Por Flavia Delmas*

El año pasado la revista Noticias presentaba en su tapa a Cristina Fernández de Kirchner, una cortesana bruja quemada en la hoguera, su cuerpo amarrado con una cadena, merecedora de castigo, tortura, ejecutada, entre otros, por el actual presidente, Maurizio Macri. En la misma tapa, un sticker de color rojo decía “Olivos by Awada, sus reformas a la Quinta”.

Se perfilaban aquí dos modelos diferenciados de mujeres: por un lado, las disruptivas, las que tienen la osadía de tener una voz pública, las que deciden sobre la política; por otro, teníamos un anticipo del lugar de las mujeres en el relato de la Alianza Cambiemos. Luego vinieron las fotos de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, Eugenia Vidal, en el supermercado, sonriente, una mujer común que hace compras, que además de gobernar se dedica a los quehaceres del hogar. El sector elegido era la verdulería, indicio de una alimentación saludable, y el chango contenía pocos productos, la austeridad en momento de inflación creciente.

Publicidades sexistas

En esta fecha especial en la que conmemoramos el día internacional de las mujeres, Aerolíneas Argentinas explicita la perspectiva planteada con una serie de publicidades, de las que tomaremos algunas para su análisis.

Una de las publicidades nos crea una duda: aparece un cachorro y dice “¿Sabías que en vuelos de Argentina podes viajar junto a tu mascota en la cabina?”; en la foto, una pareja joven, heteronormativa, sonriente y fuera de foco observa a un perro. ¿Qué quiere decir esto? Que podemos llevar una mascota en un vuelo, puede ser; ¿que sólo las mujeres llevamos mascotas en nuestros viajes, o que somos nosotras las mascotas que pueden ir en un vuelo?

Otra de ellas reza: “Compartí con nosotros fotos de viajes con tus amigas y contanos a dónde fueron!!”. Las jóvenes de la imagen se sonríen ampliamente, hay papelitos de colores que caen sobre sus rostros, ciertamente la fiesta PRO a la que están convocadas algunas pocas personas, si tenemos en cuenta los miles de despidos en el sector público y privado o el aumento indiscriminado de los precios y la suba del dólar que sólo favorecen a los que más tienen.

Las mujeres de nuestra patria son las Madres y las Abuelas, que desde lo más profundo de sus entrañas parieron la pelea más profunda y sostenida contra el terror de la dictadura.

Por último, otra foto dice, “Podés llevar tu lápiz labial, el delineador, maquillaje y perfume hasta 100 ml. No podés llevar limas, tijeras ni pinzas de depilar”. No hay otra posibilidad de ser mujer: sólo se es mujer si se sabe cuántos son 100 ml en un perfume.

La banalización de las mujeres y la subsunción de las mujeres en una única mujer, joven, alegre, cuyas prioridades son el maquillaje y la mascota.

Hoy más que nunca

Cabe recordar que el 8 de marzo es un día de lucha, de conmemoración, de reflexión que nos lleva a preguntarnos por todo lo que falta para vivir en una sociedad más igualitaria, en el profundo retroceso que implica para las mujeres la vuelta al conservadurismo en la política.

Las mujeres de nuestra patria son las Madres y las Abuelas, que desde lo más profundo de sus entrañas parieron la pelea más profunda y sostenida contra el terror de la dictadura.

Las mujeres de nuestro pueblo, las que construyen la patria cotidianamente, no dudaron en levantar los comedores en los noventa, cuando el hambre arreciaba; no dudaron en cortar las rutas cuando el neoliberalismo condenaba a las grandes mayorías al olvido.

Este 8 de marzo, las mujeres de nuestra patria tienen rostro de mujer indígena, dirigente, encarcelada violando todos sus derechos humanos. Frente a este atropello, saldremos a las calles, por la libertad de la primera presa política en estos ochenta días de gobierno de los CEO, por la inmediata libertad de Milagro Sala.


* Secretaria de género, FPyCS, UNLP.