Por Roberto Álvarez Mur

La confirmación de 2.400 despidos en la obra de la central nuclear Atucha acentuó la crisis dentro del polo industrial energético, cuyos trabajadores están en plena antesala de un plan de lucha y movilización. La parálisis de la obra se presenta en un contexto de recortes a programas del Estado y deja sin definiciones la continuidad del Plan Energético Nuclear, uno de los emprendimientos más importantes de los últimos años.

“nos comunicaron que la actual gestión no tiene intención de avanzar con el Plan Nuclear argentino”

“Ayer el Estado nacional nos dijo que el 31 de marzo quedan todos sin trabajo. Luego hubo una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación, en el área de Relaciones Laborales, donde nos comunicaron que la actual gestión no tiene intención de avanzar con el Plan Nuclear argentino”, dijo a Contexto el abogado Facundo Ocampo, apoderado jurídico de la Unión de Empleados del  Construcción y Afines de la República Argentina, quien expresó el fin de las instancias de diálogo con el Gobierno y un inminente plan de lucha de los trabajadores.

“La voluntad política del actual gobierno es no avanzar con el Plan Nuclear argentino. Por eso es que el director Antúnez y su equipo de trabajo renunció esta semana ¿Con qué intención y bajo qué marco ideológico se van a quedar?”.

Ocampo se refirió  la partida de la cúpula directiva de operadora Nucleoeléctrica Argentina SA (NASA) conformada por José Luis Antúnez (presidente), Juan Sebastián Estrada (vice), y los directores Rubén Quintana, Norma Luisa Boero y Sebastián Bonetto.

“La central estaba detenida desde 1994 y ellos la pusieron en marcha y hoy Atucha II genera energía. Eso es un logro no solo de Antúnez sino de todos los trabajadores de la construcción. Acá hay un nivel de recursos humanos privilegiado, son trabajadores de obras nucleares. Y a este gobierno no le interesa continuar con el Plan Nuclear argentino”, definió Ocampo.

“La central estaba detenida desde 1994 y ellos la pusieron en marcha y hoy Atucha II genera energía. Eso es un logro no solo de Antúnez sino de todos los trabajadores de la construcción. Acá hay un nivel de recursos humanos privilegiado, son trabajadores de obras nucleares. Y a este gobierno no le interesa continuar con el Plan Nuclear argentino”

“Una situación muy angustiante y preocupante para los trabajadores, fundamentalmente para el destino de la región. Sobre todo por Atucha II, que ha sido un motor de desarrollo para el comercio, la mediana empresa y la capacitación también. Ha sido un capacitador imponente en la región”, dijo a Contexto el diputado Provincial del Frente para la Victoria, Marcelo Torres, quien brindó su apoyo a los trabajadores de la obra desde el inicio del conflicto.

“Hoy nos encontramos con 600 telegramas de despido de la Central. Nos encontramos en una situación muy compleja de incertidumbre sobre cómo va a continuar esto de aquí en más. Tanto por lo que estima la UOCRA como también UECARA, que es la que nuclea a los técnicos y administrativos que han sido despedidos, no se sabe qué va a pasar luego del 31 de marzo. El gobierno Nacional no ha dado una definición clara de qué va a suceder con el Plan Energético Nuclear y con sus trabajadores”, aseveró Torres.

En tanto, la situación de la obra que forma parte del emprendimiento industrial se encuentra “bajo revisión” del ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien aún no dio respuestas concretas al destino de la obra.

“Nosotros somos muy críticos a esta política económica de endeudamiento, de acuerdos para pagar a los fondos buitres para que lluevan supuestamente las inversiones. Eso no ocurrió nunca en la Argentina. Las inversiones no llegan para generar trabajo sino para la especulación financiera. Se ha liberado la importación y eso afecta la industria local. En particular, con la generación de energía, todavía no hay un visión clara de cómo se va a sostener el plan nuclear.

Según la legislación de octubre de 2009, se aprobó el Plan Nuclear y, con ello, la construcción de Atucha III, la cuarta central nuclear, y que ahora quedará suspendida de manera indeterminada.

En esta línea, Marcelo Torres expresró: “Por un lado, el gobierno Provincial declara la emergencia en infraestructura y, por otro lado, la mayor obra de la provincia de Buenos Aires no tiene definición. Por un lado declaran la emergencia energética a nivel nacional, y no se pone claridad sobre la construcción de Atucha. Entonces, la visión del actual gobierno nos parece contradictoria y perfilada a un achicamiento de lo que nosotros consideramos fundamental, que es la industria nacional y el mercado interno”.

Por su parte, en recientes declaraciones públicas, Rubén Quintana, ahora ex director de NASA, se pronunció frente al conflicto: “La energía es importante si se quiere seguir con la industrialización del país y esto significa un retraso. No hay que tener mucho conocimiento técnico para saber que si no se hacen obras de estas características, el país tendrá un retraso determinado y eso lo dirá la historia”, y agregó “No vamos a ser partícipes de este tipo de desguace” .

Mientras tanto, entre UOCRA, UECARA, ATE, Maestranza, Gastronomía y UTA, 2400 de puestas de trabajo dejarán de existir. “Los legisladores del Pro no saben ni conocen el organigrama propio. Hoy escuché a legisladores como Mosca que no saben con quiéne hablamos o debemos hablar para terminar este conflicto. Esto demuestra que abajo tienen trabajando un grupo de boy scouts, y arriba hay una política de mercado”.