Los Irrompibles, de origen radical, sindicatos como UPCN y centrales obreras como la CTA, el plenario mostró el carácter inclusivo de la convocatoria y la convicción de trabajo en conjunto en adelante.

El ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, estuvo a cargo de la apertura del encuentro. Luego los dirigentes y la militancia se repartieron en comisiones para discutir sobre temas tales como Producción y trabajo; Organizaciones políticas y sociales; Gestión de gobierno; Economía; entre otras.

De los debates en comisiones participaron figuras como los ex ministros Aníbal Fernández, Daniel Filmus, Carlos Tomada, Axel Kicilof y Agustín Rossi; intendentes como Juan Ustarroz (Mercedes), Juan Patricio Mussi (Berazategui), Francisco Echarren (Castelli), Francisco Durañona y Ariel Sujarchuk (Escobar) y concejales como Florencia Saintout, Guillermo Cara y Gastón Castagneto (La Plata).

En el cierre estuvieron Capitanich, Agustín Rossi, Andrés Larroque, Martín Sabbatella y Alicia Kirchner entre otros. Con un discurso dirigido directamente a la trinchera Justicialista, Capitanich expresó que desde el FpV se peleará por construir unidad, pero sin resignar la coherencia por la que se rigieron en los últimos doce años. “Bregamos por construir la unidad, pero no a cualquier precio para traicionar los principios históricos de este espacio. Queremos que este espacio se convierta en referencia para el próximo proceso electoral y si es necesario dar una lucha interna, la daremos porque tenemos militancia y convicción”, aseguró.

“Algunos diputados pertenecientes a nuestro espacio que fueron a votar en contra de nuestra historia merecen el repudio de esta asamblea. No vinimos a dejar los principios en la puerta de la unidad básica. No vamos a pactar con la burocracia política”, indicó con respecto a los legisladores que acompañaron al Gobierno con el proyecto en el Congreso para pagar a los holdouts.

También fue duro el ex ministro de Defensa, Agustín Rossi, que recordó que “Perón en sus primeros cien días creo el IAPI y nacionalizó los ferrocarriles”; Alfonsín en ese período “fundó la Conadep y promovió el juicio a las juntas”; y Néstor Kirchner “aumentó los salarios y las jubilaciones mínimas”, mientras que “a Cristina no le dieron cien días de gracia en ninguno de sus dos gobiernos”. “Macri destruyó mil puestos de trabajo por día, aumentó los precios de la canasta básica, intentó poner dos miembros de la Corte por la ventana, tiene una presa política y reinició las relaciones carnales con los Estados Unidos”, remarcó.

Rossi agregó entre otras cosas que “no hay que caer en la falsedad adoptada por algunos dirigentes peronistas de que si al gobierno le va mal, al país le va mal”, porque “en estos cien días al gobierno le ha ido bien mientras que hay millones de argentinos que están peor que hace unos meses”. Y luego agregó que el Frente para la Victoria “no necesita dirigentes políticamente correctos sino ideológicamente correctos”.

Martín Sabbatella, ex titular de la Afsca, también fue contundente con su discurso. Luego de felicitar al movimiento por la convocatoria y la realización del evento, destacó que el kirchnerismo está más vivo que nunca y que “el liderazgo de Cristina esta más fuerte que nunca y eso se expresa acá como en muchos sectores de la patria”. “Somos miles y miles que  expresamos este profundo amor al proyecto que fundó Néstor y que lidera Cristina Fernández de Kirchner, esta militancia que pertenece a cada una de estas organizaciones, que en plenarios encuentros, plazas toma la palabra, ocupa el espacio publico en búsqueda de organizarse y que los une el proyecto nacional”, destacó Sabbatella. Y agregó: “estamos orgullosos de trabajar con la unidad por la bandera que nos une, la del proyecto nacional que hoy se llama kirchnerismo.

Sobre el cierre de su discurso el dirigente de Nuevo Encuentro advirtió que desde el gobierno y los sectores del establishment “buscan que el sistema político retroceda, quieren que la política vuelva a estar en la mesa de las corporaciones, la que pateó Néstor cuando liberó la política de los grupos económicos y la recuperó a favor de nuestro pueblo y nosotros no podemos permitir que lleven a la política a una etapa pre-kirchnerista”.

Por su parte, Andrés Larroque declaró que “cien días fueron suficientes” y que “hay que ponerle freno a la vergüenza que está viviendo el país desde el 10 de diciembre”. Y agregó: “esta reunión no es para cerrar sino que es para abrir el juego de forma tal que el Frente para la Victoria sea una herramienta de la sociedad en este momento difícil del país”. “Nuestra tarea no es hablarnos a nosotros mismos sino salir a hablarle a la sociedad y convocar a todos los sectores. No queremos chapa de combativos, nos alcanza con se racionales. Lo que no queremos nunca es ser liberales”, concluyó.

Finalmente, la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, advirtió que “la organización es la gran transformadora” y por eso es necesario “rescatar la política” para no reducir los debates a negociaciones por favores. También destacó estar “profundamente dolida” por la decisión de diputados peronistas de acompañar al gobierno en el tema buitres: “Algunos les dicen traidores, yo les digo cobardes. La historia coloca a cada uno en su lugar”, cuestionó.

De aquel modo el Frente para la Victoria cerró el primero de una serie de encuentros que, según prometen los organizadores, en los próximos meses se replicarán en todo el país.