Por Pablo Roesler

La Fiscalía Federal solicitó ayer al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata que los cuatro ex policías acusados por los secuestros del poeta Daniel Omar Favero y de Paula Álvarez sean también acusados por tormentos agravados. Si el miércoles los jueces aceptan ese pedido de pena más gravosa, los imputados enfrentarían pedidos de condena por quince años. En la misma audiencia, la querella representada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la APDH adelantaron que en los alegatos acusarán a los imputados por “desaparición forzada”, un delito que prevé veinticinco años de prisión, y que se ajusta a lo ocurrido: la pareja permanece desaparecida.

“Los tormentos son parte del secuestro, están implícitos”, explicó a Contexto Hernán Schapiro sobre su pedido, que podría elevar en nueve los seis años de cárcel con que se castiga la privación ilegal de la libertad agravada.

Los jueces Germán Castelli, Roberto Lemos Arias y César Álvarez definirán en la próxima audiencia si aceptan el pedido. En caso de dar el visto bueno, deberán volver a indagar al director de Inteligencia de la Policía bonaerense en la dictadura, Miguel Etchecolatz, y sus subalternos, Fernando Svedas, Raúl Orlando Machuca y Julio Argüello, por ese nuevo delito.

Aunque no se trató de un pedido de ampliación de la acusación, fue realizado para permitirle a la defensa la posibilidad de adecuar su estrategia. “No se trata formalmente de una ampliación de la acusación, ya que los hechos por los que llegan a juicio los imputados no han variado. Pero, sin alterar el principio de congruencia, quisimos plantear que esta fiscalía hará una valoración jurídica más gravosa”, dijo Schapiro.

En la misma audiencia, la Secretaría de Derechos Humanos adelantó que acusará a los imputados por el delito de “desaparición forzada de persona”. El anuncio fue realizado por Pedro Griffo, quien aclaró que se trata de materia de alegato, por lo que lo hará en esa instancia.

El delito por el que pedirá que sean condenados los ex policías eleva la pena a veinticinco años de cárcel. La figura se ajusta a los hechos históricos, puesto que, luego del secuestro, nadie supo nada más de la pareja.

El adelanto fue realizado en la audiencia luego de que Oscar Rodríguez, de la querella de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), advirtiera que haría el mismo pedido en los alegatos.

Los argumentos para que los imputados sean condenados por la desaparición forzada de Favero y Álvarez se conocerán en los alegatos, que podrían comenzar la semana próxima.

Inspección ocular

En la audiencia de este lunes, los jueces del tribunal, los abogados de la acusación y los defensores recorrieron el edificio de calle 57 entre 13 y 14 y el departamento del segundo piso donde vivía la pareja de estudiantes y militantes de la JUP, donde fueron secuestrados.

En la inspección ocular, las partes recorrieron el lugar donde en la madrugada del 24 de junio de 1977, una comisión policial integrada por cuatro efectivos llegó al edificio para secuestrar a María Paula Álvarez y al poeta Daniel Omar Favero, que vivían en el 2° E. Se instalaron en el departamento G, contiguo, para esperarlos y emboscarlos cerca de la medianoche en el pasillo. Favero y Álvarez fueron apresados, subidos a un automóvil y trasladados. Los dos permanecen desaparecidos.

La medida judicial también se realizó en el edificio vecino, donde vivía Alejandra López Comendador, la testigo que vio que la pareja fue llevada del lugar con vida y que no murieron en un enfrentamiento, como dijo la versión de la dictadura.


Relacionadas:

Causa Favero – Álvarez: una testigo desmontó la versión del enfrentamiento

 

Lesa humanidad: comenzó el juicio por Favero y Álvarez